Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
2 de junio de 2020, 13:38:08
Inmigración

Opinión: “Alemania, el deseo europeo...”


No es oro todo lo que reluce...

Por José Mateos Mariscal – desde Alemania


14DIC19.- Soy Jose Mateos Mariscal, trabajador autónomo en en mi país, España, perjudicado por una crisis económica. Perdí todo: mi piso, mi coche, todo menos mi dignidad. Después de dos desahucios la crisis me transportó a Alemania con mi mujer y mis dos hijos (mi chica de 12 y mi chico de 8 en aquel entonces, 2013).


Un 3 de junio decidimos embarcarnos en la aventura (tuvimos que elegir entre la aventura o perder a los chicos y la ayuda social que percibíamos). Nuestra situación era la de estar de desahucio en desahucio y los asistentes sociales estaban tras nosotros. Vivíamos la odisea de una familia en paro.
Llevo viviendo en Alemania 7 años y me gustaría decirles que no es oro todo lo que reluce: sobre todo en lo que al tema laboral se refiere, y sobre la idea que tienen algunos muy equivocada, pues no todos los alemanes van en BMW y Mercedes.
Si eres una persona con título universitario o un trabajador especializado sí se puede encontrar un buen puesto de trabajo bien remunerado. Eso sí, en la mayoría de los casos tienes que saber hablar alemán o por lo menos defenderte muy bien.
Si no eres del grupo de los trabajadores especializados no lo vas a tener nada nada fácil para encontrar un buen puesto de trabajo. Eso sí, si quieres trabajar en «algo» y que te den mil ó mil y poco euros limpios al mes sin saber hablar el idioma y poder ganarte la vida honradamente creo que no hay problema. Aquí les dicen «Produktion» o «trabajos de producción». Fábricas, trabajos monótonos…
También tengo que decir que si lo solicitas, el Estado te paga un «Deutsch Intensive Kurs» o curso intensivo de alemán que dura varios meses. Yo lo estoy haciendo cada día 4 horas. Es un tostón pero se aprende mucho. Si vives aquí y no hablas el idioma te sentirás desplazado y desamparado.

El alemán es bastante complicado de aprender y lleno de trampas para que los extranjeros no podamos aprenderlo nunca bien del todo. Además, de un pueblo a otro cambia la pronunciación de algunas palabras. El único consuelo que me queda es que entre ellos mismos a veces no se entienden. En el segundo trabajo que tuve, en HAYKO (¡¡jo!!!…aún recuerdo el olor a goma quemada…) había dos alemanes, uno del norte y otro del sur y acabaron entre ellos hablando en... inglés !!!
Vivir en el extranjero, no es sinónimo de riqueza, buena vida y buen trabajo... Vivir en el extranjero es mas bien sinónimo de mucha lucha, de trabajo muy duro, de mucho sacrificio, soledad, nostalgia, valentía, de sobrevivencia, de ser humillado, despreciado, y en muchas ocasiones, hasta abusado.
También es sinónimo de tener que renunciar a muchas cosas, y sacrificarse por otras con el fin de tener una vida mejor, que en algunos casos se logra y en otros, es una constante lucha.
Esto es para todos aquellos que no han salido de su tierra, y se atreven a criticar a todos aquellos que una vez con un poco de valentía, o de miedo, de esperanza, y sobretodo con mucha fe en Dios nos atrevimos a dejar nuestra tierra por vías diferentes para buscar nuevos horizontes y un futuro mejor, pero siempre con el corazón puesto en nuestra tierra natal.

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.euromundoglobal.com