www.euromundoglobal.com

“Fragmentos de Vida…”

La Noche de las Ánimas
Ampliar

La Noche de las Ánimas

Por Maica Rivera (*) – Miembro de FEPET - Fotografías por Scott Hefti

sábado 12 de noviembre de 2016, 01:18h

12NOV16.- Día de Todos los Santos, flores y visitas a los seres que han fallecido. Al finalizar el día, una de las noches más especiales para las almas errantes: la noche de las ánimas benditas. Según la leyenda, serán los difuntos los que visiten este mundo

Cementerio de la Ermita con Pedro, hijo de antiguo ermitaño. Se ha convertido en uno de mis mejores amigos
Cementerio de la Ermita con Pedro, hijo de antiguo ermitaño. Se ha convertido en uno de mis mejores amigos
La Noche de las Ánimas

El fragmento de un relato de Bécquer ha inmortalizado este día:

“…Y antes de que concluya el Día de Todos los Santos, en que así como el tuyo se celebre el mío, y puedes, sin atar tu voluntad, dejarme un recuerdo… ¿no lo harás?”

Leyendo hace un año este párrafo aprendí que tan poderoso como el recuerdo es el miedo. Y es que al final de este artículo, mi experiencia plantea una cuestión: ¿Fue el anhelo de creer o el miedo el que me hizo ver?.

La leyenda pertenece a uno de los 16 relatos de la colección de Bécquer llamada El monte de las ánimas. Dice haberla oído en Soria y también que siente miedo al escribirla. Bécquer recoge el tema folclórico universal de las ánimas benditas, y en su prosa poética, a través de descripciones de sonidos como el crujir de la madera, las pisadas en la alfombra, el ladrido de los perros, los vidrios del balcón, el agua cayendo sin cesar y las ráfagas de viento transmite al lector sentimientos de inquietud, misterio y miedo.

Lo sobrenatural aparece entre las líneas de su texto. Parece que las almas errantes de los difuntos entran a nuestro mundo acompañadas de sus versos, que no son versos, es poesía, la poesía de los poetas.

Bécquer y El monte de las ánimas nos hacen pensar en esta noche, en que el tránsito entre los dos mundos, el del más allá con el terrenal, es mas fácil. Se abre la puerta para que los difuntos visiten sus antiguos hogares en la Tierra. Es, por tanto, una, noche adimensional y atemporal. Pasado, presente y futuro se unen en la celebración.

Fue este romántico tardío con su leyenda El Monte de las Ánimas lo que nos relata lo ocurrido en Soria una noche como esta, en la que las ánimas de los difuntos corren con los animales y nadie quiere estar allí en dicha fecha.

Al parecer, en este monte que llamaban de las ánimas, pertenecía a los Templarios, que eran guerreros y religiosos a la vez y que, debido a una rivalidad, entraron en lucha hasta que el rey acabó con ella. El monte fue abandonado y en la capilla fueron enterrados los cuerpos de unos y otros dando comienzo a la leyenda.

Beatriz y Alonso, hijos de los Condes de de Borges y de Alcudiel, conversan después de haber oído la leyenda en una cacería en el Monte de las Ánimas. Alonso enamorado de su prima Beatriz le pide a esta que acepte un obsequio ante su inminente separación , ella acepta una joya después de gran insistencia por parte de su primo y cuando él le pide algo para mantenerla siempre en el recuerdo, ella le expone que durante la cacería en el monte había perdido una banda azul, que era lo que deseaba regalarle. Alonso motivado por la sonrisa de la bella dama, se dirige aterrorizado -por ser la noche de los difuntos- a recuperar la banda para complacer a su prima. Beatriz a media noche se desvela creyendo oír su nombre, angustiada un escalofrío recorre su fría alma. Al amanecer encuentra junto a su cama la banda azul…ensangrentada y desgarrada. Cuando los sirvientes entran en su habitación para comunicarle que Alonso había sido hallado muerto en el Monte de las Ánimas, la encuentran muerta, agarrada a la banda, que ya no es azul, sino roja por la sangre derramada.

Cuenta un cazador que una hermosa joven con los pies ensangrentados deambula en la noche de Las Ánimas Benditas por el monte,lanzando chillidos de terror alrededor de donde hallaron a Alonso sin vida, y que entre sus manos, lleva una banda ensangrentada”.

Bécquer recoge uno de los relatos que más referencia hace a las almas errantes en esta noche tan peculiar. Su prosa poética me acompañó la noche del 31 de octubre del 2015, Halloween, en mi retiro a Las Ermitas de Córdoba, donde realicé un programa en la citada noche.

Mi retiro en la incertidumbre

Ante la belleza de la Sierra y de la Ermita, así como la curiosidad de conocer la vida de mis anfitriones —tres monjes con historias inverosímiles ligadas a las ermitas— decidí continuar mi estancia la noche del 31 de octubre. Esa noche conocí el temor y la incertidumbre que produce lo desconocido.

La Ermita tiene una capilla donde los religiosos ofician misa los domingos. Dicha capilla está aislada. Junto a ella se encuentra un antiquísimo cementerio, y en su redor, solo sierra y el huerto. Una leyenda me narran los Padres: La Santa Compañía. Habla de procesión de almas en pena desde las 12:00 de la noche por los términos de parroquias y lugares de oración. Ánimas que atraviesan el umbral entre los dos mundos con el propósito de visitar o advertir allá donde van de una defunción. La comitiva la precede un mortal, y se aparecen a los que aún no han purgado sus pecados.

Terminada la cena y la tertulia, me dirigí hacía el cementerio con el pensamiento de que si había sido día de visita para el ser más querido de mi vida —sus cenizas fueron esparcidas hace años en aquellas ermitas—, ahora era la noche de su regreso.

Mi imaginación exacerbada en esa velada había despertado el sentimiento de pérdida y ausencia. Sin recordar muy bien el camino, anduve hacía la capilla llegando a la pequeña valla que rodea el cementerio. Tomé asiento encima del muro frente al camino de cipreses y abrí el libro de Bécquer apareciendo las palabras arriba citadas.

Entonces quedé muda y temblorosa ante el profundo silencio. “Ningún viento mece aquellos cipreses, en la noche el lugar es triste e inquietante, nada allí se detiene un solo instante. Entre los cipreses vi una comitiva, como fantasmas oscuros se deslizan las sombras, solo un nombre a media voz se escuchaba, pronto oí llamar de nuevo esta vez con más violencia”.

Apareció el terror sin permitir ni un solo pensamiento racional. Me dominó dejándome sin voluntad, quieta, inmóvil. Sin capacidad de reaccionar, sentí como la señora que precedía la comitiva clavó en mí su mirada atormentada, ofreciendo la cruz que portaba. Ni un paso pude dar. No sé cuanto tiempo transcurrió. Me encontré caminando, la capilla, el huerto, la ermita, y recordé el resto de la leyenda de La Santa Compañía. Las ánimas se aparecen preferentemente en la cercanía a lugares de oración y huertos. El mortal que las precede esta condenado a vagar sin rumbo con ellos hasta su muerte, a no ser que encuentre a otro mortal que acepte portar la cruz quedando liberado uno y penado otro hasta la eternidad.

No voy a intentar comprender. Solo sé que al despertar tuve necesidad de regresar al cementerio y llorar en aquellas tumbas ignoradas de los que ya no están. Bécquer recogió en su relato la creencia popular. Yo he narrado lo que aún hoy no sé si fue realidad.

Un abrazo, Maica Rivera

(*) Maica Rivera

Empresaria (aunque ella prefiere la calidad de “autónoma”) en el sector de la Hostelería, combina esta faceta profesional con la de escritora de artículos de viajes y turismo. Ha colaborado por largo tiempo en radio, la TV local de Andalucía, revistas de moda, periódicos locales y ha compartido espacio con grandes profesionales de los medios de comunicación de lo cuales ha aprendido –según señala-, los entresijos de este mundillo profesional.

Viajera habitual (e impenitente), le gusta conocer sitios diferentes y empaparse de su cultura, usos y costumbres que posteriormente, vuelca en artículos periodísticos con un sello personal y una visión de “primera mano”. Ha escrito sobre gastronomía, cultura, moda, economía y viajes y cree que la mejor forma de generar progreso es la creación de sinergias entre distintos sectores razón por la cual presta su apoyo entusiasta a proyectos turísticos, arte, moda y sobre todo, cultura ya que una sociedad sin cultura -señala-, está condenado al estancamiento. Maica Rivera reside entre Madrid y Córdoba – Andalucía.

Más Información: www.maicarivera.com

La Noche de las Ánimas
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • La Noche de las Ánimas

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    2303 | pedro jesús muñoz de córdoba - 18/01/2017 @ 09:19:54 (GMT+1)
    Leí a Bécquer cuando era un chaval y me impresionó sobremanera. Hoy ya veo las cosas desde otro prisma más espiritual. Son las ánimas las que necesitan de nuestras oraciones. No las olvidemos.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

    Portada | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    EURO MUNDO GLOBAL
    C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
    EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8