www.euromundoglobal.com

Galicia:

Tui, el Mirador del Camino
Ampliar

Tui, el Mirador del Camino

Por A. del Saja – Miembro de FEPET

martes 26 de diciembre de 2017, 11:38h

24DIC17 - La localidad gallega de Tui es un mirador privilegiado sobre el río Miño, cuando está a punto de verter sus aguas al Atlántico y un enclave señero del Camino Portugués a Santiago.

Tui, el Mirador del Camino
Ampliar

Hemos vuelto recientemente a este singular lugar cargado de historia y hemos vuelto a disfrutar paseando por su centro histórico cargado de historia, recorriendo los tramos conservados de sus murallas, admirando su catedral con sus torres, capillas, retablos, y su claustro. Y sus conjuntos conventuales, sus capillas, el hospital de los pobres y peregrinos, las cárceles y otros muchos edificios sobresalientes.

Enclavado en la comarca del Baixo Miño, muy cerca de la desembocadura del Miño en La Guardia, próximo a localidades como Baiona en la parte gallega, y Valencia do Minho en la portuguesa, el municipio cuenta con el primer Parque Natural de Galicia: el Monte Aloia, cruzado por rutas botánicas y con miradores de extraordinaria belleza

Los romanos, suevos y visigodos han dejado la huella de su paso en Tui, una de las siete capitales del antiguo reino de Galicia. Saqueada por los musulmanes y los pueblos nórdicos, este enclave, puerta española del principal camino portugués a Santiago, ha mantenido siempre su posición estratégica. Sus destacados edificios evidencian la importancia de esta localidad pontevedresa, en la que el arte y la historia están siempre presentes.

Tui tiene una larga presencia humana. En la cima del Monte Aloia hay restos de la cultura castreña. Los romanos, en el año 137 a. C., llegaron a la zona, que consiguieron dominar cien años más tarde. Con el avance de la cristianización se convierte en sede episcopal. Los suevos reforzaron su importancia, acuñando monedas y el rey godo Witiza montó en ella su corte y palacio.

El auge de la villa se mantiene gracias a las donaciones y privilegios reales que se producen entre los siglos XI y XIII, que posibilitan la construcción de un buen número de iglesias románicas y de la propia catedral. A partir del siglo XII el Cister está presente en la comarca al incorporar su orden al Monasterio de Oia, formándose dos poderes, que durarán hasta el siglo XIX: el abad de Oia y el obispo de Tui.

Tras la separación de Portugal como reino independiente de Galicia y de Castilla, en el siglo XII, el Miño se convierte en frontera natural y Tui refuerza su privilegiado emplazamiento.

MURALLAS

Su permanente acoso la hizo una ciudad defensiva. Una parte de sus murallas y torres defensivas son de origen medieval, levantadas entre los siglos XII y XIII. Cuatro siglos después, con motivo de las guerras con Portugal, se construye un nuevo sistema amurallado más amplio, que llega a abrazar a las 10 hectáreas de su casco monumental.

Si duda, la construcción más relevante de Tui es su catedral, que se levanta sobre la parte más elevada de la ciudad, dado su carácter de templo-fortaleza. Esta sólida construcción se inició en el año 1120, consagrándose al culto en tiempos de Alfonso IX. Tiene torres almenadas, caminos de paso y pasadizos. El románico es el estilo predominante, si bien se le añadió remates góticos, como el pórtico de entrada, que está considerada como la primera obra gótica que se izo en la península Ibérica. En su interior llama la atención las capillas del Sacramento, la Mayor y la de Sal Telmo, junto con el coro, claustro y museo.

Ya hemos dejado dicho que la urbe atesora un rico patrimonio religioso. Buena prueba es, además de la catedral, la iglesia de San Francisco, de los siglos XVII y XVIII, del que sobresale su retablo barroco. En un principio formó parte del convento franciscano, hoy convertido en Seminario Menor.

El Convento de Santo Domingo dispone de dos sobresalientes retablos barrocos. El retablo de la Virgen del Rosario posee una curiosa representación de la batalla de Lepanto. Esta iglesia fue panteón de la nobleza local.

La capilla de San Telmo constituye un ejemplar único del barroco portugués en Galicia, con su planta circular. El convento de las Clarisas, de estilo clasicista, llama la atención por la solidez y dimensiones de la edificación. San Bartolomeu de Rebordans es una iglesia del siglo XI, que se levanta sobre restos romanos y suevos. En su capilla mayor se conservan unas magníficas pinturas murales del silbo XVI.

El antiguo recinto amurallado está declarado Conjunto Histórico-Artístico, por su singularidad de urbe medieval y, también, Bien de Interés Cultural por la Xunta de Galicia. Cuenta con muchas viviendas blasonadas así como con plazas y túneles que comunicaban las calles. Algunas de las más conocidas son la plaza de la Armada, la Plaza del Placer, la Plaza de la Estrella o el Túnel de las Encerradas.

Hay que recorrer la calle de la Carnicería y la de los Entrefornos, antiguamente la de los Triperos, que rodean el espacio catedralicio.

MONTE ALOIA

El monte Aloia, con restos de castros en su cima, está declarado Parque Natural. Con una extensión de 746 hectáreas, posee un recinto amurallado de la época galaico-romano. Hay, también, una pequeña ermita en la que se venera a San Xian.

En la original Casa Forestal se ubica el Centro de Interpretación de la Naturaleza. El monte Aloia posee una riqueza arbórea muy interesante, en la que habitan el zorro, el conejo y la perdiz, entre otras especies. Una cruz preside lo alto del monte, en el que hay varios miradores desde los que se divisan paisajes de gran belleza, con el Miño como protagonista.

RIO MIÑO

Tui está situado en el tramo final del Miño hacia su desembocadura en el Atlántico. Marca la frontera entre Galicia y Portugal durante 76 kilómetros, siendo navegable los últimos 33 kilómetros desde Tui a La Guardia. Por esta circunstancia gozó desde antiguo de gran actividad comercial, llegando barcos cargados con madera,, sal y otras mercancías que eran enviadas, después, a otros puntos de Galicia, Castilla y Portugal.

Durante siglos contó con numerosos embarcaderos a lo largo de su lecho. En las proximidades se asientan almacenes de sal, lo que evidencia la importancia de la ciudad en el monopolio de este producto.

Pero no solo eran las mercancías las que circulaban de una orilla a otra, también las personas. Los caminantes tenían que atravesarle en barca y los peregrinos en su camino hacia la tumba del Apóstol Santiago. A finales del siglo XIX se construyó el Puente Internacional.

Tui, el Mirador del Camino
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8