www.euromundoglobal.com
(imagen de referencia)
Ampliar
(imagen de referencia)

¿Cual es el futuro de las bolsas de plástico?

  • Las bolsas de plástico han tenido un protagonismo indiscutible desde hace casi 50 años y han estado presentes en nuestra vida cotidiana por ser muy útiles, ligeras, impermeables, resistentes, además de reutilizables.

jueves 23 de septiembre de 2021, 02:37h

23SEP21 - MADRID.- Sin embargo, la preocupación por el creciente deterioro del medio ambiente a escala planetaria ha cambiado la óptica tanto de las autoridades como del consumidor que ha comenzado a participar plenamente de la necesidad de reducir de manera drástica el consumo de las bolsas de plástico tradicionales.

Bolsas para casi todo
Bolsas de plástico para la compra, para congelar, para guardar la ropa, para hacer mudanzas; están tan metidas en nuestro día a día que ni siquiera nos damos cuenta de que las usamos para casi todo, especialmente la bolsa camiseta, un invento exitoso para la comodidad y la economía de los consumidores. Según datos recientes, al año se usan en todo el mundo unos 500 millones de bolsas de plástico, cuyo destino es, principalmente, la basura; bien sabemos que pueden tener más utilidades en nuestra vida, al igual que hacemos con el papel, el cartón y otros materiales de uso ordinario.

Frente a la necesidad de hacer más sostenible el medio ambiente y buscar alternativas viables a una demanda de consumo que resulta imposible detener, la industria ha debido buscar alternativas que permitan conciliar demanda, consumo con la eliminación de los desechos generados y hacerlo de manera sostenible y ha optado por la búsqueda de materias primas que no agredan al medio ambiente y una fábrica de bolsas de plástico reciclables y de papel, y que dispone de Certificaciones con los más altos estándares de calidad, así como una tienda online para poder comprar las más utilizadas, está disponible en el mercado español para atender este pujante sector de negocios.

El Reciclaje, ¿era la solución?

En un principio se pensó que la llamada “cultura del reciclaje” sería suficiente para reducir el gran impacto producido por los desechos de bolsas plásticas pero, pese a que hay algunos países muy concienciados -como EE.UU, Suiza,Suecia o Alemania- en los temas del reciclaje, en otros no ha sido así y el problema del deterioro ambiental desbordó todas las previsiones hasta que gobiernos e industria, pusieron en marcha medidas urgentes para frenar este creciente problema y a la prohibición gubernamental y gradual del uso de bolas plásticas convencionales, la industria ha respondido sacando al mercado bolsas hechas con materiales reciclables, compostables o de papel siendo estas últimas, las que mayor protagonismo están adquiriendo.

Las bolsas de papel, la mejor solución

La bolsa de papel supone el 24,75% del total de las bolsas comerciales. El empleo de bolsas de papel aumentó un 9,8% durante el año 2020 en España y supone ya el 24,75% del total de las bolsas comerciales utilizadas, según datos de los fabricantes. Su introducción en los supermercados va en aumento y cada vez más comercios utilizan bolsas de papel para guardar las compras que realizan los consumidores. Una opción más sostenible que las comunes de plástico, que tienen un uso medio de 15 minutos y tardan 50 años en degradarse.

Donde más presencia tiene este tipo de bolsa es en las panaderías y pastelerías, donde el consumo de bolsas de papel se sitúa actualmente en el 97%, frente al 66% en 2017, según un comunicado de la asociación. En los comercios minoristas del sector de moda y complementos, regalos, zapaterías y ópticas el porcentaje es del 85%, 15 puntos por encima que hace dos años.

El uso de bolsas de papel en farmacias alcanza un 35%, mientras que en comercios de gran distribución se sitúa en el 14%, un uso que se ha ampliado mayoritariamente también en el sector de entrega de comida a domicilio.

El sector valora que el año 2018 fue “el año clave” para la bolsa de papel, al implantarse su uso en las grandes superficies y las más conocidas marcas del sector las implantaron casi de forma unánime produciendo un efecto “regulador” que alcanzó por imitación, al resto de tiendas de variado espectro.

Resistentes, reutilizables y biodegradables

Según dos estudios realizados por el Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística (ITENE) sobre la reutilización y resistencia de las bolsas de papel, en supermercados, una bolsa de papel de formato pequeño con asas, similar a la bolsa de plástico tipo camiseta, soporta hasta más de 12 kilos.

Para grandes almacenes y tiendas especializadas (producto textil y bazar), la bolsa de papel mediana con asa puede cargar hasta más de 14 kilos; mientras que para fruta y compra a granel, la bolsa sobre sin asa puede con 5 kilos o más si es de formato mediano o 2 kilos si es de formato pequeño.

Actualmente, en España, el 85% de las bolsas de papel que se utilizan se reciclan. Además las bolsas de papel son biodegradables, de modo que si una bolsa de papel no llega a entrar en el circuito del reciclado, se biodegrada en un periodo de entre dos y cinco meses.

Al ser un producto de alta demanda, las autoridades de la CEE han debido establecer precisas normas de fabricación y de las materias primas a emplear en su fabricación y cuya certificación deben obtener necesariamente, las empresas que se dedican a la fabricación de estos elementos.

Bolsas de plástico biodegradable

El plástico biodegradable está diseñado para que, por acción de organismos vivos, lo utilicen como fuente de carbono y por lo tanto consumiendo el material plástico. El plástico biodegradable y compostable igualmente suele derivar su origen de productos agrícolas y puede ser completamente asimilado por microorganismos presentes en el medio ambiente, dependiendo así de factores medioambientales, como la humedad, la temperatura y dichos microorganismos.

Algunos plásticos están siendo fabricados con materias primas orgánicas que proceden de fuentes renovables, como el plátano, la yuca, la celulosa, las legumbres que contienen grandes cantidades de ácido láctico, los polisacáridos, polilactonas, poliláctidos, el aceite de soja y la fécula de patata material este último que ha alcanzado gran popularidad por la abundancia y bajo precio que tiene como materia prima para la fabricación de bolsas de plástico biodegradable. Finalmente podemos concluir que un material biodegradable no siempre es compostable pero un material compostable siempre es biodegradable.

Asimismo, un material biodegradable puede tardar mucho tiempo en descomponerse en la naturaleza, por lo que el hecho de que sea biodegradable no justifica que deba ser desechado sin cuidado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8