Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
27 de octubre de 2021, 2:26:51
Opinión

Opinión: “Mi Pequeño Manhattan…”


Vacaciones dentro de las vacaciones: Veranear

Por Germán Ubillos Orsolich (*)


20JUL17 – MADRID.- Según tengo entendido cada vez se pone más difícil eso de veranear, por lo menos para los mayores. La restricciones económicas, los recortes sociales, las devoluciones obligadas de las declaraciones de la renta, todo ello reunido, obra el milagro de hacer desaparecer ese edén prometido a los viejos del “estado del bienestar” para convertirse en el sistema capitalista liberal salvaje, donde los viejos y los ancianos tienen poco que decir, lo mejor morirse, claro o que te maten.


Ya has producido al sistema bastante, ahora toca desaparecer con premura, pues aquellos contratos, aquellas prebendas solo hacían desaparecer el problema por unas cuantas horas, maquillarlo, pero de hecho el final reaparecía en todo su siniestro esplendor.

En fin también hay que ver lo positivo, y lo positivo a una determinada edad no son los lugares sino las personas que te rodean lo que te hace sentirte feliz. Un lugar o unos lugares llenos de gente joven y a poder ser conocida, que habla tu misma lengua, que te comprende o te imagina, capaces de un intercambio conceptual aceptable e incluso profundo, lo que he llegado a llamar “interlocutores válidos”.

Benicassim y su incomparable “Hotel Vista Alegre” ha sido una vez más mi lugar de aterrizaje, con Mari Lo, Miguel Ángel y Fernando, más ese otro Fernando Junior que es ya algo más que una promesa, un justificado continuador de su padre y de su abuelo.

Ese lugar tan especial capaz de borrar de mi recuerdo los “Hoteles Sheraton” y los “Hoteles Meliá” de toda la vida que he ido recorriendo, primero, en vida de mi padre. Ahora el “Vista Alegre” de Benicassim, cercano al “Voramar” del colega Manuel Vicent, el de “León de ojos verdes”, de la otra cuadra, de la cuadra de PRYSA y de Polanco y del País e Interviú, aunque como viejo Premio Nacional a veces me pase por la SER a ser entrevistado por mi amigo Javier Gregori, también Premio Nacional.

Bien, pues desde “Los Jijonencos” hasta “El Palassiet”, he venido arrastrando esta pre-vejez en un amasijo de recuerdos y de fantasmas en compañía de mi mujer Elena y de esa otra ingeniero y futura novelista Marta, para los íntimos, que me ha traído un poco de cabeza.

Ahora de regreso a esta Villa y Corte con un calor de muerte, el aire puesto a tope y esa vaga sospecha de que tenemos muy cerca el último “Cambio Climático” del planeta, espero con paciencia de santo la llegada de mi hija desde Biarritz y su torneo de Surf para que me conduzca al Espinar, a Castilla La Vieja, donde poder respirar aire puro de sus 1200 metros, y pinos de Balsaín, y así escribir un poco para mis diarios digitales, y sintonizar con mis queridos amigos del “Norte de Castilla”, Carlos y José María, “Chema”, y sobre todo serenar el alma y ponerla en línea para superar este verano de mis 74 abriles, que no es moco de pavo, teniendo en cuenta los cambios superados y los que se avecinan.

(*) Germán Ubillos Orsolich es Premio Nacional de Teatro, dramaturgo, ensayista, novelista y escritor.

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.euromundoglobal.com