Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
15 de julio de 2020, 7:51:13
América


Así es el búnker en el que Trump se refugió de las protestas

  • Ante las protestas de cientos de ciudadanos indignados por el asesinato del afroamericano George Floyd a manos de un policía en Minneapolis, el mandatario y su familia fueron trasladados al PEOC, un búnker subterráneo construido para resistir un ataque nuclear.


02JUN20 – WASHINGTON – EEUU.- Impenetrable. Pensado para soportar una explosión nuclear o el impacto de un avión de pasajeros. Accesible solo a través de un laberinto de escaleras, túneles y puertas de metal fortificado. El Centro Presidencial de Operaciones de Emergencia (PEOC, en inglés) es una construcción subterránea a la que solo se tiene acceso desde la Casa Blanca y que está pensada para salvar al presidente de Estados Unidos, su familia y funcionarios claves del gobierno ante una eventual catástrofe.


El viernes, este búnker fue utilizado por primera vez por un presidente estadounidense desde que fue construido. Según reportes de la cadena CNN, Donald Trump, su esposa Melania y su hijo Barron fueron trasladados por el Servicio Secreto ante las incontrolables protestas de cientos de ciudadanos que llegaron hasta la residencia presidencial indignados por el asesinato del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco, el lunes pasado en Minneapolis.

Una de las primeras cosas que escucharás si te detienes a apreciar la imponente Casa Blanca desde el parque Lafayette, que se encuentra justo enfrente de la entrada principal, será a los guías turísticos explicándoles a los visitantes de distintas partes del mundo que la construcción es similar a un iceberg.

“Solo vemos una hermosa construcción de tres pisos, pero hay niveles subterráneos ocultos que han sido utilizados para instalar desde centros de comunicaciones hasta piscinas o pistas de boliche para los mandatarios”, explicaba uno de estos guías durante una tarde a mediados del 2016.

Una de estas construcciones misteriosas es precisamente el PEOC, cuyos planos y detalles permanecen clasificados por seguridad, pero de la que nos podemos hacer una clara idea gracias a diversos reportes emitidos por escritores, periodistas y algunos funcionarios que estuvieron en él.

La primera versión del búnker habría sido construido durante la Segunda Guerra Mundial, como un refugio para el entonces presidente Franklin D. Roosevelt debajo del Ala Oeste. Entre 1948 y 1952 el nuevo inquilino del 1600 de la Av. Pennsylvania, Harry Truman, incluyó una ampliación del búnker como parte de las remodelaciones a las que sometió a la Casa Blanca.

En 1987, con Ronald Reagan en la presidencia, un nuevo pasadizo secreto fue construido, conectado a la Oficina Oval del mandatario con el búnker. Se accedía a él a través de unas escaleras secretas escondidas tras una pared.

Sin embargo, no sería sino hasta el 2001 cuando el búnker fue utilizado para una evacuación de alto nivel. Durante los ataques del 11-S, el vicepresidente Dick Cheney fue “literalmente cargado y llevado” por agentes del Servicio Secreto, según cuenta Robert Swansbrough en su libro Test by Fire: The War Presidency of George W. Bush publicado en el 2008.

La entonces asesora de Seguridad Nacional, Condoleeza Rice, la Primera Dama, Laura Bush, y otros funcionarios de alto nivel también fueron llevadas al PEOC. El Servicio Secreto temía que tras atacar a las Torres Gemelas y al Pentágono, algún avión tuviese como objetivo a la Casa Blanca. El mandatario George W. Bush se encontraba en Florida al momento de los ataques terroristas, por lo que no fue trasladado al búnker.

“Me hicieron bajar las escaleras y atravesar un par de puertas de acero enormes que se cerraron detrás de mí con un gran silbido, sellándose herméticamente. Estaba en uno de los pasillos subterráneos sin terminar debajo de la Casa Blanca, en dirección al PEOC, construido para el presidente Franklin Roosevelt durante la Segunda Guerra Mundial. Caminamos por viejos pasillos de baldosas con tuberías colgando del techo y todo tipo de equipos mecánicos. El PEOC está diseñado para ser un centro de comando durante emergencias, con televisores, teléfonos e instalaciones de comunicaciones”, escribió al respecto Laura Bush en sus memorias, publicadas en el 2010.

Fotografías publicadas por el Archivo Nacional de Estados Unidos en el 2015 y 2016 muestran registros gráficos de aquella jornada. Posteriormente, el comandante Anthony Barnes detallaría que comprenden un total de “3 o 4 habitaciones” incluida una desde la que podían realizar las funciones de vigilancia. Además, en el libro Raven Rock, del periodista Garrett M. Graff, se añade que el complejo subterráneo mide unos 55 metros cuadrados.

Tras la fatídica jornada, se ordenó una serie de mejoras para el PEOC las cuales habrían estado dirigidas por el mismo Cheney, quien encontró que el búnker no se encontraba totalmente preparado para ese tipo de situaciones. Los arreglos incluyeron una mejora en los sistemas de ventilación, de control y comunicación con el exterior.

Durante la administración de Barack Obama (2009-2017) se destinaron US$375 millones para lo que suponía una “mejora en los sistemas de aire acondicionado y mecánicos” en esa zona. Esto habría incluido una mejora en el PEOC, ampliando el área a cinco ambientes y actualizando los sistemas de comunicación e informática para permitir que el presidente pueda operar durante largos periodos al interior del mismo.

No existe evidencia de que Obama haya utilizado alguna vez el búnker para refugiarse. En el caso de Bush, por otro lado, al llegar a Washington D.C. esa misma noche, el Servicio Secreto sugirió que pasara la noche en el búnker junto a su esposa. “No vamos a dormir aquí abajo. Vamos a subir las escaleras y nos pueden traer si pasa algo. Tengo que dormir en nuestra propia cama”, habría respondido el mandatario según las memorias de la exprimera dama.

En cuanto a Trump, el informe de CNN apunta a que el mandatario pasó casi una hora luego de que el Servicio Secreto elevara a rojo la condición en la Casa Blanca por las protestas frente a la residencia presidencial, una de las que se desataron hasta en 140 ciudades estadounidenses.

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.euromundoglobal.com