www.euromundoglobal.com

RETRATOS

Ágatha Ruiz de la Prada, Diseño, Moda y Personaje en el Museo del Traje en Madrid

  • Ella presume de ser la única diseñadora de moda que viste siempre sus propias creaciones, porque cree en ellas y es su mejor modelo.

sábado 09 de febrero de 2019, 23:42h

09FEB19 – MADRID.- A los 20 años Ágatha Ruiz de la Prada hizo su primera exposición y la segunda en las escalinatas del Museo de Arte Contemporáneo en la Ciudad Universitaria de Madrid, hoy Museo del Traje, donde ha expuesto una selección antológica de sus diseños, que van desde la moda a las vajillas y todo el arte de la mesa que dirían los franceses.

Ágatha Ruiz de la Prada, Diseño, Moda y Personaje en el Museo del Traje en Madrid

Es una creativa audaz, atrevida, desenfadada y fresca, amén de un personaje del papel couché. También ostenta dos títulos nobiliarios: XIII marquesa de Castelldosrius, Grande de España, y XXIX barones de Santa Pau, muy catalanes ellos, concedidos y rehabilitados ambos por la Monarquía hispánica.

El color brillante y radiante hasta lo restallante es su máxima. Ella fue consciente desde el principio que, en la moda había dos líneas de la elegancia: el negro de Balenciaga como tótem español, desde Felipe II (cuando las Cortes medievales y renacentistas vestían de colorines, porque no encontraban el tinte adecuado para el precioso negro aterciopelado de la Corte de España) o el rosa de Elsa Schiaparelliy o Christian Lacroix de la escuela de Paris, que animaban las tardes y noches de fiesta o de gala. Ágatha optó por el segundo camino, casi condenando al negro como el no-color anatema. El fucsia es su color referencial en sus flores, medias, vestidos, perfumes y demás...

Y si digo que no prescindió del todo del negro, porque su vestido-piano en negro y blanco es la excepción que confirma la regla.

Sus extravagancias y vida privada le sirven también para promocionar su nombre y su marca que son lo mismo sin solución de continuidad. Ágatha Ruiz de la Prada y Sentmenat (Madrid, 1960) es una luchadora y una actriz de la vida, que sabe lo que busca y lo que quiere, aunque no siempre lo consiga, pero lo pone en escena. Tiene dos hijos crecidos que le ayudan en su empresa: Cósima y Tristán Ramírez, hijos también de un célebre periodista, a quien ahora Ágatha llama el Innombrable, desde que se separó de ella, a los pocos meses de casada y más de dos décadas de vida en común.

Una separación matrionial ayuda a adelgazar más que una dieta, y Ágatha, sin haber estado nunca rellenita, sí se quedó flaca ante ese hecho inesperado, precisamente a los pocos meses de separada. La diseñadora acudió al juzgado a firmar su divorcio en 2017, revestida de un burka azul morado, porque no quería que su ex marido la volviera a ver la cara. La infidelidad duele y ella lo ha vivido de ida y vuelta. Muy pronto Ágatha se rehízo en compañía y fotografías ante la prensa del corazón, con el célebre Chatarrero, que se hizo millonario vendiendo piezas de coche de segunda mano, principalmente de los motores Barreiros. Más de uno creyó que este romance era por despecho y que duraría muy poco, pero de momento sigue. La publicidad de estas cosas también suma.

Graciosa, numerera y distante cuando quiere, Ágatha Ruiz de la Prada es ella misma. Simpática y cariñosa puntual, como cuando dijo por ejemplo que veía a la infanta Leonor tan mona que la considera “como una sobrina” o cuando dice en su presencia “soy muy amiga de la directora del Museo del Traje, aunque ella no lo sabe todavía”.

Ágatha Ruiz de la Prada tiene su público. Sabe que tiene una moda de pasarela, siempre lista para el que la busca y otra más contenida de extravagancias en las tiendas. Hasta su madre encontraba cosas para llevar, dijo Ágatha en una ocasión. Los vestidos piano, huevo frito, caderas y demás, los más peculiares, son los que conserva en la Fundación que ha creado con su nombre y que cuenta con unas 500 piezas para ser expuestas allí donde se lo demanden.

Su primera exposición retrospectiva fue en la Casa de Vacas del Parque del Retiro hace unos 15 años y la segunda en el Museo del Traje en Madrid en 2019. Ha desfilado también en la Semana de la Moda en París, concretamente en el Museo del Louvre, porque ella está convencida que moda y arte se dan la mano y se considera casi pionera de este pensamiento.

Ha elogiado al desaparecido Elio Bernhanyer, de quien lució –como excepción- un modelo, a petición del diseñador, el día del homenaje que le hicieron a él en el Museo del Traje, siempre geografía referencial de los modistos. Ágatha Ruiz de la Prada da y dará mucho que hablar; tiene fuerza, energía y vis actora y cómica para ello. Cuando recibió la Medalla de Oro Mayte Spínola por la creatividad de sus diseñados, lució el traje largo más maravilloso que le he visto nunca en rosa y verde tierno. ¡Único para ser lucido por ella! Atrajo las cámaras como nunca.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8