Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
16 de octubre de 2019, 11:08:55
Bienestar Salud y Belleza


Cuándo es más peligroso tomar el sol en verano y precauciones a tomar


18JUN19 – MADRID.- Con el verano y el ritual de bronceado aumenta el riesgo de enfermedades de la piel, como el melanoma, un cáncer de piel muy peligroso. Los dermatólogos aconsejan, en primer lugar, la prevención, así como una visita al médico lal regresar de las vacaciones. Aprende las precauciones que debes seguir al tomar el sol en este verano.


Los peligros del sol

Si bien es cierto que tomar el sol nos brinda una dosis necesaria de vitamina D, el exceso de exposición puede traducirse en graves consecuencias para la salud. Esto no significa que debas estar encerrado sin disfrutar de la playa o de la piscina, sino que debes cuidarte.

Se ha demostrado que el sol en exceso es dañino sin importar la estación, pero el riesgo aumenta en el verano porque incrementa el índice UV. Los peligros de tomar sol se multiplican cuando se hace entre las 11:00 y las 15:00, ya que llega con mayor intensidad. Por eso es mejor broncearse en unas horas diferentes a las mencionadas.

No importa que uses protector solar, pues a pesar de su efecto protector, los rayos UV pueden penetrar y llegar a la dermis. Y aquí comienzan los problemas y los efectos negativos.

Primero dañan el ADN de las células de la piel. En la mayoría de los casos, si este daño no se repara conduce a la muerte de las propias células. A veces también pueden transformar algunas células en un tumor canceroso, haciendo que crezcan incontrolablemente.

¿Por qué ocurre esto? El peligro radica en la radiación ultravioleta (UV), especialmente porque es invisible y no proporciona una sensación de calor. Los rayos UVA son responsables del envejecimiento acelerado de la piel, donde penetran profundamente.

Más superficiales, los rayos UVB son los rayos que nos broncean al estimular nuestra producción de melanina. Ambos tipos de rayos pueden causar daños irreversibles a la salud cuando la exposición es demasiado intensa.

En una dosis demasiado alta, los rayos UV pueden causar:

  • Quemaduras solares de segundo, tercero y, a veces, cuarto grado.
  • Ceguera temporal o incluso daños en los ojos irreversibles.
  • Cáncer de piel llamado melanoma o carcinoma.

Precauciones a tener en cuenta

Existen diversos tipos de piel y todas requieren protección. Sin embargo, deben ser mayores los cuidados en las pieles 1 (aquella muy clara con ausencia casi total de melanina), y 2 (piel clara con poca cantidad de melanina). Estas pieles presentan una capacidad de defensa es bastante baja, lo que aumenta el riesgo de daño permanente.

Si quieres protección óptima contra los rayos del sol durante el verano, podrás conseguirla poniendo en práctica las siguientes recomendaciones:

  • Evitar la exposición excesiva y, en consecuencia, las quemaduras solares, especialmente si tienes un tipo de piel 1 o 2.
  • Exponerse gradualmente para permitir que tu piel desarrolle un bronceado natural.
  • Proteger a los niños. Los menores de un año no deben exponerse al sol.
  • Evitar la exposición al sol en las horas centrales del día. Entre las 11:00 y las 15:00 en horario de verano.
  • Usar ropa clara, sombrero con visera y gafas de sol.
  • Aprovechar la sombra natural o extender sombrillas y toldos, por ejemplo.
  • Utilizar protector solar adecuado para tu tipo de piel, con filtros para rayos UVA y UVB. En caso de alergia o intolerancia al sol consulta al dermatólogo.
  • El protector solar debe aplicarse en dosis adecuadas y varias veces durante la exposición al sol.
  • Prestar especial atención a ciertas partes del cuerpo, como nariz, orejas, pecho, hombros, cuero cabelludo.
  • Evitar el uso de rayos UVA.

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.euromundoglobal.com