Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
23 de enero de 2020, 23:28:06
Internacional


Reino Unido se dispone a elegir hoy quién llevará adelante separación de la UE

Electores británicos van a las urnas conociendo las propuestas de conservadores y laboristas, los dos partidos que se disputan el triunfo en la contienda electoral


08JUN17 – LONDRES – REINO UNIDO.- La conservadora May esbozó el rechazo al extranjero como receta mágica en materia de defensa y seguridad. El Partido Laborista se compromete a renovar el arsenal nuclear y la creación de un ministerio de Paz y Desarme.


El Reino Unido se dispone hoy a elegir el nuevo gobierno que tendrá la responsabilidad de llevar adelante, la separación de la nación de la Unión Europea. Aun cuando hasta hace poco, el Brexit con todas las implicaciones económicas que pueda tener para la nación, era el tema preponderante en la campaña de Conservadores y Laboristas, los recientes atentados terroristas ocurridos en Londres y Manchester, cambiaron de pronto la cara de la campaña hacia el tema de la seguridad, ante la creciente amenaza terrorista que se vive en el país.

La Primera Ministra británica en su programa electoral, en materia de defensa y seguridad, esbozó el rechazo al extranjero como receta mágica. A Juicio de May, la prosperidad a la nación llegará poniendo un alto al inmigrante, especialmente al poco calificado, para lo cual, tratará de reducir la inmigración neta anual a menos de 100.000 personas, en vez de las 248.000 de 2016, siendo éste, un objetivo que ya se planteó en las dos últimas elecciones sin lograrlo. Sin embargo, dice que se endurecerán los requisitos para obtener visas de estudiante y se controlarán mejor las fronteras para frenar las entradas de los ciudadanos europeos.

Los tories de May, penalizarán con 2.000 libra anuales a aquellas empresas que contraten a ciudadanos no comunitarios. Al parecer, a los Conservadores no les importa las advertencias hechas por especialistas en materia migratoria, quienes han señalado que una reducción drástica de la inmigración en Reino Unido, traerá consecuencias en lo económico.

Tampoco se mostraron dispuestos a escuchar opiniones de cómo podrían encarecerse productos de importación con las estrategias de nacionalismo económico que propone el Frente Nacional. No dan importancia a quienes observaron acerca de que los peores atentados terroristas, son cometidos por privar de nacionalidad al terrorista extranjero suena duro, pero es estéril.

En lo económico, y específicamente en materia del Brexit, May ha esbozado ya sus demandas en las negociaciones y sacará al país del Mercado Único Europeo para acabar con la libre circulación de ciudadanos europeos y poder controlar la inmigración.

En sanidad y asistencia social, en su programa electoral, May propone que las familias de un anciano con demencia senil, problema acuciante en la envejecida sociedad británica, se haga cargo ilimitadamente de los costes de su cuidado hasta que le queden 100.000 libras de patrimonio -incluyendo bienes inmobiliarios-, momento partir del cual el Estado asumiría el resto. La medida, criticada como "el impuesto a la demencia", inició la caída de May en los sondeos y le obligó a prometer que establecería límites a lo que pagarán los ancianos.

En lo referente a la defensa de la nación, los conservadores se comprometen a invertir al menos el 2% del Producto Interior Bruto en defensa y "mantener" los actuales efectivos de las fuerzas armadas.

Por su parte, el Partido Laborista de Jeremy Corbyn, acepta el resultado del referéndum y la salida de la UE, pero tratarán de que el país permanezca en el mercado único, prometiendo en su programa que no abandonarán el bloque sin un acuerdo, al contrario que May, que no descarta esa posibilidad.

El partido de Jeremy Corbyn no se compromete a ninguna cifra y asegura simplemente que aprovechará la salida de la Unión Europea, para establecer reglas justas y una gestión razonable de la inmigración.

En cuanto al tema de la sanidad, los laboristas de Corbyn prometen 30.000 millones de libras adicionales para la sanidad pública y 8.000 millones de libras para asistencia social en el próximo mandato.

En cuanto al tema de la defensa de la nación y pese a los años de militancia pacifista de Corbyn, el programa del partido se compromete a renovar el arsenal nuclear. Al mismo tiempo, el programa promete la creación de un ministerio de Paz y Desarme.

En cuanto a su política exterior se compromete a reconocer de inmediato el estado palestino, suspender las ventas de armas a Arabia Saudí, cumplir con el objetivo del 2% de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y la promesa de modernizar el programa nuclear Trident, que consiste en misiles Trident II D5 o UGM-133. Trident II es un misil balístico intercontinental para submarinos (SLBM) con cabezas nucleares de nacionalidad estadounidense. Constituyen una parte fundamental de la fuerza nuclear de disuasión del Reino Unido, con una capacidad de distancia de más de 11.000 kms por cada misil y es capaz de lanzar hasta 14 cabezas, contra 14 objetivos distintos.

Por qué se dieron elecciones adelantadas en el Reino Unido

El último año de la actualidad política en Reino Unido no ha dejado de sorprender y el anuncio del adelanto de elecciones parlamentarias, no fue la excepción. Su primera ministra, la conservadora Theresa May, lo hizo público en abril de este año y rápidamente, la propuesta fue aprobada por el Parlamento.

Pero, ¿Qué busca la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, al convocar elecciones anticipadas para el 8 de junio? May, aprovechando el impulso del referendo del Brexit, las convoca en su intención de aglutinar una nueva mayoría para conducir de una forma más cómoda las negociaciones con Bruselas, pues el partido que elle lidera, cuenta con una ligera mayoría, pues los conservadores tiene 330 parlamentarios de un total de 650. De esta manera, busca fortalecer las negociaciones de la salida del Reino Unido frente a las declaraciones dada por el presidente del Consejo Europeo quien dijo que las elecciones británicas "no cambiarían los planes de los 27 miembros de la UE de cara a las negociaciones del Brexit”.

Sin embargo, para el momento del anuncio, May confiaba en que un mandato electoral podía ser ganado por ella y los Tories que lidera, pues contaba con una amplia mayoría (18 puntos por encima de los laboristas)

Una encuesta reciente de YouGov, el 50% de los participantes aseguró que ella sería la mejor primer ministra para Reino Unido, frente a solo un 14% favorable a Jeremy Corbyn, el líder del partido laborista. Otro sondeo realizado por el diario The Guardian y la coloca a los conservadores 18 puntos por encima de los laboristas.

Hoy mismo sin embargo en el Reino Unido, la realidad es otra. Y es que el Partido Laborista, liderado por Jeremy Corbyn, cuenta con un 40,4% de apoyos de los electores británicos y May, con su partido conservador 41,5% de respaldo, por lo que se habla en estos momentos de un empate técnico y por primera vez, de la posibilidad de que los laboristas al mando de Corbyn, obtengan la victoria.

Los recientes atentados terroristas ocurridos en el Reino Unido, además de un creciente descontento de la población respecto de la gestión de Theresa May como primera ministra de la nación, han sido determinantes en la baja de los apoyos y que la brecha se haya cerrado, de manera tal, que de 18 puntos de ventaja ahora solo cuenta con dos puntos y se habla de empate técnico entre los dos partidos más fuertes de la contienda electoral británica.

¿Quiénes son los principales candidatos en las elecciones Británicas?

Jeremy Bernard Corbyn es un político británico que desde el 12 de septiembre de 2015, ascendió al liderazgo del Partido Laborista, tras ser elegido en primarias con el 60 % de los votos y ostenta por ello el cargo oficial de Líder de La Muy Leal Oposición de Su Majestad en el Reino Unido.

Se define como pacifista y republicano, es vegetariano y utiliza la bicicleta para sus desplazamientos. Colabora habitualmente en campañas internacionales de Derechos Humanos. Participó en la Coalición Stop the War contra la guerra de Irak y en la campaña Solidaridad con Palestina. Es también vicepresidente de la campaña para el desarme nuclear. Luego del escándalo que estalló en 2009 en Gran Bretaña sobre los gastos de los parlamentarios, y se hizo la comparación entre todos ellos, Corbyn resultó ser quien pidió el menor reembolso de gastos de función en el período de mayo a agosto de 2010.

Nació en Chippenham, condado del Wiltshire en el sur de Inglaterra. Sus padres, David, ingeniero eléctrico, y Naomi, profesora de matemáticas, eran pacifistas y se conocieron durante la guerra Civil Española. Es hermano de Piers Corbyn, astrofísico, meteorólogo y empresario escéptico del cambio climático.

Estudió en la Adams' Grammar School en Shropshire. Al acabar la secundaria, a los 18 años, trabajó durante dos años en una organización de ayuda al desarrollo en Jamaica, después regresó a Gran Bretaña y trabajó para organizaciones sindicales. Inició su activismo político participando en las manifestaciones de los años 60 contra la guerra del Vietnam, durante su etapa de estudiante en la Politécnica North London, que abandonó tras una discusión con sus tutores sobre el plan de estudios.

Trayectoria política

Empezó su militancia política en el mundo sindical. A los 25 años, en 1974, fue elegido concejal del distrito londinense de Haringey, cargo que asumió hasta las elecciones parlamentarias de 1983 cuando ganó un escaño como miembro en la Cámara de los Comunes por la circunscripción de Islington del norte en Londres.6 En la Cámara de los Comunes Corbyn ha votado en numerosas ocasiones sin seguir las directrices del Partido Laborista; por ello es considerado uno de los parlamentarios británicos más rebeldes.

Desde su escaño, ha mantenido durante más de 30 años el activismo en diferentes causas, desde la Campaña para el Desarme Nuclear, la unidad de Irlanda, Palestina, hasta la lucha contra el apartheid: en 1984 fue detenido durante una manifestación de protesta ante la embajada de Sudáfrica5 y se sumó a la protesta por la venta de armas a Sadam Hussein. Invitó a Gerry Adams y al Sinn Féin a la Cámara de los Comunes, y en 1987 guardó un minuto de silencio por los 8 miembros del Ejército Republicano Irlandés (IRA por sus siglas en inglés) asesinados por el Servicio Aéreo Especial (SAS) en la emboscada de Loughgall, lo que generó una importante polémica. En 1999 apoyó la campaña de Amnistía Internacional para extraditar a España al exdictador y en ese entonces senador chileno Augusto Pinochet. Durante el gobierno laborista de Tony Blair (1997-2007), denunció públicamente su actuación acusándolo de violar los Derechos Humanos y las libertades públicas, especialmente con aquellas personas que solicitaban asilo político.

Tras la dimisión de Ed Miliband después de las elecciones generales de 2015, presentó su candidatura para liderar el Partido Laborista. Empezó como el candidato con las cifras más bajas de apoyo entre los cuatro que concurrieron (Liz Kendall, Andy Burnham y Yvette Cooper) pero a finales de julio encabezaba los sondeos. Le fue favorable la reforma del modo de elección del nuevo líder, que da a los simpatizante el mismo poder que los a militantes y a los sindicalistas. El 12 de septiembre de 2015 fue elegido como nuevo líder de los laboristas, con el 60% de los votos, y sustituyó a Ed Miliband. Según apunta el diario británico The Daily Telegraph, el veterano político logró 251.000 de los 422.000 votos. Tras la elección de Corbyn, Iain McNicol, Secretario General del laborismo, informó que al día siguiente, sólo en 24 horas, 15.000 personas se afiliaron al partido.

Vida personal

Tiene tres hijos con Claudia Bracchitta, exiliada chilena con quien se casó en 1987 y de la que se divorció en 1999. Se ha casado tres veces. Su primer matrimonio fue en 1974 con la profesora Jane Chapman que, como Corbyn, era concejal en Haringey. Su tercer matrimonio ha sido con la mexicana Laura Álvarez, importadora de café de comercio justo y abogada. Habla español con fluidez y le gusta ir en bicicleta.

Algunos de los parlamentarios laboristas que nominaron a Jeremy Corbyn como candidato para liderar el partido a mediados de 2015, explicaron que lo hicieron básicamente para permitir que un representante del ala izquierda pudiera sumarse a la contienda.

Respaldaron a Corbyn con la expectativa de que éste añadiera equilibrio a la disputa, pero no lo consideraban un candidato con verdaderas posibilidades. Pero con el respaldo de miles de nuevos miembros jóvenes y de los principales sindicatos, Corbyn barrió a sus rivales y consiguió casi un 60 % de los 422.000 votos.

Hasta ese momento, este político de 68 años había tenido un perfil relativamente bajo, a pesar de haber servido como parlamentario por la circunscripción de Islington desde 1983.

Actualmente, vive junto a su tercera esposa en una casa modesta de esa circunscripción del norte de Londres, se desplaza en bicicleta y es simpatizante del club de fútbol Arsenal.

Políticamente es mucho más que una figura destacada

En la presente campaña para las elecciones generales, los medios británicos y los opositores conservadores destacaron su constante apoyo al partido republicano irlandés Sinn Fein, que surgió del ala política del Ejército Republicano Irlandés, y le reprochan no haber condenado el terrorismo del IRA.

En los años 80, Corbyn habló varias veces en manifestaciones contra el racismo, apoyando la causa palestina y oponiéndose a la posesión británica de armas nucleares y a la participación del país en las guerras del Golfo.

En su equipo político más estrecho mantuvo a antiguos aliados socialistas de aquella época: la portavoz del Ministerio del Interior Siane Abbot y el canciller en las sombras John McDonnell. Abbott, uno de los primeros parlamentarios negros, se unió a Corbyn durante un viaje en motocicleta a la ex Alemania Oriental, según los medios.

Corbyn se convirtió en líder del partido en medio de una "ola de esperanza en pos de un nuevo tipo de política", según una biografía oficial.

Según encuestas de opinión, es mucho más popular entre los votantes jóvenes que su rival conservadora, la primera ministra Theresa May, pero es rechazado por muchos votantes mayores.

Cuando por primera vez lideró la oposición oficial en el Parlamento, Corbyn persuadió al ex primer ministro conservador David Cameron para que accediera a un debate parlamentario menos antagonista y personalizado.

A pesar de que los conservadores no mantuvieron por mucho tiempo la tregua, Corbyn parece haber conservado una imagen de honestidad e integridad ante sus seguidores.

Pero esto no es suficiente para satisfacer a algunos de sus más acérrimos críticos dentro de su propio partido, quienes lo ven como un personaje que genera división y que se resiste a acatar la política oficial partidaria.

Estos sectores critican lo que consideran una campaña demasiado débil contra el "Brexit", otro tema que ha dividido las aguas dentro del partido.

Corbyn también ha sabido desatar la furia de varios legisladores laboristas el año pasado cuando se opuso durante un debate parlamentario a la renovación del sistema Trident de misiles balísticos submarinos, desoyendo así la posición oficial del partido.

En julio del año pasado, tuvo que pelear para mantenerse en el cargo tras una revuelta en su contra por parte de la mayoría de los 220 legisladores del partido y la renuncia de muchos de sus ministros en la sombra.

Corbyn obtuvo entonces otra cómoda victoria y prometió nuevamente "confrontar las injusticias", luchando contra la desigualdad, la inseguridad, los prejuicios y la discriminación.

Quién es Theresa May

Reemplaza a David Cameron, quien ocupó el puesto durante seis años y anunció su renuncia luego del referendo de 23 de junio de 2016 en el que los británicos votaron por abandonar la Unión Europea, el llamado Brexit.

May asume luego de que en la última semana la carrera por suceder a Cameron diera un giro muy peculiar y, algunos dicen, muy femenino. Un desafortunado comentario de la viceministra de Energía, Andrea Leadsom, quien también aspiraba al puesto, parece haber terminado de despejar el camino de la hasta hoy ministra de Interior hacia el número 10 de Downing Street, la residencia oficial del primer ministro.

La tormenta política en Reino Unido que no dejó en pie a ningún líder del Brexit y convirtió en primera ministra a Theresa May. En una entrevista, Leadson sugirió que el hecho de tener hijos la hacía una mejor líder para asumir las riendas del país. De esa forma, la viceministra de Energía apuntó a uno de los aspectos más personales de May: ella no tiene hijos.

David Cameron anuncia su dimisión como primer ministro de Reino Unido luego de la victoria del Brexit en el referendo por la Unión Europea

¿Quién manda en el Reino Unido del Brexit?

El vacío de poder causado por la decisión de abandonar la Unión Europea. Eso significa que, después de 25 años, Reino Unido volverá a ser gobernando por una mujer, algo nunca visto desde el gobierno de Margaret Thatcher.

Una ministra experimentada

Theresa May, de 60 años, ingresó en la Cámara de los Comunes por primera vez en 1992. Es una de las personas que durante más tiempo ha estado al frente del ministerio de Interior en la historia de Reino Unido y desde hace tiempo ha figurado en las listas de candidatos a liderar a los tories. Se convierte en una de las figuras de confianza del primer ministro británico, David Cameron.

Desde el inicio de las votaciones secretas en el Parlamento, tras la renuncia de Cameron, mantuvo una clara ventaja, al punto que en la primera ronda obtuvo el voto de 165 parlamentarios: más que todos sus adversarios juntos. Es considerada como una de las políticas más duras y astutas de Reino Unido.

Como ministra, ha sido elogiada por su imperturbable conducción del difícil ministerio de Interior, aunque su atractivo político ante las grandes masas aún debe ser probado. Fue objeto de críticas por el fracaso del gobierno de cumplir con la promesa de mantener la cifra de inmigrantes que ingresan al país por debajo de 100.000 personas al año. Y en 2014 tuvo que despedir a uno de sus asesores más cercanos tras una agria polémica con su colega de gabinete, Michael Gove sobre la mejor manera de combatir el extremismo islamista.

Pero sus partidarios la promueven como la candidata con la experiencia y el conocimiento necesario para gestionar los resultados de la votación sobre el Brexit, aunque oficialmente ella hizo campaña para quedarse en la UE. Brexit significa Brexit…no debe haber intentos de permanecer en la UE, ni intentos para volverse a integrar por la puerta de atrás"

"Brexit significa Brexit”…

Tras el referendo, May fue clara en el sentido de que considera que los resultados deben ser respetados. "Brexit significa Brexit… no debe haber intentos de permanecer en la UE, ni intentos para volverse a integrar por la puerta de atrás ni una segunda consulta", dijo la ministra, quien en el pasado ya ha sostenido que Reino Unido deje de ser parte de la Convención Europea de Derechos Humanos.

May también dijo que cree que no debe haber elecciones generales antes de 2020 ni un presupuesto de "emergencia" a causa del Brexit.

Ambiciosa y segura, hace casi un año que conquistó ese puesto, tras la dimisión de David Cameron después de que el "sí" triunfase en el referendo sobre el Brexit. Y con las elecciones anticipadas del 8 de junio quiere lograr un mayor respaldo para sus planes de salida del Reino Unido de la Unión Europea.

May estaba visiblemente nerviosa cuando a mediados de abril anunció el adelanto de los comicios parlamentarios, una actitud bastante atípica para la política de 60 años. Ya sea al hablar sobre el "Brexit" o sobre las aspiraciones independentistas de Escocia, suele mantener la compostura al más puro estilo británico. Y sus críticos la consideran fría y calculadora.

Desde su llegada al poder, May se mostró combativa y repite mantras como "'Brexit' significa 'Brexit'". Cuando se filtraron detalles sobre una reunión que mantuvo con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, la premier aseguró mordaz que el diplomático europeo ya se daría cuenta de que ella es "una mujer terriblemente difícil".

May estudió Geografía en Oxford y trabajó en el Banco de Inglaterra. Entró pronto en política local y fue haciendo carrera peldaño a peldaño. En su biografía hay algunos puntos en común con la canciller alemana, Angela Merkel. Ambas son hijas de pastores religiosos, ninguna tiene hijos y no les gusta hablar de sí mismas. En sus austeras comparecencias, May también recuerda a su única predecesora mujer, Margaret Thatcher, la "Dama de Hierro".

En el caso de May, su marca son los zapatos llamativos, de colores chillones o con estampado de leopardo. A menudo se interpreta la elección de sus zapatos en clave política, como indicación de si tiene ganas de pelea o está contenta. En 2015, cuando era ministra, recibió al presidente de México, Enrique Peña Nieto, con botas negras altas. "Pero nunca va tan lejos como para asustar a su electorado conservador", apunta la periodista de moda Samantha Powars.

Su marido, Philip, suele aconsejarle en temas de vestuario. Se conocieron en una fiesta en Oxford, donde fueron presentados por una amiga común, la paquistaní Benazir Bhutto, que llegaría a convertirse en primera ministra y que murió asesinada. Fue "amor a primera vista", aseguran indistintamente ambos.

Su marido tiene buen ojo para los accesorios y suele ir con ella de compras, según cuenta la primera ministra. Y también discute con él sobre temas políticos. La decisión de convocar elecciones anticipadas, por ejemplo, la tomó durante una excursión que hicieron juntos.

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.euromundoglobal.com