Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
14 de julio de 2020, 2:11:14
Pueblos de España

Visitar Asturias


El Occidente más autentico y natural

Por José Muñoz – Miembro de FEPET


Visitar Asturias, al menos una vez al año, se ha convertido en un habito que muchos Españoles hemos adquirido y al que nos es muy difícil renunciar. Si acceder a esa tierra hace años se convertía en una experiencia a la que muchos renunciaban, debido a su poca red de comunicaciones, hoy en día adentrarse en ella, bien por aire o carretera, se nos antoja como un pequeño paso adelante hacia lo más autentico. A la mejora constatable de la red interior de carreteras se une la facilidad para el acceso a ella a través de la Autopista AP-66 (eso sí, de peaje) que parte de las proximidades de León.


Una vez llegados a Oviedo disponemos de varias interrogantes que despejar (Oriente, Occidente, Interior, Gastronomía, etc.). Hoy me decanto por adentrarnos por la parte Occidental de su litoral, para lo cual nos situamos en el Cabo de Peñas y empezamos a recorrerlo en dirección Galicia.

Utilizando la recientemente construida Autopista del Cantábrico (impresionantes sus viaductos y puentes), o bien disfrutando de sus amplia red de carreteras locales, rápidamente nos topamos con Avilés, antigua ciudad Industrial y hoy en día reconstruida casi totalmente para adaptarla a los usos actuales y que han conseguido conferirle un aire más cultural, especialmente debido a su Centro Cultural Niemeyer, desde donde se articula todo tipo de manifestaciones artísticas.

Una vez abandonado Avilés y antes de llegar al Aeropuerto de Asturias, la Playa de Salinas nos invita a realizar un alto allí y perdernos entre sus 3 Km de arena y visitar lo que se denomina Museo de las Anclas, que en realidad es una exposición de las mismas realizada al aire libre y dentro de un parque. A continuación nos está de más dirigirse a San Juan de la Arena, Soto del Barco o San Esteban de Pravia, localidades que flanquean la desembocadura del Rio Nalón.

Parada obligada y no negociable haremos en Cudillero, pueblo marinero por excelencia y al que los calificativos que le pongamos nunca le estarán de más. Su antiguo Puerto pesquero (hoy sin uso marinero desde la construcción del nuevo) se convierte en el principal atractivo para los visitantes que en los fines de semana allí se acercan. Multitud de Restaurantes se agolpan a su alrededor para hacer las delicias de los estómagos y permitirnos recomponer el alma después de visitar las Iglesias y Palacetes (especialmente el de la Quinta de Selgas) que nos salen al paso en el recorrido entre El Pito y el centro de Cudillero. Hay que tener en cuenta que este trayecto es cuesta abajo, con lo que debemos tener previsto que hay que volver a subir para abandonar la localidad, y que en épocas de gran afluencia la circulación de vehículos está restringida en el centro.

Siguiendo camino, no estará de más, desviarse a Oviñana para situarse en el Cabo de Vidio y admirar la majestuosa vista a los acantilados Cantábricos, que desde su faro se aprecia, para continuar después hacia Cadavedo, pasando por Novellana y Ballota, pequeña localidad con facilidades múltiples de alojamientos rurales que sirven de lugar de descanso y relax para la diversidad de personas que acuden a su encantadora playa, que se nos aparece tras un atractivo y empinado descenso hacia el mar.

El cabo de Busto nos saldrá al paso posteriormente, manifestándose majestuoso y coronado por su bello Faro, desde donde las vistas se hacen eternas a derecha e izquierda. Lo encontramos tras atravesar la localidad que lleva su nombre, Busto, remanso de paz y sosiego que nos invitará a hacer un alto en el Bar Cuty para degustar los guisos del lugar esmeradamente preparados por la propietaria y su familia (no irse sin probar su arroz con leche o sus natillas, simplemente sensacionales). En Queruas, a un paso de Busto el Restaurante Casa Amparo, se mantiene impertérrito al paso del tiempo y mantiene su fama de ser un lugar ideal para saborear la variedad de productos de la zona y servir de lugar de encuentro para las tertulias de los habitantes del pueblo.

Siguiendo camino llegamos a la joya de la zona, Luarca, capital del concejo de Valdés y desde siempre excelso lugar de descanso de los Asturianos. El, por muchos declarado el Pueblo más bonito de España, y por otros nombrado como la Villa Blanca de la Costa Verde, gira en torno a su magnifico puerto donde a diario se refugian los barcos de la localidad tras sus labores de pesca. Su Rula (lonja) acoge los productos extraídos del mar para iniciar su comercialización (su subasta se llena de visitantes y curiosos a diario). Ella es el centro neurálgico a cuyo alrededor degustaremos los productos del mar, bien en el Mesón del Mar, el Restaurante El Barómetro, el Restaurante Sport o en los diversos locales que los flanquean. La panorámica del pueblo desde su cementerio (lugar de enterramiento de Severo Ochoa) se hace imprescindible, quedan a la vista el puerto, sus hermosas playas y el conjunto de la villa. Fascinante.

Podremos visitar el Aula del Mar o el Museo de Severo Ochoa (Luarqués ilustre), disfrutar de sus fiestas (San Timoteo o la Vaqueirada de la localidad de Aristébano), o simplemente recorrer la ciudad despacio, haciendo un hueco para cenar o tomar una copa con vistas sobre el puerto en el Restaurante El Mirador.

Si la noche nos sorprende, alojarse en Luarca es fácil, hoteles como Villa la Argentina, Casa Consuelo (en Otur y con magnifico restaurante) o el Báltico, nos acogerán gustosos, y en El Vallín (a 6 Km), en el Hotel Rural 3 Cabos Tomás su propietario, nos propone un descanso mágico y encantador, con vistas envidiables sobre el mar.

Una vez repuestos y descansados, hemos de continuar a la siguiente parada, Puerto de Vega. Pequeño puerto pesquero que no nos defraudará y nos permitirá, siguiendo carreteras locales pegadas a la costa, llegar a Navia, enclavada en la desembocadura del río del mismo nombre e importante centro industrial de la zona. Como destacable hemos de mencionar la Iglesia de Santa Marina de la Vega, el Palacio de Lienes (en Armental), el Palacio de Anleo y los pocos restos existentes de la Muralla construida en tiempos de Alfonso X. En sus proximidades encontramos el Castro de Coaña, antigua ciudad Celta que se encuentra visitable y nos dará una idea de las construcciones y forma de vida de la época.

Si tenemos interés en conocer los orígenes de la escritora Asturiana Corín Tellado, hemos de acercarnos al bonito y pequeño pueblo pesquero de Viavelez, lugar donde nació y donde se la recuerda con orgullo. Muy cerca de allí nos encontramos con El Franco, otro bello enclave pesquero en el que podemos disfrutar de El Cabo Blanco, lugar de parada obligada y en el que se sitúa uno de los Castros ubicados en el litoral cantábrico.

Tapia de Casariego se nos aparece seguidamente para invitarnos a disfrutar de sus deliciosas playas, la de Porcia y la de Peñarronda son de las más concurridas de la zona. Existe variedad de casas y palacios, en los que se aprecia ya la influencia Gallega y que servirán de inicio para realizar una ruta a pie que nos lleve también por el Santuario de los Mártires y la Iglesia de San Esteban, para más tarde encaminarnos al puerto y su faro.

El siguiente paso lo daremos hacia la ría que separa Asturias de Galicia, para en ella recorrer Castropol, Vegadeo y hacer una incursión en Ribadeo (ya en Galicia) y visitar su mítica playa de las Catedrales, magnifica expresión artística de la naturaleza y que podremos contemplar desde su arena si hay marea baja. Cerca de Ribadeo localizamos Rinlo, donde merecerá la pena probar los manjares que sirven en La Cofradía.

¡¡Buen Viaje!!...

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.euromundoglobal.com