www.euromundoglobal.com

OPINION

Las mujeres inmigrantes sufren mayor acoso laboral

Por parte de sus empleadores y lo padecen en mayor medida que el resto de trabajadores

La palabra MOBBING deriva del verbo inglés "to mob" y fue introducida por Konrad Lorenz para referirse al comportamiento agresivo de algunas especies de pájaros contra sus semejantes.

El pasado día 8 de marzo se celebró el “Día Internacional de la Mujer Trabajadora” fecha que reconoce y celebra el pleno ingreso de la mujer al mercado laboral. Este ingreso de la mujer a una parcela que tradicionalmente ha sido dominado por los hombres ha traído consigo una serie de situaciones y consecuencias que hasta hace algunos años, eran desconocidas y una de ellas, -acaso la más grave-, es el llamado “acoso laboral o mobbing” que según ha ido pasando el tiempo, se ha disparado como consecuencia del temor larvado de muchos hombres a verse sobrepasado en un terreno más.

Sin embargo, el acoso laboral o “mobbing” que un principio –hace ahora alrededor de 40 años que por primera vez se pensó en ello- se interpretó como una “reacción natural” del hombre (jefe o compañero de trabajo) que veía amenazada su hegemonía en este campo, ha ido con el tiempo perfeccionándose y hoy mismo alcanza prácticamente a todos los ámbitos e incluye tanto a hombres como mujeres ya que el “mobbing” no sólo se ejerce en el trabajo sino que alcanza cualquier otra parcela donde haya jefes, subordinados y compañeros/as de labores.

En este artículo, nos ocuparemos de manera monográfica del acoso laboral al cual se ven abocadas las trabajadoras inmigrantes por su condición de mujer agravada por su calidad de extranjera.

El psicólogo alemán Heinz Leymann, en 1986, fue la primera persona que estudió el mobbing como violencia psicológica en el sitio de trabajo y como causante de "patologías" describiendo en un libro las consecuencias de esta práctica abusiva, en especial en la esfera psíquica de las personas expuestas a un comportamiento hostil y prolongado por parte de sus superiores o de sus compañeros de trabajo,

Según la Unión Europea, -y desde el año 2001-, la definición de “mobbing”, "Es aquel comportamiento negativo entre compañeros de trabajo o entre superiores o inferiores jerárquicos a causa del cual el afectado es objeto de acoso....".

La actual crisis económica que vive España ha disparado los casos de acoso en el trabajo hasta el punto que gran parte de las demandas laborales señalan como origen de estas causas judiciales, el acoso psicológico en lugar de trabajo. Las cifras manejadas por los expertos señalan que hasta un 45% de las demandas que se presentan a las autoridades del caso, tienen su origen en problemas de acoso laboral en el lugar del trabajo y dentro de este contexto, las personas más vulnerables a sufrir este tipo de “mobbing”, -y según estudios del Ministerio de Igualdad-, son las mujeres ya que un 65% de los casos presentados corresponden a mujeres y en especial, el de las mujeres embarazadas, ya que el embarazo en una trabajadora supone en muchos casos una discriminación que suele culminar con el despido.

En el caso de las trabajadoras inmigrantes y en el caso de las que proceden de Latinoamérica, el porcentaje de mujeres se eleva al 56%, característica esta última, que agrega un elemento más al “mobbing” que sufren las mujeres trabajadoras en diferentes ámbitos laborales: Dentro de éstos, el servicio doméstico, -en especial el llamado de “las internas”- merece una mención especial ya que es en éste, donde la presión y acoso laboral se ejerce de manera casi “invisible” en los prolongados horarios de trabajo, la limitación de los días de salida cuando no, una estrecha vigilancia de la alimentación, uso de aparatos eléctricos y/o restricciones en el uso de facilidades de la vivienda tales como calefacción o uso de ventiladores dependiendo de la estación del año.

Esta realidad que vive en especial la mujer inmigrante trabajadora, requeriría por parte de las autoridades abordar la situación no sólo desde el estricto punto de los derechos y beneficios laborales sino que sería necesario atenderlo desde la óptica de los derechos humanos, la justicia social y la igualdad de género ya que es indudable que la mujer inmigrante trabajadora sufre una doble discriminación: por ser mujer e inmigrante a la vez.

Es un hecho que el sector laboral que mayor número de trabajadoras inmigrantes ha absorbido, ha sido el servicio doméstico y no por falta de cualificación de las inmigrantes. Todos sabemos que abundan los casos de abogadas, enfermeras, profesoras y otras profesionales trabajando en el sector doméstico por la falta de oportunidades en otros ámbitos laborales ocupados de manera preferencial por la trabajadora autóctona que en forma creciente, se ha ido incorporando al mercado de trabajo abriendo así un espacio a las trabajadoras inmigrantes que además del servicio doméstico, cuidan niños, ancianos, enfermos e incluso, pasean mascotas.

Todo esto ha generado una fuerte corriente de trabajo remunerado a la baja, con salarios menores a los que percibiría un nativo en las mismas condiciones, con horarios de trabajo excesivos, sin contrato y sin alta en la seguridad social no siendo infrecuente que los gastos de la cotización a la seguridad social vayan a cargo a la propia trabajadora quién debe “canjear” el contrato asumiendo el costo de la respectiva cotización lo que constituye una forma más de acoso laboral y “mobbing” en toda su extensión por parte de su empleador/ra.

Además del acoso laboral y “mobbing” en el servicio doméstico, también suele darse éste cuando la trabajadora inmigrante desarrolla su trabajo en sectores de mayor calificación y se produce como una reacción “en contra de la inmigrante” tanto por parte de sus jefes como en algunas ocasiones, del resto de sus compañeros situación que podría estar motivada por el deseo de no dar paso a una extranjera” que –eventualmente-, pudiera acumular mayores responsabilidades que sobrepasaran a sus iguales pero, de origen nativo.

Una sutil forma de “mobbing” puede ejercerse por parte de los responsables y encargados sin caer en falta simplemente con asignar a la inmigrante, las labores más pesadas o de menor responsabilidad, en los lugares menos confortables del área de trabajo y/o los horarios más complicados o no manteniéndola debidamente actualizada en la información que facilite y/o mejore su rendimiento laboral. Por su parte, los compañeros de trabajo pueden ejercer como elemento de presión, el aislamiento y en casos extremos, la adjudicación de fallos o errores no cometidos en realidad por la trabajadora extranjera como una manera de hacerle aparecer ante los responsables del servicio como poco eficiente o descuidada en sus obligaciones.

En ocasiones, la situación puede tornarse violenta sobre todo si concurre el acoso sexual o las sugerencias relativas a permitir éste, como una manera de mejorar las condiciones laborales. Las ONG’s que atienden la problemática de las trabajadoras inmigrantes reciben de manera frecuente éstas y otras quejas relativas al trato déspota y desconsiderado, humillante en ocasiones, al que se ven expuestas muchas trabajadoras inmigrantes por su doble condición de mujer y extranjera.

Todas estas circunstancias permiten que muchas trabajadoras sufran estrés laboral que complica por extensión, su vida familiar y personal porque la necesidad de conservar el empleo impide muchas veces la denuncia de estos casos situación que siendo conocida tanto por empleadores y compañeros de trabajo, ayuda al mantenimiento de estas reprobables conductas sociales que en ocasiones, rozan una conducta cuasi-delictual ya que aunque infrecuentes, se han dado casos de personas que no resistiendo estas prácticas repetidas día a día y por un largo tiempo, han sido causa de enfermedades sicológicas (depresión, anorexia, bulimia, insomnio, crisis de ansiedad) además de la baja en el rendimiento laboral situaciones que unidas y en algún caso aislado, han derivado en suicidio.

Independientemente de lo anterior, el “mobbing” resulta particularmente repugnante porque en muchas ocasiones es indetectable porque las conductas de acoso por parte de jefes o compañeros tienen siempre un componente de clandestinidad y tácita complicidad entre quienes participan de ésta deleznable práctica ya que en la mayoría de los casos, la víctima del acoso aunque decidida a denunciarla, no podrá reunir pruebas suficientes ni contar con el apoyo de compañeros dispuestos a respaldar sus quejas ya que el “mobbing” es fundamentalmente artero, cobarde, clandestino y en la mayoría de los casos es la sublimación paranoide de las frustraciones personales y profesionales de quien o quienes lo ejercen. Detrás de un “acosador laboral” se esconde siempre, un personaje frustrado y pletórico de las condiciones más ingratas que caracterizan a una persona de corta estatura mental y ética.

En ocasión y consonancia con la recién pasada celebración del “Día Internacional de la Mujer Trabajadora” me gustaría exhortar a todos los trabajadores y trabajadoras, a erradicar ésta horrible práctica del “mobbing” que hace más ingrata si cabe, la –en ocasiones- difícil vida que soportamos día a día para ganarnos el sustento.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Las mujeres inmigrantes sufren mayor acoso laboral

    Últimos comentarios de los lectores (7)

    1300 | aaa - 09/11/2012 @ 23:01:35 (GMT+1)
    La situacion de crisis que vivimos ha aumentado de manera notoria los casos de acoso laboral. Trabajo en un empresa de limpieza...soy extranjera y tengo mis papeles al dia, pero soy mujer y madre de una hija de 12 años por lo cual he debido pasar por muy malos ratos en mi trabajo debido a que mi jefe no desperdicia ocasión para presionarme y acosarme ya que pretende que sea "simpática y buena" con él y a cambio de eso, el me dará mejores turnos y me aumentará las horas de trabajo ya que hoy mismo paso muchos dias a la semana sin que me asignen obligaciones y por el sistema imperante en la empresa, cobro en base a las horas efectivamente trabajadas. me gustaría saber si puedo denunciar esta situación de acoso puesto que tengo mensajes de SMS de mi jefe en mi teléfono movil y algunos de ellos, enviados en horas de la madrugada, proponiéndome salir con el y "mejorar" asi mi situación laboral. ¿Puedo denunciar este hecho?... mis compañeras me dicen que no conseguiré nada porque son mujer y extranjera. saludos. D.N.A.
    978 | armando bonacossa - 16/09/2011 @ 12:30:51 (GMT+1)
    En caso de enfrentar una situación de acoso laboral, puede recurrir a la Union General de Trabajadores (UGT) o a Comisiones Obreras (CC.OO.) Ambas organizaciones tienen departamentos de asesoría jurídica gratuita en la cual recibir orientación acerca de las acciones legales que un trabajador puede emprender para proteger sus derechos labores y ciudadanos.
    977 | ALEJANDRA - 16/09/2011 @ 10:45:37 (GMT+1)
    • *soy inmigrante, tengo ya la nacionalidad española, y ocupo en la empresa para la que trabajo un puesto que ya quisieran otros otras, empecé desde abajo y me lo he ganado, pero ahora con la crisis y el paro, entraron chicas nuevas, amigas (españolas) de mis encargados que a base de comentarios mal habidos ( chismes), se que hablan mal de mi...en caso de presentarse una situación difícil quisiera denunciarlo a quien puedo recurrir? por favor orientarme.
    887 | ERNESTINA PEREZ - 19/06/2011 @ 23:22:25 (GMT+1)
    Si especialmente repugnante resulta un "acosador laboral hombre", mas lamentable es cuando quien acosa, es una mujer, movida quizás por insondables motivos. Un acosalor laboral-hombre puede esconder la frustración de sus requerimientos sexuales a la trabajadora no atendidos y otros aspectos pero, ¿que mueve a otra mujer a acosar laborlamente a una compañera que posiblemente tiene todavia -como en el caso de las trabajadoras extranejras-, muchos mas problemas?.
    La naturaleza huma es insondable y enigmática. Viví una situacion de acoso laboral en mi traajo por parte tanto de mi jefe (un hombre que continuamente se me insinuaba y me hacia ver que si era "amable" con el, las cosas mejorarían para mi) En el caso de la encargada de mi sección, ella nunca pudo entender que siendo una profesional con un titulo otorgado en mi pais, trabajar de cajera en un supermercado.
    Después de casi dos años de una situacion insostenible, planteé por escrito un reclamo a la gerencia de personald e cadena de supermecados para la cual trabaja. La respeusdta no se jhizo esperar y me despidieron. Acudí a CC.OO. y denuncié el caso y la emrpes se avino areconcoer mi despido como improcedente pero se nego a readmitirme y finalmente optó por inemnizarme y darme los papeles para el paro.
    Lo mas triste de todo esto es que una vez fuera de la empresa, al cabo de dos meses completé el trámtie de homologación de mi titulo de abogado y hoy presto voluntariamente parte de mi tiempo en una ONG que defiende precisamente, caso de acoso laboral a trabajadora s inmigrantes.
    493 | gina nohelia gonzale - 19/03/2010 @ 22:08:15 (GMT+1)
    Que bueno que se atrven a hablar de eso me parece un tema interesante por que la mujeres son mayormente acosadas en el trabajo que en cualquier otro lugar el acoso a mujeres extranjeras repugna en realidad te felicito por escribir ese articulo

    sigue asi guabeyhe sigue asi
    492 | gina nohelia gonzale - 19/03/2010 @ 22:04:50 (GMT+1)
    Que bueno que se atrven a hablar de eso me parece un tema interesante por que la mujeres son mayormente acosadas en el trabajo que en cualquier otro lugar el acoso a mujeres extranjeras repugna en realidad te felicito por escribir ese articulo

    sigue asi guabeyhe sigue asi
    487 | dayana linares - 15/03/2010 @ 19:01:47 (GMT+1)
    ¡¡¡felicitaciones por un artículo valiente que se ateve a decir las cosas como son!!!...traajadora inmigrante y he vivido en mis propias carnes una situación de acoso laboral repugnante por parte de mis compañeros y jefes concertados todos, para hcerme la vida dificil por el sólo hecho de ser mujer, extranjera y tener un título profesional que aunque no valido en españa (porque la homologación es una procedimiento que lleva años y cuesta mucho dinero) hacía que mis compañeros de trabajo no entendieran que a pesar de mi condicion de inmigrante pudiera ser una profesional con un titulo académico otorgado en mi país.
    el acoso laboral es algo muy frecuente y se da prácticamente en todos los lugares de trabajo donde haya una extranjera.
  • Comenta esta noticia
    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    EURO MUNDO GLOBAL
    C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
    Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8