Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
5 de abril de 2020, 2:22:06
Ciencia y Tecnología

ASTRONOMÍA


El cosmos, más cerca desde Chile


El Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile presentará la propuesta de este país para que se construya en su territorio el E-ELT, un telescopio gigantesco que permitirá observar el espacio profundo con aún más detalle de lo que nos ha permitido el telescopio espacial Hubble.


El ESO, European Southern Observatory, (Observatorio Europeo Austral) es una organización europea orientada a la investigación astrofísica y astronómica integrada por 13 países europeos y Chile. El ESO es, desde 1962, la plataforma de desarrollo científico y tecnológico de los astrónomos europeos, y la razón de que Chile sea uno de sus integrantes es que el cielo de algunas regiones del norte de Chile es uno de los más indicados para la observación astronómica óptica, lejos de contaminación lumínica, de polvo ambiental y a gran altitud, es uno de los lugares del planeta más indicados para la construcción de instalaciones dedicadas al escrutinio del firmamento.

Chile ha presentado ante el ESO su propuesta para que el E-ELT, European Extremely Large Telescope (Telescopio Europeo Extremadamente Grande), un proyecto para la nueva generación de telescopios ópticos de la propia ESO que incorporaría un gran espejo de 42 metros de diámetro, sea construido en territorio chileno, concretamente en lo alto del Cerro Armazones, próximo al observatorio de Paranal. El E-ELT, un telescopio reflector que alcanzaría más de 80 metros de altura, nos permitirá observar en el espectro visible planetas extrasolares y sus atmósferas, o los discos de formación planetaria en estrellas muy lejanas, entre otros fenómenos, permitiéndonos realmente ver objetos que hasta la fecha sólo podemos 'adivinar' a través de tecnologías como la interferometría de antenas de radioastronomía.

La propuesta va acompañada de varias medidas del Gobierno chileno orientadas a garantizar y preservar esta zona del norte de Chile para la investigación astronómica, como la creación de una 'zona de exclusión' o 'área de atmósfera protegida' que incluiría tanto al emplazamiento del E-ELT en Cerro Armazones como el observatorio de Paranal, a 40 kilómetros de Armazones; esta medida va acompañada de la prohibición de efectuar cualquier proyecto minero en esta zona para preservar de polvo a la atmósfera de esta región, y así garantizar la calidad del aire, una de las principales características que han hecho de esta zona el mejor emplazamiento del mundo para la observación astronómica.

Por otro lado, España tiene intenciones de presentar también candidatura para emplazar el E-ELT, en concreto en la isla de La Palma. El gobierno central y el Gobierno de la Comunidad Canaria, a la que pertenece la isla de La Palma, han expresado su voluntad de presentar un proyecto conjunto para alojar el E-ELT en el observatorio astronómico de El Roque de los Muchachos, intenciones que han de traducirse en una propuesta concreta, que supondría la aportación por parte de los dos gobiernos, central y autonómico, de una cantidad cercana a los 300 millones de euros, y que hasta la fecha no se ha producido. El plazo para la entrega de la propuesta se echa encima y una evidente falta de coordinación entre el gobierno de las Islas Canarias y la Administración central hace dudar de que dicha propuesta conste de la solidez necesaria para entrar en consideración de la ESO en el plazo determinado. Dicho plazo finaliza el día 15 de febrero y la decisión final del ESO se conocerá a principios de marzo. A día de hoy parece casi seguro que el E-ELT tendrá en Cerro Armazones su futuro emplazamiento.

El Observatorio Europeo Austral, mediante un convenio con el gobierno de Chile, opera en su territorio y ha participado en el desarrollo, construcción y mantenimiento de varios complejos de investigación y observación astronómica en el país andino. El observatorio de La Silla, a unos 600 kilómetros al norte de Santiago de Chile y a una altitud de casi 2500 metros sobre el nivel del mar, es el mayor y más antiguo de los complejos de observación, y con dieciocho telescopios, es el más grande del Hemisferio Sur.

El observatorio de Paranal, a 2600 metros de altitud en la región norteña de Antofagasta, que aloja un complejo de observación llamado VLT, Very Large Telescope, y que se compone de 4 grandes telescopios, lleva en funcionamiento desde 1998 y su equipamiento añade 4 telescopios auxiliares y acaba de ser completado con un telescopio especializado en la observación en el espectro infrarrojo.

El tercer gran proyecto del ESO en colaboración con el gobierno de Chile, y otros gobiernos como el japonés, el canadiense, y el estadounidense es la construcción del ALMA, Atacama Large Millimeter Array, una estación de radioastronomía compuesta por decenas de antenas de radio y ubicada en el Llano de Chajnantor, próximo a San Pedro de Atacama. El ALMA se encuentra actualmente en construcción, y será el mayor y más avanzado centro de observación radioastronómica; es el equivalente a un gigantesco telescopio que nos proporcionará imágenes con una resolución nunca vista hasta la fecha, de hasta diez veces más detalle que las proporcionadas por el telescopio espacial Hubble.
Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.euromundoglobal.com