Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
7 de julio de 2020, 10:56:29
Opinión

Opinión: Desde Acá… Mafer 


La inmediatez… retarda nuestra felicidad.

El desarrollo de los tiempos actuales nos hace vivir más apurados y por lo tanto más estresados y angustiados.


Pareciera ser que “la inmediatez” es el denominador común de nuestras actividades. Esto nos ha llevado de alguna forma a ir perdiendo el romanticismo por vivir. Muchas veces permutando el "tener" por sobre el "ser". Y el tener conlleva un tácito mensaje de rapidez.


Es más, desgraciadamente esto se ha ido traspasando a nuestros hijos. Todo lo quieren para “ahora”. Se ha ido perdiendo la onírica sensación de “un mañana”. Eso que nos hacía soñar con lo esperado y ansiado mientras llegaba… Y por esto le toman menos peso a lo obtenido tan raudamente. Antes atesorábamos por mucho tiempo, lo que mucho tiempo nos había costado recibir.

Las comunicaciones deben ser instantáneas. Si no respondemos una llamada, un minuto después nos llegará un mensaje de texto, y si no lo contestamos de inmediato, al minuto siguiente nos llegará un WhatsApp. Antes se devolvía la llamada cuando uno podía… más tarde, o a la noche, o tal vez al día siguiente. Ahora no; pereciera ser que se nos va la felicidad si no reaccionamos al instante.

Y toda esta aceleración, nos va haciendo sentir que incluso los días son más cortos y por ende nuestras vidas.

 

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.euromundoglobal.com