www.euromundoglobal.com

Opinión: “Mi Pequeño Manhattan…”

El tiempo – La materia – La muerte – más allá de la materia

sábado 06 de octubre de 2018, 21:52h

06OCT18 – MADRID.- “La materia ni se crea ni se destruye, solamente se transforma”, decía Einstein, y yo digo o más bien me pregunto, ¿qué había antes, más allá de la materia?, ¿tenía la razón Hawking cando decía que más allá de la materia no había nada?

Bien, pues yo a ustedes les digo, “ la materia no es nada, nosotros nos somos nada, ni nuestro hermoso planeta, ni nuestra estrella, el sol, ni la Galaxia Láctea, ni el universo conocido, ni los universos paralelos de los que también hablaba o teorizaba el admirable y venerado astrofísico, admirable y venerado a mi modo de pensar por sus difíciles condiciones de vida y haber seguido luchando, pues quien se humilla será ensalzado y quien se ensalza será humillado, y las cosas más penosas, más aún que el dolor corporal y la tortura es la humillación, la humillación de un hombre semidesnudo clavado en una cruz entre el hazme reír y los escupitajos de los soldados y gerifaltes allí presentes”.

Volviendo al tema. Más allá de la materia, mineral, vegetal y orgánica, de eso tan conocido como visible y finito como son las estrellas, las galaxias y el cosmos material reconocido, hay algo inefable, poderoso, inimaginable, impensable, irreconocible por los ojos humanos y por los más potentes telescopios en órbita. También intocable e intangible, pues no es material y por lo tanto perecedero. Es algo invisible, abrumador, cualitativamente tan inmensamente superior a la materia, tan innombrable como le diría a Moisés la zarza ardiente, como me decía a mí Samuel Becket, uno de mis maestros, en su libro “El Innombrable” o en “Acto sin palabras” o ya, degeneradamente y de una forma indirecta en “Esperando a Godot”.

Pues sí, lectores/as, amigos, amigas. La materia es algo vulgar, casi diría que deleznable por la que luchamos denodadamente en este mundo de las materias. Luchamos por no morir sin caer en la cuenta que es esa fuerza inextinguible, inimaginable y eterna por dar alguna definición de ella, la que nos mantiene vivos. Más allá del tiempo mensurable, de las galaxias, más allá del universo conocido y por conocer, más allá de lo imaginable por mente humana, más allá de esa bola densa, pesada que parece ser que dio origen en su explosión al universo conocido en un intento de explicar lo inexplicable, porque esa fuerza terrible que ningún ojo vio y ningún oído oyó, es el origen de todo lo que somos, de lo que contemplamos y de lo que palpamos torpe y temblorosamente.

El universo - cosmos no es nada, es hecho de materia, ese producto precario, temporal y finito con fecha de caducidad.

Estoy convencido lectores/as de esto porque es de cajón, que si os ponéis a pensar un poco veréis que la realidad es muy otra.

De existir la vida verdadera, ésta es invisible y se alimenta precisamente de esa fuerza generosa e inimaginable que nunca veremos con los ojos humanos, que nunca tocaremos, a esa fuerza exterior e invisible a la que el islam, el cristianismo, el judaísmo e incluso el budismo han intentado desde siempre poner un nombre.

Germán Ubillos Orsolich

Germán Ubillos Orsolich es Premio Nacional de Teatro, dramaturgo, ensayista, novelista y escritor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8