www.euromundoglobal.com

Opinión: “La Columna de Primavera…”

Enajenación, basura y preguntas sin respuesta

Por Primavera Silva Monge – desde Santiago de Chile

Por Primavera Silva Monge (*)
martes 23 de agosto de 2016, 04:28h
Enajenación, basura y preguntas sin respuesta

23AGO16.- Con todo lo que ha acontecido en Chile y el mundo en los últimos seis años, partiendo por el terremoto bicentenario, maremotos posteriores, compraventa de políticos, estafas de cadenas de multitiendas, colusiones farmacéuticas, pedofilia y estafas dentro de iglesias de diferentes credos, desborde para la libertad de acción para unos y represión para otros, intensos deseos de muerte para algunos jóvenes en favor de salvar la vida de otros que esperan sus órganos.

Enajenación, basura y preguntas sin respuesta

No deja de sorprender, hasta dejar caer la mandíbula de abajo, el encarcelamiento de afectados por la delincuencia, mientras los malhechores viven a sus anchas con el usufructo, más el beneficio que les otorga la Ley, en desmedro de sus víctimas. El etcétera es interminable, sin embargo se puede destacar la reaparición de antiguos y nefastos actores políticos con miras al Poder. Como si fuera poco, quitando protagonismo a otras luchas sociales, salió a la luz la primera “horneada” de jubilados, de la mano con la comprobación empírica de que el sistema de pensiones chileno no es adecuado para sobrevivir como pre-viejo, hasta que la muerte los separe de la AFP (Administradora de Fondos de Pensiones)

A pesar de mis logros individuales, me siento en la infeliz y angustiante espera de más sucesos oscuros. Me he quedado medio desadaptada, como fuera de onda o algo así. No sé si me afectó la baja de voltaje en la electricidad, el cambio de hora anticipado del verano o talvez me preocupe un tercer terremoto en este edificio. ¿Miedo a la eventual escasez de agua? No sé, pero la cuestión es que me cuesta levantar la cabeza por estos días, en que aún estando muy ocupada, no puedo evitar mirar de reojo a mi pequeña e inmadura sociedad, por la cual hasta pesadillas tengo.

Mirando y remirando desde afuera, me doy cuenta de que la gente común y corriente, cada día es más insensible y desconfiada. Me encanta cuando por el camino encuentro personas nuevas y aunque solamente estén disfrazadas de seres agradables, me permiten entregarles todo mi yo, con pasado, presente y destellos de futuro a favor de una clara y naciente amistad. Pero todo eso llega solamente al ojo de buey de cada corazón, pues ya nadie cree en la amistad y en la verdadera entrega. Así que cuando alguien realmente se da con naturalidad, hago una fiesta interna sin manifestarme mucho y casi procurando no hablarle mucho para no romper el encanto.

Ensimismada, no me queda otra que inclinarme hacia la gente más pública, la que se observa por televisión: Ahí me quedé pegada mirando, sin poder creer que nadie sea capaz de hablar bien de la gente viviente. ¡Cómo va a ser posible que los vivos no tengamos nada destacable, como para que nos lo digan mientras podemos escuchar! ¿Quién le dio tanta validez a los reconocimientos póstumos? ¿Por los familiares? No debería, ya que no siempre fue la familia quien hizo méritos para que dichas personas “desaparecidas” fueran lo bueno y perfecto que destacan y describen los apasionados por la necrosis. Es tan fuerte esto, que intencionalmente y con mucho colorido hablo mal de mi suegra, para romper el mito. ¡Pobre! Si no era tan mala…

Y a propósito de familia (¿Se han dado cuenta de cómo voy ligando mis ideas? He avanzado)

Hoy por hoy, la familia chilena yace casi inerte, desapegada y desajustada, sin un núcleo donde concentrarse, sin algo parecido al sistema solar, que agrupe a sus integrantes alrededor de algo que valga la pena. Para aunar a las familias, aunque sea por unas horas, solamente van quedando los matrimonios y los entierros. Vale decir, algunos matrimonios y algunos entierros, pues se hacen selecciones acerca de quien acude y quien no a tales eventos. No es como antes, cuando muchos primos y otros parientes se conocían bajo tales circunstancias.

Si observamos otros intentos de núcleo, me parece que la política está siendo una chacota de muy mal gusto y ni siquiera un juego intelectual entretenido. Los que están afuera hablan y destacan lo peor de los de adentro y para el otro turno lo mismo, es decir, los de afuera de nuevo hablan mal de los de adentro en el Poder. Con tanto enredo y azuzamiento por parte de los partidos y ciertas redes sociales influyentes, de pronto se confunden y los de adentro pelean con los de adentro, los de afuera con los de afuera y ya nadie entiende nada. Los politiqueros y oportunistas descarados, han trapeado con el arte de gobernar. Han ensuciado siglos de estudios políticos y qué hablar de la diplomacia… ¿Diplo… qué??? La sociedad sigue involucionando, cada día más y más.

Como seres sociales nos preocupamos, con razón, por la desaparición tanto de cierta flora como de la fauna en extinción; del aire contaminado; de la falta de recursos naturales como el agua, etc. Pero no nos preguntamos: ¿Qué pasaría el día de mañana cuando le pregunten a un joven, qué era la familia? ¿Qué era la sociedad? ¿Qué era la cultura? ¿Qué era la educación? ¿Qué era la ética? ¿Qué era la humanidad? ¿Qué era el sexo y la reproducción? ¿Qué era el cuerpo humano? ¿Qué era la salud? ¿Qué era el respeto? ¿Qué era un hogar? Las respuestas, serán transcritas mediante quizás qué símbolos o señas, pues ya ni siquiera nos va quedando lenguaje puro o por lo menos coherente.

Encender el televisor nos sumerge en un recurso distractivo verdaderamente enajenante. Antiguamente, recuerdo que me molestaba mucho cuando se hablaba de las guerras de las teleseries, refiriéndose a la competencia entre los canales. Ahora, eso sería un chiste blanco, pues la televisión toda se ha convertido en un circo romano. Cualquier canal te muestra cómo se sacan los ojos los unos con los otros, ya sea en un reallity, en un talk show , en una entrevista o el noticiero, con sus locutores o mejor dicho lectores de noticias, tomando parte con opiniones absurdas, impensadas, infantiles y lo peor, desinformados.

Ya no se luce ingenio, ya nadie inventa nada. Se van a la copia segura. ¿Por qué, en un país tan creativo como el nuestro, hay que comprar o arrendar ideas? “Franquicias” le llaman a este plagio legitimado de programas televisivos.

Nosotros no éramos seres insolentes como sociedad. Ahora lucimos arrogantes, con una soberbia asquerosa. Cada cual se cree más que el otro y lo menosprecia mientras le dure el tiempo con la batuta, aunque sea media hora, pero usufructúa su poder a concho. Sin ir más lejos, hace unos días y tras muchos años sin hacerlo, disfrutaba de un espectáculo televisivo. Se trataba de un concurso de talentos. En este caso, dobles de cantantes. En la primera audición cantaron exactamente igual a sus imitados. Excelente para los televidentes, sin embargo, para el siguiente paso les agregaron tanto aderezo, que la voz quedaba en segundo plano, aplastada entre pestañas postizas, tacones, rellenos, absurdos trajes y bailes innecesarios. ¡Una ridiculez!

Cabe imaginarse si acaso a Pavarotti, Gardel o Raphael, antes de lanzarlos hacia el escenario, los hubiesen disfrazado con ropajes absurdos, premunidos de almohadillas, fajas, maquillaje y otros aderezos, innecesarios para realzar su arte… ¿Les habría resultado? Bien, en el programa mencionado, aparte del estupendo (hombre) doble de Tina Turner, también escuché cantar a los dobles de Sandro y Barry White entre otros, sin embargo, los descalificaron absolutamente. Es decir, fuera y para nunca más. ¿Por qué? Porque se les movió el disfraz, porque se le pintaron los dientes con el labial, porque no supo caminar con tacones… La idea, claramente era desatar polémica, a costa de los concursantes, llamando la atención del público hacia un programa sensacionalista. ¡Qué carajo! Le sirven a uno un postre y lo agrian con la sensación de impotencia compartida con los postulantes.

Pero hay más basura: Asimismo, sin pudor alguno al ejercer la malicia en beneficio de leones menos ambiciosos, otorgaron pantalla a una pobre señora, claramente para ridiculizarla con un maquillaje y vestuario grotescos, que no tenía nada de voz ni conocimiento musical, que sólo se limitaba a emitir sonidos como lo haría una mascota mal entrenada. ¡Qué absurda maldad!

¿Por qué no inventarán un programa en que se presenten estos estupendos artistas, otorgando placer a la sintonía sin necesidad de que tengan que sacarse los ojos entre los participantes? Por último, toda esa lucha es infructuosa, pues… ¿Dónde, en realidad van a lucirse cantando? ¿Dónde van a lucirse bailando? ¿Dónde hay cabida para que se luzca cualquier talento en Chile?

Con todo, prefiero ver algo más lejano a mi realidad, por ejemplo viendo películas coreanas, pues apagando el televisor me quedo a solas con mi entorno real, que no es nada de esperanzador: Nuestra “juventud”, en un rango entre los 12 y 55 años de edad, ahora anda corriendo como zombie exponiendo sus vidas y las de otros,tras la caza de pokemones.

(Primavera Silva Monge, Santiago de Chile, 23 de agosto de 2016)

Primavera Silva Monge (*)

(*) Primavera Silva Monge es una escritora chilena, traductora de japonés, ex alumna del prestigioso Instituto Nacional de Santiago de Chile, artesana y socióloga por afición. Sus escritos los redacta referidos principalmente a los temas cotidianos imprimiéndoles una dosis de frescura y cercanía que hacen muy fácil su lectura y comprensión. Su género literario favorito es la novela y el relato o cuento corto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8