Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
24 de octubre de 2020, 2:59:46
Bienestar Salud y Belleza


El verano, el mejor momento para esa cirugía pendiente

  • Nada como un postoperatorio con la tranquilidad del descanso vacacional


21JUL20 – MADRID.- Con el buen tiempo muchas personas quieren lucir bien y aprovechan para hacerse algunos retoques estéticos para arreglar aquello con lo que están a disgusto. Una de las operaciones que más se realizan en esta época es la del aumento de pecho.


Uno de los mayores especialistas en este tipo de operaciones es el Dr. Castro Sierra, en su clínica convenientemente preparada estas intervenciones se realizan aumentos de pecho con un postoperatorio muy sencillo y un resultado excelente.

Llegar a dar el paso de someterse a una cirugía estética no es fácil, aunque los procesos se hayan simplificado muchísimo, se sigue tratando al fin y al cabo de una operación y hay que tener muy claro qué resultado se busca y en qué manos ponerse, para evitar desagradables sorpresas posteriores.

Y el verano es un momento ideal (de hecho se nota el aumento en la demanda), porque se puede realizar ese postoperatorio en una época con menos estrés y trasiego del día a día, y más propensa al descanso y la distensión propios de un periodo de recuperación. Y de paso como en verano lucimos más el cuerpo, es el mejor momento para estrenar nuestra nueva imagen mejorada.

Cambio para siempre

Una de las operaciones estéticas más frecuentes es la del aumento de pecho, porque logra un cambio de cuerpo y mente. Las mujeres se sienten satisfechas con el resultado y ganan en autoestima para siempre. Por algo sólo en España se realizan casi 20.000 operaciones de aumento de pecho al año. Un escote bonito incrementa la confianza y la feminidad.

¿En qué consiste?

Con esta intervención se aumenta el tamaño y se modifica la forma de manera natural. Es aconsejada para cuando las mamas están poco desarrolladas, cuando hay una dismetría o pérdida de masa, o simplemente por sus bondades estéticas.

En general cualquier mujer puede someterse a una operación de pecho pero han de cumplirse dos requisitos; por un lado que el desarrollo físico haya finalizado (normalmente a partir de los 18 años) y que haya una madurez mental en el sentido de que la mujer tenga muy presente que ese cambio se va a producir y que lo que busca ha de ser acorde a su cuerpo. El cirujano tiene que aportar su experiencia en este sentido y hay que saberle escuchar y dejarse aconsejar por él.

No hay que escatimar en gastos y menos aún cuando hemos aprendido tanto de la importancia de mantener la higiene en los entornos de la salud. Vale la pena escoger a un buen cirujano con una trayectoria profesional demostrable.

La importancia del momento

El verano es una buena ocasión porque por lo general se dispone de más tiempo para el descanso pero lo importante es que se elija una época en la que se tenga la disponibilidad suficiente tanto para la intervención como para la recuperación. Aunque el postoperatorio en estas intervenciones es cada vez más liviano, conviene reservarse entre cinco y siete días después de la intervención para mayor tranquilidad.

En esta línea también hay que tener en cuenta el plano temporal cuando se trata de operar el pecho después de haber sido madre, porque muchas buscan ese resultado natural de tener el pecho como antes del embarazo. Aquí se trabaja por lo general con prótesis menores y técnicas reconstructivas.

En definitiva, compensa lanzarse a dar el paso de realzar el pecho y el escote. Se trata de una tendencia a la que cada vez se suman más mujeres.

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.euromundoglobal.com