Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
22 de septiembre de 2019, 14:00:37
Economía


La economía compartida (sharing economy), una tendencia al alza

  • El Financial Times define la economía compartida como «aquella que facilita el intercambio directo de bienes y servicios entre particulares».


29JUL19 – MADRID.- Hace muy pocos años, si una persona quería aprender otro idioma no tenía más remedio que pagar un curso o un tutor en las cercanías de su casa; hoy día con solo unos clicks puede contratar a un hablante nativo del idioma buscado, a miles de kilómetros de distancia.


Esta modalidad de intercambio que nace en la red se ha convertido en toda una nueva economía. La economía compartida recupera la idea de intercambio propia del trueque, pero agregando nuevas metodologías. Lo central, entonces, sigue siendo intercambiar una cosa por otra. Con esta modalidad se puede conseguir lo que se busca pagando un monto más accesible y sin intermediarios.

Gracias a lo que se conoce como economía compartida o colaborativa actualmente es posible encontrar personas dispuestas a intercambiar su conocimiento, habilidades, su automóvil, su tiempo o hasta su vivienda por un pago asequible, a través de los servicios de conexión persona a persona que ofrecen plataformas digitales especializadas, donde podemos encontrar quienes –por ejemplo- están interesados en el uso temporal de un producto, como sucede con vehículos que cubren una ruta utilizada por diversos usuarios, o también buscan servicios tan disímiles como el uso temporal de herramientas o el alquiler de una autocaravana, como Campanda, para unas vacaciones

La economía compartida tiene una potencia que ha afectado virtualmente todas las industrias de consumo al detalle. Esta revolución no se reduce sólo a Uber o Airbnb, quizás los dos íconos que encabezan la lista de plataformas colaborativas exitosas; hay una diversidad enorme de empresas en variedad de industrias.

Este modelo de negocios se ha viralizado rápidamente hacia otros mercados tales como: transporte compartido entre ciudades, experiencias de viaje, contactos profesionales, apartamentos, casas y habitaciones, préstamos y financiaciones.

¿CÓMO FUNCIONA LA ECONOMÍA COMPARTIDA?

Este tipo de negocios funcionan a partir de una plataforma tecnológica que une la oferta con la demanda. Es decir, une a quienes ofrecen un producto o servicio, con quienes están interesados en adquirirlo.

A través de este tipo de economía todas las partes se benefician: quien ofrece, quien recibe y quien hace la unión entre ambos.

Un ejemplo de este tipo de economía es Uber, la compañía que funciona a través de una aplicación que opera servicios de transporte privado en algunas de las ciudades más importantes del mundo.

Uber ofrece un servicio similar al de un chófer privado, con Wi-Fi en la unidad, agua de cortesía y atención personalizada. Además, permite rastrear por GPS a la unidad, se paga con tarjeta de crédito desde el celular, se puede dividir la tarifa entre los integrantes vía electrónica y aparecen los datos de contacto del chófer para mayor seguridad y en caso de algún imprevisto.

Otra exitosa aplicación es AirBnB, la cual permite alquilar casas o apartamentos en cualquier ciudad del mundo. Esta plataforma permite a las personas obtener un ingreso extra alquilando habitaciones adicionales en su vivienda, o alquilando su departamento o su casa mientras no están, además de permitir a los viajeros hospedarse en lugares increíbles a buenos precios durante sus vacaciones.

Además, AirBnB facilita el intercambio social, incrementando la red de contactos en todas partes del mundo.

La economía compartida fomenta considerablemente el emprendimiento, dando lugar a nuevos modelos de negocio y a soluciones innovadoras que permiten distribuir mejor la riqueza y además lograr que cada quien emprenda su pequeño negocio e ingrese una cantidad considerable haciendo aquello que más le apasiona.

Beneficios de la Economía colaborativa

Internet y las nuevas tecnologías han impulsado modelos de consumo alternativo en los últimos años. La relación entre quien ofrece un producto y quien tiene una necesidad concreta está cambiando de manera significativa.

Uno de los modelos que más adeptos gana día tras día es la economía colaborativa, el cual se basa en prestar, alquilar, comprar o vender productos en función de necesidades específicas y no tanto en beneficios económicos. De hecho, en este sistema es posible que el dinero no sea el único valor de cambio para las transacciones.

Los servicios son considerados bienes de intercambio. Por ejemplo, una persona que pueda ofrecer alojamiento a otra durante unos días, puede intercambiar este servicio por unas clases de inglés o francés.

Finanzas colaborativas:

Microcréditos, préstamos, ahorros, donaciones y vías de financiación se incluyen en este subgrupo de la economía colaborativa. Los usuarios se ponen en contacto para satisfacer necesidades en cualquiera de estos aspectos. El mejor ejemplo lo vemos en el crowfunding modelo de financiación para aquellos que deseen aportar capital a ciertas iniciativas de forma desinteresada y que ayudan a quienes no tienen acceso a la banca tradicional.

Principales beneficios del consumo colaborativo

Algunos de los más destacables son:

  • El ahorro. La mayoría de productos o servicios que se ofrecen a través de este sistema tiene precios módicos o, incluso, simbólicos.
  • Desarrollo sostenible. La economía colaborativa estimula el segundo uso de los productos. Lo que alguien ya no necesita, puede tener un nuevo destinatario en alguna red de contactos. Se aboga por un consumo moderado.
  • Gestión de recursos. Otro principio de la economía colaborativa es que si a alguien sirve una cosa, lo más probable es que a otra persona también. ¿Por qué no compartirlo? El mejor ejemplo son los viajes en coche por carretera, que pueden servir para llevar a varios pasajeros con destinos próximos.
  • Mayor oferta. Los productos con un segundo uso y los servicios compartidos amplían la oferta de los mercados tradicionales. Sin la economía colaborativa, es posible que éstos nunca vieran la luz.
  • Beneficio medioambiental. La reutilización y los servicios compartidos son una buena manera de contribuir al cuidado y la sostenibilidad de los entornos.

Las Plataformas en Internet

Las plataformas que sirven de puente en estos casos dan la posibilidad de realizar comentarios sobre ambas partes. Esto sirve para que exista más confianza en el intercambio, además de validar que lo que se ofrece es tal cual o no.

Los comentarios y reseñas en plataformas de economía compartida ayudan a posicionar tanto a los productos como a los usuarios. Básicamente, la economía compartida ofrece un medio alternativo para adquirir productos o servicios. No apunta a contratar o comprarle a una empresa, se trata más bien de conseguir lo que uno necesita de otra persona que lo ofrece. Hay una oferta y una demanda, pero a un nivel individual y social.

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.euromundoglobal.com