Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
23 de septiembre de 2019, 19:22:48
Economía


Qué diferencia hay entre un préstamo y un crédito

  • La principal diferencia entre un préstamo y un crédito es que mientras con el préstamo tienes todo el dinero desde el principio (que luego devuelves en cuotas mensuales) en el crédito, tienes acceso al dinero sólo cuando lo solicitas expresamente.


01AGO19 – MADRID.- A pesar de que la crisis de 2008 afectó negativamente a todos los sectores, hubo un negoció que experimentó su boom y desde entonces sigue en el candelero: la financiación rápida.


Los anuncios de préstamos y créditos rápidos nos siguen allá donde vayamos. Los verás en paradas de autobuses, en la televisión, en publicaciones online y los oirás por la radio.

De hecho, seguramente ya hayas notado que préstamos y créditos rápidos se anuncian casi por igual. Por eso, quizá te preguntes: ¿Cuál es la diferencia?

Según LoanScouter la diferencia entre un préstamo y un crédito es que, por un lado, con el préstamo tienes todo el dinero desde el principio y, luego, vas devolviéndolo poco a poco. Por otro lado, el crédito te da acceso al dinero, pero realmente no lo tienes hasta que no lo solicitas.

En la práctica, esto tiene una consecuencia importante. Con el préstamo pagas intereses desde el momento en que lo contratas y recibes el dinero. Con el crédito, no pagas nada, al menos en concepto de intereses, si no usas ese dinero.

Dicho de otra forma el préstamo suele usarse para un gasto que se sabe que se va a tener y el crédito es una disponibilidad de dinero por lo que pueda pasar.

Por terminar de aclararlo el crédito es el servicio que ofrece una tarjeta de crédito. ¿Te habías preguntado porque no se llaman tarjetas de préstamo? Sencillo. Solo pagas intereses si usas el dinero del crédito, pero si no lo usas no. Por eso, para muchos consumidores puede ser recomendable pedir a su banco que la tarjeta cargue los pagos instantáneamente y no a final de mes, ya que si lo hace a final de mes se devengarán intereses. Cargarlos al final del mes sigue la idea de que será entonces cuando el consumidor cobre la nómina y tenga más liquidez. Tiene su lógico, pero también un coste.

Por tanto, la diferencia es clara y sencilla. Sin embargo, cuando hablamos de créditos y préstamos rápidos tenemos que matizar esto. Muchos proveedores de este tipo de financiación solo la ofrecen durante plazos muy cortos que van de una semana a treinta días. En estos casos, aunque usen la nomenclatura crédito, muchos de ellos están hablando realmente de préstamo.

El hecho de que la gente de la calle suela confundirlos, hace que los creativos de publicidad también los usen indistintamente.

Dicho esto, es cierto que algunos proveedores ofrecen un servicio muy parecido al crédito. Una vez el cliente tiene abierta la cuenta, el proceso de solicitud es tan rápido y con pocos trámites que casi se podría considerar un acceso constante a financiación. No obstante, se puede decir que siempre que el prestamista haga comprobaciones antes de conceder la financiación, hablamos de préstamo. Con el crédito, las comprobaciones se hacen solo la primera vez y luego el acceso a la financiación es más libre. Aunque, en realidad, el prestamista puede hacer comprobaciones periódicas, pero no es necesario que estén vinculadas con una solicitud.

Si realmente buscas un crédito, para evitar la confusión entre estos dos productos financieros, puedes aclarar lo que quieres utilizando el término línea de crédito en lugar de solo crédito.

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.euromundoglobal.com