Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
19 de octubre de 2019, 8:37:24
Sociedad


Moda sostenible vs. Moda de usar y tirar


23JUN17 –MADRID.- La moda se basa en lo efímero. Cada temporada llegan nuevos productos que consumir, prendas y complementos creados con un diseño muy estudiado desde el taller. Se trata de seguir o crear tendencias, las que luego serán repetidas como un mantra por los medios de comunicación. Especialmente, por esos blogs de moda y los referentes que están detrás de ellos, que tienen legión de seguidores en redes sociales.


Sale a la venta una nueva colección y la maquinaria de marketing se pone en marcha, para dar salida a todos los productos en stock. Una forma de consumo que poco tiene que ver con el reducir, reutilizar y reciclar como clave de las prácticas responsables.

La alta producción conlleva un serio impacto ambiental, más aún considerando los vertidos tóxicos durante la producción. Greenpeace realizó en 2012 el estudio “Puntadas tóxicas. Cómo las grandes marcas hacen que los consumidores seamos cómplices del ciclo tóxico del agua”. Para llevarlo a cabo, se adquirieron 141 prendas de ropa a distribuidores autorizados en 27 países, prendas de marcas globales como Armani, Levi’s o Zara que había sido fabricada al menos en 18 país.

En un total de 89 de ellas, el 63% del total, se encontraron NPE que, como explica la organización ecologista, “son sustancias intrínsecamente peligrosas”. Además, considera que resulta sintomático la poca claridad de las empresas en sus prácticas productivas.

Los datos de la moda actual

Lo de proporcionar nuevas tendencias a los consumidores en ciclos que son cada vez más cortos es lo que se conoce como fast fashion. Hacerlo posible, según denuncia Greenpeace, pasa por presionar a los proveedores para que entreguen sus productos en plazos estrechos, “lo que fomenta prácticas irresponsables y recortes en términos laborales y medioambientales”, explica la organización en su informe.

Nada más y nada menos que 80.000 millones de prendas se producen al año en todo el mundo, lo que equivale a algo más de once artículos por cada habitante. El crecimiento del volumen de ropa fabricada, vendida y desechada multiplica costes humanos y medioambientales, considerando también las sustancias nocivas que se emplean, incluso cuando las prendas se produzcan bajo los límites legales.

Ante este panorama algo desolador para todo aquel que esté mínimamente preocupado por el destino al que nos está llevando, este capitalismo poco respetuoso con el medio ambiente, ha surgido una nueva moda sostenible.

La moda sostenible

La Dirección General de Consumo del Gobierno de Aragón publicó su “Manual de consumo responsable de ropa y complementos” para invitar a los consumidores a hacer preguntas relevantes. También ponía de manifiesto la insostenibilidad del sistema por el agotamiento de recursos naturales y los residuos, aportando también una mirada social a las relaciones Norte-Sur y las condiciones laborales de los trabajadores de las fábricas.

La utilización de otras materias primas diferentes al algodón y a las fibras sintéticas, como el cáñamo, el bambú o la ortiga ya han comenzado a investigarse. Hay diseñadores, grandes marcas o minoristas, así como administraciones y organizaciones sociales involucradas en el proceso, y la industria textil ha comenzado a introducir la gestión ambiental en la toma de decisiones, como señalaba el mencionado manual.

Las empresas saben que la concienciación cada vez es mayor. De ahí surgen las diferentes prendas y complementos ecológicos que han convertido a empresas como NaturalWorld, especialista en la venta de zapatos y zapatillas ecológicas en España, en la solución pionera para intentar contrarrestar los efectos descritos anteriormente.

Se trata de una marca completamente comprometida con el respeto al medio ambiente, con un espíritu ecologista que marca procesos de manufacturación en los que se usan materiales 100% ecológicos. Además de zapatillas de esparto para mujer, fabrican alpargatas y todo tipo de calzado para hombres, mujeres y niños.

Hacia un consumo responsable

Natural World Eco Friendly es una de las muchas marcas españolas que hacen llegar un compromiso con el medio ambiente. En este caso, a través de la venta de zapatillas de esparto online con diseños bonitos y variados y con total respeto por el medioambiente.

El “Manual para el consumo responsable de ropa y complementos” hace llegar consejos a quienes practicar lo que se ha venido a llamar slow fashion. La primera de las claves es reducir el consumo. Antes de comprar conviene informarse y actuar, hay que preguntarse si se necesita u optar por el intercambio entre amigos y familiares.

Al comprar, además, cabe decidir qué tipo de comercio se quiere favorecer, sabiendo que, en el marco de la slow fashion, los productos locales, ecológicos, de comercio justo, naturales, reutilizados son las mejores opciones. Más aún si se eligen productos de calidad que sean duraderos, para no tener que reponerlos en un plazo corto y poder reducir.

Para comprobar que una prenda está hecha con un tipo de algodón ecológico, se puede mirar la etiqueta. Es posible que cuenten con la certificación de algún organismo autorizado, como SKAL o IMO.

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.euromundoglobal.com