Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
20 de septiembre de 2020, 8:49:07
Bienestar Salud y Belleza


Estrés y ansiedad como consecuencia y no como causa


24ENE20 – MADRID.- Actualmente vivimos en una época repleta de cambios, presión, problemas de índole económico, social, ambiental, etc. Todo esto repercute de forma directa o indirecta en nuestra salud, convirtiéndose a veces en un problema serio.


Estos factores pueden provocarnos trastornos de ansiedad y estrés, sin embargo, en numerosas ocasiones la ansiedad y el estrés aparecen a consecuencia de otras afecciones emocionales. Para ello siempre puedes encontrar ayuda especializada en centros como el de Bárcena Psicólogos Bilbao.

¿Qué es el estrés?

Reconocemos como síntomas de estrés, el cansancio mental y físico causado por situaciones o pensamientos en los que nos vemos superados (una alta demanda en el trabajo, cargas familiares, falta de tiempo libre, etc.), lo cual provoca un alto nivel de frustración a la persona que las sufre.

Los principales síntomas del estrés pueden ser físicos: cansancio, dolores musculares o de cabeza, insomnio, sudoración, fatiga…. Por otro lado, puede presentar otros síntomas como: miedo, desmotivación o inestabilidad emocional, entre otros. Además, puede derivar en otras enfermedades.

Cuando el estrés lo sufrimos exclusivamente en torno a nuestro trabajo, recibe su nombre propio: “burnout” o síndrome del trabajador quemado. Se trata de cuando los síntomas citados anteriormente son provocados por nuestro trabajo, lo cual crea en nosotros sentimientos negativos hacia el trabajo y por lo tanto una bajada del rendimiento laboral.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad no deja de ser una respuesta de defensa de nuestro cuerpo y mente. Ante situaciones desconocidas o de peligro, nos pone en alerta para defendernos de una amenaza. Hasta ahí la ansiedad es algo positivo. Sin embargo, deja de serlo cuando, lo que nuestro cuerpo y mente reconoce como amenaza no lo es realmente. Es entonces cuando reconocemos como amenaza situaciones, lugares o incluso personas que realmente no suponen ningún peligro para nosotros. Ese estrés continuo puede desencadenar en lo que se conoce como ansiedad.

Los síntomas físicos de la ansiedad pueden ser: ataques de ansiedad, taquicardias, problemas de sueño, cansancio y una larga lista más. En cuanto a lo mental, algunos de los síntomas pueden ser: ideas y pensamientos negativos, preocupación constante, angustia, etc. Es importante destacar que acudamos a un especialista en ansiedad siempre que lo encontremos necesario.

¿Sabías qué otras afecciones emocionales pueden provocar estrés y ansiedad?

Como hemos hablado, el estrés y la ansiedad pueden aparecer en nuestra vida por sí solos. Sin embargo, en otras ocasiones se pueden convertir en consecuencias, y no causa, de otras afecciones que sufrimos, independientemente de su naturaleza. Tratándose ambas de respuestas de nuestro cuerpo y mente ante situaciones que no podemos controlar o que tememos, es fácil que aparezcan a raíz de otras enfermedades. No dejan de ser cosas que se escapan de nuestro control y que tememos, ya que ponen en riesgo nuestra salud.

Como por ejemplo cuando sufrimos trastornos depresivos, bipolares, obsesivos compulsivos, etc. Además de tener síntomas parecidos en ciertas ocasiones, estos nos pueden provocar estrés ya que no somos capaces de controlar nuestro cuerpo o mente al 100%. Se podría decir que es nuestra propia mente y cuerpo los que se convierten en una amenaza para nosotros mismos. Sumado a la inseguridad y temor que podemos sufrir ante el desconocimiento de nuestra afección y sus síntomas, esto puede desencadenar en ansiedad.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha calculado que aproximadamente un 30% de la población sufrirán trastornos de ansiedad al menos una vez a lo largo de su vida. Basándonos en los aproximadamente siete mil millones de personas que habitan el mundo en la actualidad, serían más de dos mil millones de personas las que padecerán de ansiedad alguna vez en su vida.

Para evitar desencadenar esta afección, o mejorar los síntomas que descubren que sufrimos de ansiedad, algo que debemos tener muy en cuenta respecto a nuestra salud mental, es que el hecho de pedir ayuda no tiene que significar nada negativo. No es un síntoma de debilidad sino de fortaleza el ser conscientes y admitir que necesitamos apoyo y/o ayuda psicológica en determinados momentos de nuestra vida.

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.euromundoglobal.com