Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
20 de febrero de 2020, 10:08:14
Pueblos de España


Un apasionante camino andaluz

Por Joaquín Del Palacio


La ruta de Caminos de Pasión recorre 8 municipios de Sevilla, Córdoba y Jaén. Les une vivir la Semana Santa con entusiasmo. En las capitales andaluzas se festeja con intensidad y esto atrae a multitudes que quieren conocerla y disfrutarla; pero en Carmona, Osuna, Puente Genil, Cabra, Lucena, Priego de Córdoba, Baena y Alcalá la Real sus celebraciones son más desconocidas e igualmente impresionantes. Además aportan mucha historia y un patrimonio muy interesante.


La geología ya estaba allí

Un Homo Heidelbergensis que se asomara a la cueva del Ángel, en Lucena, hace unos 150.000 años, y mirase a su alrededor vería un paisaje muy diferente del actual. El valle del Guadalquivir se ha formado recientemente y por tanto es muy posible que entonces estuviesen muy cerca las orillas del océano Atlántico. Además en aquella época no había ningún pueblo ni estaban los olivares.

Lo que si estaba por aquellos tiempos era la caliza roja con la que se hicieron las columnas de la iglesia de la Asunción, en Cabra, que le dan un impresionante aspecto de mezquita. También estaba la piedra de Alcor que, muchos milenios después, usarían cartagineses y romanos para construir la puerta de Sevilla en Carmona, Monumento Nacional desde 1906.

Hace tantas decenas de miles de años también estaba el precioso cerro de la Mota de Alcalá La Real, aunque aún no se había edificado su fortaleza, y, por supuesto, también existía esa blanquecina tierra sobre la que hoy se cultivan los olivos. Paisaje, que visto en la distancia, se parece a la bandera andaluza: con las franjas blancas del suelo y las verdes de los olivos.

Fortalezas y murallas

La fortaleza de la Mota de Alcalá La Real, en Jaén, es una ciudad amurallada dividida en dos partes: la alcazaba y la iglesia Abacial Mayor que fue erigida sobre una antigua mezquita. Se ve el trazado de las calles y el plano de las casas perfectamente; la iglesia, la alcazaba o el pozo de nieve están en un estado tan bueno que podrían seguir funcionando.

Durante siglos esta tierra del interior de Andalucía ha ido sumando patrimonio y encanto. Torreparedones, en Baena, es un yacimiento prerromano en el que apareció un león precioso, elegante y atractivo que data de la época de los íberos. Su imagen cautiva pues tiene un diseño digno de los mejores escultores modernos y es el símbolo de la ciudad. Allí también han hallado indicios de producción de aceite de hace más de dos milenios.

Veintitantos siglos después, también en Baena, encontramos las muestras de ese león y otros valiosos restos romanos y prerromanos en su Museo Arqueológico. Ésta es una visita ineludible pues conserva un verdadero tesoro en esculturas y monedas romanas. Como es una de las ciudades del aceite, de hecho siempre huele a aceite, el mejor reclamo para llevarse un recuerdo es en forma de sabor. Uno de los más premiados es el de la almazara Nuñez de Prado. Conocerla de la mano de su dueño, Francisco, es algo que no se olvidará pues solamente usan molinos de piedras cónicas tradicionales. Todo su aceite, de una gran calidad, pasa por este sistema y quizás sea esta condición lo que permite que continúe en activo. Además algo inolvidable fueron los comentarios de Francisco, dignos de un hombre de mundo, por geniales, divertidos e irónicos.

Semana Santa

Los romanos que ya sabían de las bondades de esta tierra supieron sacarle el máximo partido construyendo un balneario y posteriormente una villa, la de Fuente Álamo, en Puente Genil. Esto pasó antes de que Puente Genil fuese la unión de dos municipios, uno cordobés y otro sevillano, primero separados y después unidos por el famoso puente. Ahora lo que más llama la atención de los pontanos o pontenses es su Semana Santa, única y espectacular. Un permiso especial de la Iglesia les permite usar los rostrillos, que son caretas de los santos y los personajes de la Biblia para hacer sus procesiones. Una maravillosa pasión que pocos conocen.

Las procesiones de Semana Santa llegaron a Lucena después de haber sido la única ciudad no árabe bajo la dominación musulmana de la península Ibérica. Los judíos pactaban económicamente con los almorávides y así disponían de libertad para comerciar y vivir con sus tradiciones y su religión. La Lucena de hace un milenio estaba amurallada y también vivían árabes y cristianos pero en guetos de extramuros de una ciudad totalmente judía.

Lucena es uno de los lugares más sorprendentes de España. Cuenta una leyenda que Noé tras embarcarse en su arca, diluvió y después de 40 días, ésta quedó varada… Pero no en el monte Ararat sino en la sierra de Aras, Lucena. En lo alto hay un mirador natural que impresiona, allí está la ermita de Araceli. No es solamente un lugar de culto religioso sino un sitio de energías telúricas que ha sido escenario histórico de las decisiones más importantes para el municipio y también fue el escenario prehistórico de aquel hombre de las cavernas que se asomaba a la cueva del Ángel. Es, sin duda, un lugar extraño y atractivo.

La pasión por la Semana Santa en estos municipios llega a extremos únicos. "Los Hermanos de la Aurora", son un grupo de campanilleros que se fundó en 1696 y desde que se sabe hasta hoy recorren todos los sábados del año cantando por las noches por las calles de Priego de Córdoba. Algunas de estas calles, las que pertenecen al Barrio de la Villa, son estrechitas, entre casas encaladas y repletas de macetas con flores. Es un típico barrio andaluz que acaba en el balcón del Adarve y sus preciosas vistas al río Salado. El amanecer aquí es único. En una de sus calles, cerca del castillo, también existe otra de las joyas prieguenses: el barroco de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. El símbolo de la villa es la Fuente del Rey cuyos 139 caños llevan surtiendo de agua desde 1803.

Estos ocho municipios acumulan un patrimonio tan importante y tan diverso que muchos países del mundo tienen menos que ellos. Solamente en un recorrido por las calles de Osuna que nos lleve desde la sede de la Universidad del S.XVI y la colegiata de Nuestra Señora de la Asunción, dos edificios que hay que visitar, al centro del municipio se pueden encontrar decenas de palacios o casas singulares que se reparten por las calles. Éste es uno de los municipios más bonitos de España. Es interesante por su pasado y por su futuro porque durante el viaje se rodaban en su plaza de toros escenas de la famosa serie “Juego de Tronos”.

Se resisten a desaparecer

Los antiguos oficios se han ido perdiendo por la industrialización y las nuevas tecnologías pero aún quedan algunos que se resisten a desaparecer. Los trabajos en el cuero llamados cordobán, la piel repujada y envejecida para usos cotidianos como zapatos o sillas de montar, y guadamecí, la piel repujada y decorada para adornar las casas, son complicados y difíciles de ejecutar pero en Osuna queda un taller que merece ser conocido. El taller Artedos Osuna lo llevan dos artesanos y artistas que a pesar de emplear técnicas, ya en desuso, crean sus propios diseños con dibujos y detalles preciosos.

Otro que no quiere desaparecer es el convento convertido en mercado en Carmona o el palacio del Marqués de la Gomera, en Osuna, ahora transformado en un hotel elegante y con encanto. Algunos de estos edificios son joyas arquitectónicas que debido a su nuevo uso tenemos la oportunidad de conocer como es el caso del Círculo de la Amistad de Cabra que está ubicado en un antiguo convento. Además muy cerquita de allí en un mismo edificio hay dos museos el de la Pasión de Cristo y el de Historia Natural.

Saber con objetividad cómo fue la pasión de Cristo recreando de una manera científica y con todo tipo de información es lo que se puede encontrar en este museo egabrense. Conmueve ver la precisión con la que describen los últimos momentos de su vida y los primeros momentos de su muerte con una información detallada y recreando la situación.

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.euromundoglobal.com