Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
29 de septiembre de 2020, 6:33:48
Misceláneas


La grasa en discordia

Por Primavera Silva Monge (*) desde Santiago de Chile

Por Primavera Silva Monge (*)

26DIC16.- En Chile, ha surgido un nuevo debate público, muy novedoso tras tanto debate político y religioso que nos tienen hasta más arriba de la coronilla. Un ingeniero nacional, ex obeso, tras haber luchado incansablemente con sus excesos en los índices de salud, decidió investigar el porqué de su condición, cansado de dietas, drogas y sistemas varios para combatirla.


Tres años de investigación bajo asesoramiento científico, le permitieron descubrir que la solución ya estaba en boga en parte de Europa, parte de Sudáfrica y parte de Norteamérica. Descubrió que en Chile se nos está vedada la información veraz, que la industria alimenticia y farmacéutica, socios en las colusiones más escandalosas de que hemos tenido conocimiento, está usufructuando del estado de salud de los chilenos con sus manejos inescrupulosos. Esos mismos que hoy tapan la boca de un método revolucionario, que pretende ayudar a la gente a ser sana mediante la lógica, la intuición y el cambio de los horarios alimenticios.

El investigador y promotor del método, en innumerables entrevistas ha dicho que él no ha inventado nada, que no se trata de una dieta mágica ni de ninguna otra, como la cetogénica. Es más bien un sistema de vida alimenticio, como lo ha sido la macrobiótica, por miles de años. Si se desea asociar a alguna dieta, recomienda, diríamos que es una dieta mediterránea modificada.

Ha escrito un libro, donde expone documentos que no nos han llegado, como si estuviéramos castigados detrás del mundo. Hemos sabido de las denuncias que se hicieron acerca de Harvard, que recibió “incentivos” para declarar a la grasa como nuestra enemiga y dar paso a los supuestos salvadores, un exceso de carbohidratos, que nos lleven a depender de la industria farmacéutica, para tratar la presión, la diabetes, la obesidad y todo lo demás que nos agrega la mala alimentación.

A grandes rasgos, lo que expone el Método Grez es un reordenamiento de nuestra bodega interna, un cambio de factores y horarios de entrega del alimento... ¿Quién se muere por eso? Recomienda algunos ayunos, comidas deliciosas, entremedio día de desorden y lo más importante, descansar más, pues el estrés, dice, también hace engordar. El autor invita a ser más intuitivo con el propio cuerpo y sus necesidades... Prácticamente el Edén nutricional. Sin embargo, surgieron los clásicos detractores porque sí, gente que no se actualiza, que no se informa, pero que tira su pachorra para hacerse notar. ... y su método tiene mucho de lógica.

Repite y repito: No se trata de su idea personal, no es una dieta cetogénica ni ninguna otra dieta. Es un método de vida mediante la alimentación adecuada, considerando que nuestro cuerpo es un laboratorio inteligente, pero abusado por décadas. Pero como que no quisieran que un tipo que no tiene título de médico ni nutricionista tenga la verdad en sus labios. Eso produce escozor. Como el autor del Método es un joven guapo que atrae público, lo utilizan, lo aprovechan bien y lo dejan en pausa todas las veces posible para introducir a los patrocinadores del programa en cuestión. Los mismos entrevistadores, mientras él habla, están preocupados de no salirse de sus pautas ante la sorpresa, no tienen la habilidad para acomodar sus retrógradas dudas ante la elocuencia del autor con paciencia de santo y pareciera que no lo escucharan. Tampoco arrojan conocimiento acerca del libro explicativo que se ha lanzado exitosamente al mercado: “Los mitos me tienen [email protected] y [email protected]
Por otro lado, hay tanta gente haciéndose la potifrunci y la pobrecita (con tremendo celular en mano) en circunstancias que los boliches de comida rápida o chatarra hierven de gente de todos los niveles sociales y a todas horas. Les dicen que dejen el arroz para la tarde... ¿Y todos se mueren? La mayor parte de las críticas está basada en la ignorancia acerca del método, en la incapacidad de actualizarse, en la incomprensión lectora y en el capricho de opinar sin saber de qué se habla. La mayoría de los que critican, no ha leído el libro ni la propuesta. Me llega a dar vergüenza ajena. Menos mal que este gallo es chileno y sabe con la chichita que se está curando: un pueblo de intelecto en decadencia.

También tiemblan otros actores: los dependientes de patrocinadores de alimentos dañinos, casi todo el “cuerpito” médico junto con un alto porcentaje del “pellejo” de nutricionistas ofendidos y envidiosos por no haber estudiado más y por no ponerse al día.

Anoche, en un programa pelotudo que vi para entender de qué se quejaban y en qué consistía el "escándalo de la semana" respecto al Método Grez, la conductora, así como quien descubre a un ladrón con su botín bajo la ropa, pretendió rasgarle las vestiduras a Grez, diciendo que su nombre verdadero no era más que uno común (el del personaje del libro) Así que, considerando la "gran orientación cultural del programa, con esa tremenda y pretendida sacada de antifaz", rogaría a quienes deseen referirse a nuestros premios Nobel de Literatura Mistral y Neruda, los mencionen solamente como la Godoy y el Reyes. ¡Para qué agrandarse tanto con seudónimos!

Por último y refiriéndome a como lo enfrentan por su carencia de título competente: ¿Están tratando de decir que quien no estudia formalmente en una institución comercial no sabe? ¿Deberíamos desconfiar de los grandes filósofos, descubridores y talentos por siglos reconocidos? Los apóstoles... ¿Habrán tenido "cartón" de escritores o periodistas? Conozco de cerca la autodidáctica y sus buenos resultados: Escribo en este diario sin ser periodista, escribo novelas sin ser escritora publicada, sé japonés sin ser japonesa... ¿De qué están hablando?

Primavera Silva Monge (me voy a desayunar, con permiso)

Para quienes quieran conseguir el libro o saber quién es Pedro Grez, este valiente hombre en contra de la nutrición establecida: https://www.facebook.com/metodogrez/

(*) Primavera Silva Monge es una escritora chilena, traductora de japonés, ex alumna del prestigioso Instituto Nacional de Santiago de Chile, artesana y socióloga por afición. Sus escritos los redacta referidos principalmente a los temas cotidianos imprimiéndoles una dosis de frescura y cercanía que hacen muy fácil su lectura y comprensión. Su género literario favorito es la novela y el relato o cuento corto.

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.euromundoglobal.com