www.euromundoglobal.com

El ritmo de trabajadores inscritos en las oficinas de empleo se ralentiza

Los datos de afiliación y paro anticipan el fin de la recesión

Los secretarios de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo (i), y de Seguridad Social, Tomás Burgos (d) (EFE)
Los secretarios de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo (i), y de Seguridad Social, Tomás Burgos (d) (EFE)
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:21h

El ajuste de la economía española toca a su fin. Todavía faltan algunos trimestres (como mucho, cuatro si se cumplen las previsiones del Gobierno) para que la economía vuelva a generar puestos de trabajo; pero, al menos, el ritmo de trabajadores inscritos en las oficinas de empleo se ralentiza.

Otra cosa bien distinta es la marcha de la afiliación a la Seguridad Social, que en junio, y de manera un tanto sorprendente, volvió a deteriorarse. Hasta el extremo de que en términos anuales el ritmo de descenso en el número de cotizantes creció hasta el -3,72% (633.977 afiliados menos en los últimos doce meses), ligeramente por encima del -3,70% registrado en el mes anterior. Es decir, que se ha vuelto a acelerar el ritmo de destrucción de empleo, aunque sea de forma muy reducida. O lo que es lo mismo, se ha quebrado la senda de mejora de la afiliación.  

¿Qué quiere decir esto? Pues que mientras baja de forma relevante el número de trabajadores inscritos en las oficinas del empleo (127.248 parados menos en junio), el número de cotizantes no mejora. 

Puede parecer una contradicción, pero no lo es, toda vez que se trata de registros estadísticos distintos que no tienen por qué mostrar líneas paralelas. Mientras que el paro registrado está sesgado por todo tipo de condicionantes: la salida de inmigrantes y de nacionales del país en busca de un empleo; el fin de los incentivos para estar dado de alta en una oficina de empleo al acabarse la prestación por desempleo o el número de cursillos de formación que sacan al demandante de empleo de las listas de paro, los datos de afiliación reflejan exclusivamente la coyuntura económica. Las empresas contratan cuando observan un aumento de la demanda. Y ese escenario todavía no ha llegado. Como lo demuestra que la Seguridad Social esté perdiendo afiliados a un increíble ritmo anual de 1.737 cotizantes diarios.  

El aumento de la economía sumergida -los empresarios contratan pero no pagan a la Seguridad Social- puede explicar en parte este fenómeno, típico de coyunturas como la actual.

El caso de la ausencia de incentivos para que un parado continúe dado de alta en las oficinas del antiguo Inem es el más relevante. Los datos dados a conocer esta martes indican, en concreto, que el número de beneficiarios de prestaciones económicas se sitúa en 2.852.801 (dos millones menos que el paro registrado), con un descenso respecto del mismo mes del año anterior del 1,6%.

Caída de la población

Como consecuencia de ello, la cobertura del sistema de protección por desempleo durante el mes de mayo de 2013 bajó hasta el 61,49%, pero es que el mismo indicador en mayo de 2012 fue de 65,33%, lo que supone un descenso en la cobertura del 5,9%. Menos cobertura de desempleo lleva indudablemente a menor duda de demandantes de un puesto de trabajo por el efecto desánimo. No hay incentivos para renovar periódicamente la antigua cartilla del paro. Lo mismo que la reducción de la población residente en España, como acaba de poner de relieve Estadística, lleva inevitablemente a menor población activa. Y la población ha caído en el último año en 113,903 personas a lo largo de 2012. La EPA, que es un indicador más preciso del mercado laboral, ya refleja desde hace algunos trimestres esa reducción de la población activa.  

Los datos de junio, en todo caso, contienen un fuerte componente estacional derivado de la llegada de la temporada turística. Y lo demuestra el hecho de que si desestacionalizan las cifras para poder hacer unas comparaciones homogéneas (trabajo que hacen los propios servicios técnicos del Ministerio de Economía), el resultado es que en junio no bajó el paro en más de 127.000 personas, sino que, por el contrario, creció en 996. Es decir, ya cerca del fin del brutal ajuste del empleo que ha sufrido la economía española desde 2008.

De hecho, todavía hoy, el paro registrado muestra que hay en España un 3,22% más de desempleados que hace un año. Se trata, en todo caso, de la tasa  más baja desde mayo de 2011, cuando la economía española volvió a entrar en recesión y a partir de ahí empeoró de forma súbita el mercado de trabajo.

Hoy, en concreto, hay 148.411 desempleados más que los que había hace un año. Igualmente, hay casi 634.000 cotizantes menos a la Seguridad Social que los que había hace doce meses. Esta enorme diferencia entre una y otra cifra explica lo que está pasando en la economía española. El empleo no despega, pero el ritmo de aumento del desempleo en términos de paro registrado por la administración se ralentiza. Y aunque lo parezca, no es una contradicción.

Fuente: Elconfidencial.com - Carlos Sánchez02/07/2013  

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
EMGCibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8