Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
3 de abril de 2020, 3:11:54
América


Evo Morales en "jaque" por el alza y la escasez de alimentos en Bolivia


No corren buenos tiempos para el gobierno Plurinacional del presidente boliviano Evo Morales, que este jueves fue objeto de crítica por parte de la Central Obrera Boliviana (COB), que puso en entredicho la capacidad del mandatario de gestionar al país, al asegurar de que el Ejecutivo carece de un "plan básico" para atender los problemas económicos de Bolivia, que actualmente afronta una escasez de alimentos que ha conllevado al alza de los precios de los insumos.

 


La Central Obrera Boliviana (COB) criticó al Gobierno de Evo Morales por no tener un plan económico que garantice la soberanía alimentaria del país frente a la escasez y los aumentos de los precios de varios productos en los últimos días.

"No existe una guía básica, llámese plan económico a mediano y largo plazo, que plantee soluciones a los problemas económicos presentes y futuros, lo que genera opiniones y decisiones improvisadas", lamentó la COB en un comunicado.

El mayor sindicato de Bolivia, antes cercano a Morales, también criticó la carencia de una autoridad que solucione "los principales problemas de la economía nacional y que ponga freno a una ola de especulación y elevación de precios" de los principales alimentos.

Aseguró, además, que los "resultados positivos" que Morales presentó al Parlamento el pasado 22 de enero como logros de su gestión no se reflejan "en los bolsillos del pueblo boliviano".

La COB pidió al Gobierno crear una "comisión económica interinstitucional" que elabore propuestas para ajustar la política económica y lograr un desarrollo productivo "que garantice la seguridad y soberanía alimentarias".

Tras el alza del costo de los carburantes líquidos de hasta un 82% que decretó Morales a fines de 2010, varios alimentos se mantienen con precios altos en el mercado, pese a que el mandatario dejó sin efecto esa medida en enero ante la presión social.

Según la Fundación Jubileo, los hogares bolivianos más pobres gastan el 50% de sus ingresos en alimentos, mientras que la FAO indica que un 26% de la población padece "hambre extrema".

En el caso del azúcar, el Gobierno subió dos veces en dos semanas el precio en las tiendas estatales, primero 23% y el lunes hasta un 50%, para frenar la escasez y la especulación.

La medida causó malestar en la población y, según medios locales, agudizó la carencia del azúcar, mientras que otras industrias que dependen de ese producto anunciaron un aumento de costes.

Morales culpó el miércoles de la crisis alimentaria en Bolivia al calentamiento global, al capitalismo y a "algunos empresarios", y sugirió reemplazar el azúcar por miel de abejas frente a la escasez.

"Los médicos dicen que (la miel) es más saludable. Por eso he pensado cómo podemos emprender un programa para instalar colmenas", dijo el presidente, al que hoy critican esa ocurrencia algunos medios informativos porque la miel es mucho más cara que el azúcar.

Entretanto, la prensa destaca que el coste de la carne de pollo subió un 20%, los productores lecheros y ganaderos también prevén aumentos y el transporte público insiste con subir sus tarifas, pese a que el Ejecutivo lo desautorizó.

El sector agropecuario señala que fenómenos climáticos adversos, la inseguridad jurídica y las restricciones a la exportación de ciertos productos incidieron negativamente en la producción, por lo que se prevén problemas de oferta y encarecimiento de más alimentos.

El Instituto Boliviano de Comercio Exterior señaló que el país debe buscar su "soberanía alimentaria", puesto que hay 15 millones de hectáreas de tierras aptas para la producción agrícola y actualmente ni siquiera se utilizan tres millones.

 

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.euromundoglobal.com