www.euromundoglobal.com

Cantabria

Mazcuerras, Mar de hierba

Mazcuerras, Mar de hierba

Por A. Del Saja – Miembro de FEPET

miércoles 18 de marzo de 2015, 23:29h

Bajo el slogan turístico “Mar de hierba” se ofrece al turista un municipio de paisaje fresco y verde, que invita al silencio y la quietud. El río Saja, que delimita los terrenos de Mazcuerras y Cabezón de la Sal tiene en su margen derecha masas boscosas de ribera.

Mazcuerras, Mar de hierba
Mazcuerras, Mar de hierba

A este municipio cántabro se puede acceder por diversos caminos. Desde Riocorvo a través del Alto de San Cipriano; si el viajero procede del valle de Cabuérniga lo hará por la Hoz de Santa Lucía, siguiendo paralelo el curso del Saja; si dejamos atrás Torrelavega por la autopista del cantábrico debemos abandonarla a la altura del pueblo de Cabrojo, para en Virgen de la Peña, cruzar el río y toparnos de frente con el monasterio de Villanueva. Otro camino es desde Cabezón de la Sal, Carrejo y Santa Lucía.

La carretera de Villanueva a Sana Lucía atraviesa el municipio de Mazcuerras de Oeste a Este, un término de 55,6 kilómetros cuadrados, en los que viven 1900.

Su población se reparte en los núcleos de Cos, Herrera de Ibio, Mazcuerras, Riaño de Ibio, Sierra de Ibio y Villanueva de la Peña. La capitalidad es Mazcuerras donde se encuentra la casa consistorial. Villanueva de la Peña es el núcleo más poblado.

Está aceptada la identificación de este territorio con la Malacoria, de la que, según la tradición, salieron de las montañas las gentes de la alta Edad Media para repoblar Castilla, tras la invasión árabe. Aquellos foramontanos, que siguieron el curso del Saja hasta llegar a tierras palentinas, han dado lugar hoy a una ruta turística de gran belleza, como es la denominada Ruta de los Foramontanos, que une Castilla al mar por el camino más corto, a través del puerto de Palombera.

Fue el maestro de periodistas Víctor de la Serna, oriundo del lugar, quien dejó escrita la frase lapidaria de “Aquí comienza esa cosa inmensa e indestructible, que llamamos España, compañero”. En la Hoz de Santa Lucía un monumento diseñado por Peridis, recoge la frase.

Sus lugares eran de behetría, aunque sus iglesias dependían de la abadía de Santillana. La Casa de la Vega impuso su señorío, durante los últimos siglos medievales. El territorio se reintegró a la condición de realengo mediante el famoso Pleito de los Valles, con los demás que lo ganaron se integró en la provincia de los Nueve Valles y ya en el siglo XVIII, en la de Cantabria.

El Ayuntamiento de Mazcuerras se conformó en los límites que hoy tiene durante el Trienio Liberal, aunque ha pertenecido a diferentes partidos judiciales, como los de Comillas, Cabuérniga y desde hace algo más de cuarenta años al de Torrelavega.

Mazcuerras, localidad conocida también con el nombre de Luzmela en recuerdo de la novelista Concha Espina que escribió aquí "La niña de Luzmela", es la capital del municipio.
Se trata de una hermosísima localidad con un importante patrimonio religioso y civil. La iglesia de San Martín es del siglo XVII y tiene planta rectangular. Posee una monumental torre poligonal de cuatro cuerpos.
Encontramos hermosas casonas montañesas como la casa palacio de Gutiérrez y Mier o la casona de Riabeyo, con larguísima solana de cinco tramos y entrada con dos grandes arcos, obra del siglo XVIII, por mencionar alguna.

Hay en el lugar, que también habitó el guitarrista Regino Sainz de la Maza, un interesante ejemplo de chalet ecléctico de finales del siglo XIX llamado Las Magnolias, situado al pie de la carretera y enfrente de la plaza donde se alza la estatua de Concha Espina.

En cuanto a arquitectura rural hay buenos ejemplos de casas llanas, como una situada tras la casa consistorial, que tras las oportunas obras de rehabilitación, ha sido transformada para usos culturales. Dignas de observar son, además, las casonas barrocas de Concha Espina, el palacio de Rugama o la casona de Riabeyo.

En Mazcuerras se encuentra la ermita de Cintul, en una finca privada, la única de esas características en toda la comarca. Se trata de una pequeña capilla de una sola nave levanta a finales del siglo XIV y con grandes influencias del siglo XIII. Muy curiosas son las ventanas ajimezadas de influencia gótica, sobre las cuales hay un óculo con cruz griega.

Mención especial hay que hacer a los afamados viveros, que regentan Agustín y Ricardo Escalante.

De Villanueva de la Peña destaca la casa-torre de Hoyos, de finales del siglo XVI, con hastial escalonado, orejeras en los vanos y cornisa coronada por bolas sobre plinto. Tiene tres pisos, fachada de balcón principal. También encontramos el palacio de Bracho, ejemplo de casona montañesa, ya bastante posterior, hoy transformado en instalación hostelera.
De gran devoción entre las gentes del lugar es el Santuario de Virgen de la Peña, al pie del río Saja sobre la ladera del monte. Es una construcción del siglo XVII con pinturas al fresco muy rústicas. El 8 de Febrero celebra su festividad, de hondo calado. Antiguamente era muy popular la peregrinación anual y festiva que mantenían los habitantes de Cóbreces hacia el santuario.

En Cos podemos contemplar una torre gótica, una casa-torre renacentista con un arco de ingreso de grandes dovelas y las típicas casonas montañesas. La iglesia parroquial es del siglo XVIII.

Recorriendo Herrera y Sierra de Ibio localizaremos interesantes casonas barrocas. Al pasar por Ibio llama la atención la casa palacio de Guerra, del siglo XVI, integrada del recinto de la Yeguada Militar.

El municipio tiene una sobresaliente ganadería, en la que destacan cabañas de la raza tudanca como las de la familia Pérez, en Herrera de Ibio. La importancia del sector queda reflejada en las dos ferias anuales que tienen lugar en Mazcuerras y en Ibio. Sus gentes tenían derecho de llevar sus cabañas a pastar a los puertos de Sejos.

La caza y la pesca son dos actividades muy practicadas en la zona. El río Saja y sus afluentes propician buenas pesquerías de trucha, mientras que la caza mayor, especialmente, la de jabalí en montería ha sido, y sigue siendo, muy practicada en los montes de Mozagro y Mozagruco. Dos cuadrillas de jabalineros están domiciliadas en el término, la de Marcelo Gutierrez en Herrera de Ibio y la de Juan Díaz en Cos.

El río Saja, que separa el municipio del de Cabezón de la Sal, se salva ahora con una artística pasarela que se ha construido para unir las localidades de Cos y de Vernejo, creando unos senderos que son muy transitados por los lugareños y turistas.

Mazcuerras, Mar de hierba
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8