www.euromundoglobal.com

Opinión: “Mi Pequeño Manhattan...”

La cultura de la incultura

martes 05 de mayo de 2020, 03:45h

05MAY20 – MADRID.- Vivo en una modesta casa y tengo una modesta ventana desde la que veo la casa de enfrente, donde todas las tardes a las 20 horas veo como aplauden los vecinos de enfrente. Yo les mando relatos por e-mail y aplaudo bobamente. Un buen día me di cuenta que me cansaba de enviarles mis relatos y que los aplausos no me quitaban ese cansancio.

También colaboraba en un diario donde publicaba mis pensamientos más profundos que me suponían un considerable esfuerzo, pero tampoco me compensaban con nada, solo creían que con el hecho de publicar mis reflexiones ya me sentiría pagado, pero el hecho es que me sentía cada día más vacío y más cansado.

Tenía amigos a los que enseñaba a escribir gratuitamente. Otros aprovechándose de lo que pensaban mi bondad me enviaban escritos para que los leyera o corrigiera, o prólogos o epílogos de revistas o publicaciones de las que eran editores – propietarios. Yo cada día estaba más cansado y abrumado. Fue entonces cuando en sueños se me apareció el Ángel de la Guarda y me dijo: “ Me tienes olvidado, los hombres nos tienen olvidados, pero ese olvido viene de un compañero que les ciega los ojos para que no vean que hay millones de seres que están muriendo de hambre y de miseria, de mujeres que están injustamente tratadas, despreciadas, de niños que están escandalizados, de pueblos torturados, de parados que no cobran susidio, de ancianos como tú que en el mundo opulento mueren en la más absoluta soledad; de esforzados diplomados, estudiantes y hombres y mujeres de mediana edad que no tienen a donde ir, y para colmo de los colmos no saben que existimos nosotros.

Mira, por esta vez que pase, pero a la próxima, como no pongáis la casa en orden, como no remuneréis en justicia a cada habitante que nazca en esta insignificante mota de polvo del Universo, te juro que no vais a quedar ni uno, porque vuestra ciencia no es ciencia, porque tus semejantes pierden su tiempo diciendo tonterías , porque el poder de vuestros reyes y presidentes valen menos que una oveja en un aprisco de miles.

Porque el Jefe está ya más que harto, tan cansado como tú, de ejercer su oficio bobamente mientras los demás se piensan que le pagan batiendo palmas o publicándole cuanto ha pensado, o sentido sin hacer nada más. Y eso que llamáis progreso es retroceso si no redunda en beneficio de todos”.

Como se quedaba tan quieto y había dejado de musitarme todas aquellas cosas, le pregunté - como siempre tan ególatra - ¿Y qué sentido tiene que haya sobrevivido hasta los 77 años?. ·”Éste”, respondió tajante el Ángel antes de desaparecer de mi sueño.

Desde entonces me siento aún más raro que de costumbre, pero por lo menos sé por qué he cumplido 77 años.

Germán Ubillos Orsolich

Germán Ubillos Orsolich es Premio Nacional de Teatro, dramaturgo, ensayista, novelista y escritor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8