Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
20 de julio de 2019, 22:01:57
Opinión

Opinión:


Encuentros en los aeropuertos

Por Concha Pelayo (*)

17MAY19 – ZAMORA.- Hace unos cuantos años viajaba yo desde Hannover (Alemania) a Madrid, haciendo escala en Frankfurt. La mala climatología, llovía a cántaros, hizo que al llegar a Frankfurt nos anunciaran que no podíamos volar y que nos trasladarían a un hotel, a otra ciudad, nos darían de cenar y pasaríamos allí la noche hasta el día siguiente que nos recogerían para llevarnos, de nuevo, al aeropuerto.


Aparte de los trastornos que nos ocasionaron a unos y a otros pues cada cual tenía sus asuntos; se nos perjudicó económicamente ya que se perdieron vuelos, negocios, citas con médicos, etc.. y billetes de avión o de tren, en mi caso debía regresar a Zamora ese mismo día. Se pueden imaginar el disgusto, el desconcierto y el cabreo. Hubo alguna intentona para reclamar pero nos dijeron que cuando eran causas climatológicas no había indemnización alguna. Tal vez no supimos gestionarlo ni insistir, que es lo que se debe hacer en tales casos.

Lo cierto es que aquellas largas horas que pasaron nos dio tiempo al pasaje a hacer amistades, a compartir conversación y a relativizar el asunto hasta el día siguiente que volvimos a embarcar ya, rumbo a Madrid, previa vuelta en bus a Frankfurt.

Recuerdo que había una mujer extranjera, joven y muy guapa, que viajaba con dos niñas adolescentes. Dijo ser la mujer de un famoso futbolista del Real Madrid. Como a mí el futbol no me interesaba nada y mucho menos entonces, no me quedé con el nombre. Era muy simpática y hablamos mucho. Hasta nos dimos los teléfonos y las direcciones y creo que nos comunicamos en alguna ocasión, pero estas cosas suelen difuminarse porque la distancia y el tiempo todo lo borra.

También hice amistad con un matrimonio andaluz que venía de China tras haber conocido a una chinita que le entregarían un tiempo después. El protocolo era ir a conocerla, hacer los trámites y volver un mes después a recogerla. Se les veía felices y entusiasmados por la nueva vida que les esperaba con la niña chinita.

Y, sinceramente, no había vuelto a acordarme ni de aquél viaje, ni del retraso de nuestro vuelo, ni de la extranjera con sus hijas, ni de la pareja de adoptantes ni de ninguno más pues la memoria es muy dueña de hacer con nosotros lo que quiere.

Esta semana, curiosamente, en el magazine de EL MUNDO, del día 12, en la sección EL SIBARITA, el personaje era una elegante mujer, modelo de alta costura, ingeniera de caminos y diseñadora de interiores por IADE Madrid, al parecer la primera de su promoción. No sé porqué me fijé con atención en ella y leí toda la entrevista sin reparar en su nombre, ANETA MIJATOVIC. Es serbia y su ciudad de nacimiento Belgrado. A Serbia viajé hace no muchos años y me pareció muy interesante, tanto el país como sus habitantes, cultos y muy atentos.

Y así, mientras iba leyendo la entrevista y casi al final, de pronto recordé aquel viaje y a aquella joven con dos jovencitas y me di cuenta de que era la mujer del Magazine. Como venía su página web, www.anetamijatovic.com entré en ella y encontré un apartado para enviar mensajes. Comprobé que se dedica a la decoración de hoteles lujosísimos donde aparecían imágenes de Aneta elegantísima y bella.

Inmediatamente le escribí un mensaje recordándole aquel encuentro en el aeropuerto y me contestó al día siguiente. Era ella, cómo no, se acordaba como yo de aquel vuelo y me decía que ahora tenía una hija más, que habían pasado muchos años y que las niñas que yo conocí eran ahora universitarias. Y sigue casada con Pedja Mijatovic. Me ofreció su amistad y allí estaba, en Madrid, para lo que quisiera. Muchas gracias amiga.

La vida nos da sorpresas.

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.euromundoglobal.com