Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
23 de septiembre de 2020, 9:44:45
Chile


Unas cuarenta ballenas sei frecuentan el Estrecho de Magallanes cada verano

  • Estos cetáceos llegarían allí para comer. Científicos les instalaron GPS a algunos ejemplares para seguir sus movimientos, los que aún son un misterio para los expertos. Se dejan ver por breves segundos.

Por Annemarie Balde Loosli (*)

19MAR20.- Recelosas muestran apenas su aleta dorsal y basta ese pequeño instante para dejarse cautivar por el chorro de agua que desprende su respiración. Son cerca de 40 ballenas sei ( Balaenoptera borealis ), que solo hace unos tres veranos nadan por el Estrecho de Magallanes, frente a Punta Arenas.


Se las puede observar sin dificultad desde cualquier lugar de la ciudad y han llamado la atención de científicos que las siguen con cautela para instalar en sus lomos dispositivos con GPS y así monitorearlas de manera satelital para conocer sus desplazamientos.

¿Por qué eligen estas costas?, ¿a dónde van?, ¿qué hacen allá?, ¿dónde se dirigen? Esas son las preguntas que intentan responder los biólogos Héctor Guzmán, investigador del Smithsonian Tropical Research Institute (STRI), y Juan Capella, de la empresa de turismo científico WhaleSound, quienes desde el 22 de febrero siguieron de cerca a este grupo de misteriosas ballenas sei.

Aparentemente, esta especie no llegaría a las aguas tropicales como la ballena jorobada, que también frecuenta las aguas del Estrecho. “Desconocemos dónde van a reproducirse. Creemos que sería en aguas subtropicales, si son oceánicas o costeras, tampoco lo sabemos”, explica Guzmán.

Especie protegida

Entre ocho y diez horas al día, a bordo de una pequeña embarcación, los especialistas siguieron sigilosamente a estos enormes cetáceos. Apenas tenían 10 o 20 segundos, que es el tiempo máximo que estos mamíferos marinos se asoman fuera del agua, para instalarles los transmisores.
“Son muy ágiles estas ballenas, se parecen a un delfín, porque son muy estilizadas y eso les permite moverse rápido. Alcanzan hasta 40 kilómetros por hora, por eso se hace un poco complejo seguirlas y, más aún, instalar el GPS”, cuenta Capella. Pese a eso, tres cetáceos pudieron ser alcanzados y gracias a ello ser monitoreados desde el 1 de marzo.

Las ballenas sei son el tercer cetáceo de mayor tamaño en el planeta después de las ballenas azules y las ballenas fin. Están clasificadas en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como en peligro. En 2015, más de 300 ejemplares vararon masivamente en las costas del Golfo de Penas por razones que todavía se investigan.

Un inconveniente no previsto por los especialistas es que una de las tres ballenas marcadas varó muerta el fin de semana pasado frente a la costa del Estrecho.

Nuestra interpretación a partir de fotografías y conversaciones con médicos veterinarios es que posiblemente fue impactada por algún tipo de embarcación. Presentaba una especie de gran hematoma”, dice Guzmán.
Y agrega: “Esto nos desanima enormemente, porque queríamos recoger suficiente evidencia de sus movimientos. La intención que teníamos era marcar 12 y créame que lo intentamos”.

Aguas subtropicales y ballenas

Cada GPS instalado tiene un valor de 2.500 dólares. “Es una ballena muy poco estudiada, por lo que pensamos que somos los primeros que las hemos marcado en el hemisferio sur”, sostiene Guzmán.

Los registros que han podido conseguir hasta ahora muestran que las ballenas se han desplazado a través del área central del Estrecho, desde el sector de Cabo Negro, a 50 kilómetros al norte de Punta Arenas y Cabo San Isidro, a 40 kilómetros al sur de la ciudad. Pero sus movimientos posteriores son un misterio. “No sabemos si se van al lado del Pacífico o al del Atlántico”. La señal puede durar meses y los sensores quedaron bien anclados, por lo que pese a la pérdida de un ejemplar, esperan obtener igualmente valiosos resultados, asegura el biólogo del STRI.

Capella explica que a futuro esta investigación podría permitir establecer un nuevo atractivo turístico en Magallanes y ofrecer el avistamiento de ballenas desde la costa de la ciudad. “No sabemos por qué recorren este sector. Una hipótesis es que acá hay más alimento”, comenta el biólogo. A diferencia de las ballenas jorobadas, que frecuentan el área de la isla Carlos III a varias horas de la capital regional, las ballenas sei se desplazan prácticamente junto al puerto.

Sabemos muy poco de ellas, por eso necesitamos estudiarlas. Chile ha declarado como protegidas a todas las especies de ballenas y eso nos impone conocer más de ellas”, dice Capella. Si se logra establecer un recorrido, se podría cautelar su paso en la cercanía de embarcaciones, asegura.

Estrecho de Magallanes

El estrecho de Magallanes, posee una importancia fundamental para la navegación global, es por aquí por donde se dio por primera vez la vuelta al mundo en 1520, por Hernando de Magallanes, de quien el estrecho recibe su nombre.

Sus 560 kilómetros están repletos de historia y aventura. Es a orillas de este afamado paso interoceánico que se encuentra la cosmopolita Punta Arenas, puerta de entrada a la Patagonia y Antártica.

En sus alrededores podrás vivir la experiencia de contemplar impactantes paisajes, realizar variadas actividades, entre las que destacan, trekking, cabalgatas, kayak en el estrecho de Magallanes, observación de avifauna, entre muchas otras.

www.ablturismo.com

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.euromundoglobal.com