Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
6 de diciembre de 2019, 3:33:35
Sociedad


Coches de radiocontrol: Viviendo el hobby


15NOV19 – MADRID.- Los coches teledirigidos son uno de los pasatiempos más extendidos y con más adeptos a nivel mundial. Bien sea por afición personal o por transmisión de padres a hijos, lo cierto es que no hay motivación mayor que iniciarse en este mundo y poder vivir el hobby al máximo. Por ello, si te planteabas qué regalarle a tus hijos estas Navidades, hoy te explicamos por qué un coche radiocontrol podría ser el obsequio que buscabas..


Un poco de historia

Los primeros vehículos radiocontrol fueron desarrollados en la década de los 50 para servir en la II Guerra Mundial vía aérea. Si bien sus baterías eran de corto alcance, esto despertó la curiosidad de muchas personas, que se plantearon el rediseño de estos primeros modelos.

Surge, así, en los 60, el coche de radiocontrol, entendido como un vehículo a escala con cuatro ruedas que es impulsado. Para ello, se trató de refinar el diseño mediante un motor de gasolina, lo cual dio lugar al comienzo del hobby, que fue sufriendo aún más modificaciones a lo largo de los 70 hasta llegar a su punto álgido en los 80, con vehículos a escala de distintas modalidades, impulsados por gasolina, nitro o electricidad.

Los coches radiocontrol a día de hoy

A pesar de que la afición por los coches de radiocontrol no es la que fue en un pasado, continúa habiendo grandes coleccionistas interesados en el modelaje y construcción de estos vehículos, así como en las carreras de competición de los mismos.

Más allá de eso, lo más atractivo es, quizás, el hecho de tratarse de un pasatiempo sano, divertido y muy útil para estrechar lazos entre padres e hijos, puesto que permite a los padres transmitir parte de su infancia e involucrar a los niños en actividades enriquecedoras más allá de los videojuegos.

Tras unas breves encuestas a padres aficionados a los coches de radiocontrol, se hallaron relaciones bastante sanas con sus hijos, debido a que, al compartir un hobby común, había una mayor comunicación. Pero no sólo eso, sino que esa comunicación se extendía a temáticas más allá de los propios coches, probablemente suscitada por la confianza y el apego generados por pasar varias horas a la semana juntos.

Lo más interesante es que pasatiempos de esta índole son transmitidos generacionalmente, por lo que en aquellas familias en las que los padres compartían su pasión por los coches teledirigidos con sus hijos e hijas, había un ambiente más distendido y afectivo, que nuevamente era transmitido a generaciones posteriores.

¿Por qué regalar un coche teledirigido por Navidad?

Como se viene diciendo, un coche radiocontrol no es sólo un primer paso hacia relaciones duraderas y fuertes, sino un ámbito de interés que puede dar lugar a una bonita tradición familiar. No se trata, por tanto, de regalar un juguete, sino de regalar una ilusión.

Contando con que una de las comunidades más enraizadas es la de la de los coches RC, nunca os faltarán figuras de referencia para aprender curiosidades sobre estos vehículos que poco distan de los coches reales.

En un primer momento y para iniciar a tu hijo, lo mejor es regalarle un camión RC, puesto que es grande, vistoso y poderoso, cualidades que encandilarían a cualquier niño y lo harían la envidia de todos sus amigos.

A partir de ese regalo es fácil captar su atención y comenzar poco a poco a explicarle las curiosidades de su mecánica, así como enseñarle a manejarlo. Debido a sus proporciones y a las características de sus ruedas, el deslizamiento es menos resbaladizo y más estable, lo cual despertará el deseo coleccionista de tu hijo.

Así que, está claro, si buscas un regalo educativo y duradero para tus hijos, plantéate los coches de radiocontrol, ¡son un acierto seguro!

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.euromundoglobal.com