Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
23 de septiembre de 2019, 1:12:36
Opinión

Opinión:


Último paso

Por Jaime Cancino Labayrú


08MAY19 – EL ESCORIAL.- Los sentidos están embotados por el impacto del golpe, siento la presión de los dedos certeros enfundados en guantes de silicona, sólo escucho un ruido sordo y metálico: Los focos que inundan, mis partes maltrechas del cuerpo se entibian y se enfrían a la vez debido al fluido que los recorre, éste se va, siento que hablan de forma imperativa y preguntan, lo que hablan se traduce a monosílabos, ¿Dudan?; Veo distantes los colores del sol con sus rectos reflejos, las luces de las pantallas me trastocan y la angustia fatua de la lejana niña que llora por no tener el caramelo pastoso que le acaricia el paladar, mis sentidos se alteran y se agudizan, en este estado, mi conciencia está presta a captar por el momento las sensaciones e interpretarlas con emociones.


Vuelvo a la rutina de este estado vital, siento que mi cuerpo flota y las máquinas huelen a circuitos y suenan como mis juguetes y libros recién comprados. Siento el pinchazo y éste me lleva a la imagen del jardín lindante de ésos bloques del hospital, todo reluce brillante en olor alcohol, algodón y yodo, el habitáculo es aséptico y muy luminoso, veo abajo un hueco azul profundo, siento frío que hace que se mueva todo como en un tobogán, pero es el tiempo que se me escapa, percibo las conversaciones de forma lejanas, claras y cortadas, una detrás de otras. Todo es pulcritud y luz, veo pasar luces...pero también hay sombras móviles sin perfiles nítidos, con bordes grises casi cenizas. Las luces vienen aparejadas de ruidos y olores, las sombras de cantos y quejidos.

Se confunde la percepción del espacio, él se presenta abombado, no cartesiano, veo al fondo un hermoso caballo negro y que trota y luego cabalga velozmente hacia mí, es mi hermano de cariño, desea decirme que está feliz junto a mí, no necesita comunicarlo; Sigo aturdido y ese jardín me atrae con sus árboles rectos al cielo, plantas y arena dispuestos para dar paz en un recinto cerrado por el cristal. Una mujer me habla, la conozco desde hace tiempo, me dice: “Sal y no fijes la vista en el futuro alto, olvida y respira todo está limpio” otra voz me grita...pero no entiendo lo que me dice...mi confusión es máxima, pero siento el calor, el olor y el sabor dulce de mi niñez. La idea es bregar a pesar de estar muy solo.

Tan sólo y sin tener nada claro... todo cambia

Los Ángeles se ven con luz desfragmentada que les rodea y me levantan y uno sonríe.

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.euromundoglobal.com