www.euromundoglobal.com

El nuncio se centra en la siembra y la misión

Rouco se despide incidiendo en sus obsesiones: aborto, matrimonio y España

El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela (Efe)
El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela (Efe)
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:21h

El último discurso de Antonio María Rouco Varela como presidente de la Conferencia Episcopal (CEE) evidencia el fin de una era marcada por las obsesiones del actual presidente de la Conferencia Episcopal, claramente distanciadas de los nuevos aires que soplan desde Roma con el papa Francisco.

Visita de Rouco al último Papa (Efe)
Visita de Rouco al último Papa (Efe)

El cardenal arzobispo de Madrid ha inaugurado la CIII Asamblea Plenaria de la CEE con un discurso balance sobre su mandato centrado en temas como el aborto, la crisis del matrimonio y de la familia o en la ruptura de la unidad de España que, claramente, ha sido totalmente contrapuesto al que ha esbozado, después, el nuncio del Papa en España, Renzo Fratini.

“La situación no  es fácil”, ha resumido Rouco en su particular análisis de cómo se encuentra la situación de España en estos momentos. “Sufrimos el envejecimiento alarmante de nuestra sociedad, con el matrimonio y la familia atravesando una crisis profunda; la cultura disgregadora y materialista del tener y disfrutar se percibe en muchos campos, en particular, respecto a los inmigrantes, afectados, como también las clases medias, por la crisis cultural y económica; la misma nación española se encuentra con graves problemas de identidad, amenazada por posibles rupturas insolidarias; el nivel intelectual del discurso público es más bien pobre, afectado por el relativismo y el emotivismo. Todo ello configura una situación cultural que bien podemos calificar de postcristiana”, ha concluido.

Pero el aún presidente de la CEE no se ha quedado solo ahí. En otros momentos de su largo discurso, en los que ha ido haciendo un recorrido por la historia de la Conferencia Episcopal, se ha referido a otros temas igualmente marcados por su connotación política y relegando a un segundo plano otros aspectos de la vida interna de la iglesia como la evangalización. “Cuando la Iglesia interviene sobre estos asuntos no lo hace para reivindicar ningún privilegio para ella misma”, se ha autojustificado. “Lo hace más bien para colaborar a la justa ordenación de la vida social y la tutela adecuada de los derechos fundamentales de todos los ciudadanos”.

Sobre la “agudización de la crisis social” del matrimonio y la familia ha recordado que cuando “no son reconocidos ni protegidos por la sociedad ni por las leyes de modo adecuado”, la Iglesia “ha de prestar su ayuda” dejando oír su voz “con el debido respeto y con la necesaria claridad”. En relación a los desafíos nacionalistas, ha recordado que una instrucción pastoral de 2006 y otra Declaración de 2012 de los obispos ya dejó claro que “las propuestas políticas encaminadas a la desintegración unilateral de la unidad cultural y política de esa antigua nación que es España (…) no son moralmente aceptables”.

En otro momento de su discurso ha hecho mención también a los desafíos que suponen la regulación del aborto o de la eutanasia. “La tutela del derecho a la vida se ha enfrentado en los últimos años a nuevos desafíos, tanto en los comienzos de la existencia como en los finales de la misma”, ha señalado.

El nuncio pide centrarse en “la siembra”

Las palabras de Rouco, con las que se despide como presidente de la Conferencia Episcopal –mañana miércoles se sabrá el nombre que los obispos eligen para sucederle- han sido seguidas del discurso pronunciado por el nuncio apostólico en España, Renzo Fratini, quien apelando al mensaje dirigido por el papa Francisco a todos los obispos durante su última visita Ad Limina, ha apelado a la necesidad de centrar los esfuerzos de la CEE en la evangelización y en la misión. No ha habido en su discurso ninguna referencia a los temas previamente abordados por Rouco.

Fratini ha recordado que, les instó Francisco, “sin ignorar la indiferencia de muchos bautizados”, deben “seguir adelante con esperanza”. “El Papa les ha pedido que abran caminos nuevos al Evangelio, por los cuales los fieles descubran lo que ya está en su interior”, ha añadido. Un camino que debe ir en paralelo al acompañamiento a las familias, al incremento de las vocaciones y a la atención a los pobres.

El nuncio ha apostado también porque los obispos y los pastores se caractericen por dos virtudes, “la valentía, consumirse con el rebaño, y la paciencia”. Y recordando la parábola del sembrador y la cizaña, ha instado a sus compañeros de la CEE a centrar sus esfuerzos en “la preparación del terreno y la amplitud de la siembra”.

Los obispos llevarán a cabo esta misma tarde las primeras votaciones de tanteo y mañana, miércoles, elegirán al nuevo presidente de la Conferencia Episcopal, que se dará a conocer en torno a las 11.30 de la mañana.

Fuente: elconfidencial.com - Daniel Forcada - 11/03/2014

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8