Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
5 de junio de 2020, 4:25:51
Opinión

Opinión


I have a dream: yo también tengo un sueño

Por Jesús Felipe Gallego – Remitido por Quino Moreno


Este miércoles 28 de agosto, se cumplieron cincuenta años del famoso discurso del reverendo afroamericano Martin Luther King, como colofón de la marcha a Washington por los derechos civiles de los ciudadanos negros y de todos aquellos que gritaban libertad y trabajo.


Este 28 de agosto de 1963 ha quedado para la historia de Estados Unidos y del mundo en general, porque aquella muchedumbre de personas que se sumaron a Martin Luther King escucharon sus palabras llenas de fuerza pidiendo un cambio radical, a pesar de haber pasado mucho tiempo desde que Abraham Lincoln, decimosexto presidente de Estados Unidos (1809-1865 muere asesinado) declarara:

“Hace ochenta y siete años nuestros padres fundaron en este continente una nueva nación, concebida en libertad y consagrada al principio de que todos los hombres son creados iguales…

…Ahora estamos empeñados en una gran guerra civil, poniendo a prueba si esta nación, o cualquier nación así concebida y así dedicada, puede durar mucho tiempo. Estamos reunidos en un gran campo de batalla de esa guerra. Hemos venido a dedicar una parte de ese campo, como un lugar de descanso para aquellos que aquí dieron sus vidas para que esta nación pudiera vivir. Es perfectamente justo y propio que debemos hacer esto”.

Hoy, en la segunda década del siglo XXI, muchos ciudadanos de este planeta también tienen un sueño.

El mío es el siguiente:

Que los derechos fundamentales del ser humano sean respetados (sanidad, educación, seguridad, alimentación, vivienda, trabajo y libertad de expresión) sin discriminación de raza, sexo, color u origen.

  • Que la solidaridad con los más desfavorecidos sea real e inmediata.
  • Que los focos de tensión y  guerras localizadas no se permitan por los organismos internacionales que, en definitiva, deben ser garantes de la paz.
  • Que la venta de armas no se convierta en el medio para fomentar los conflictos
  • Que se proteja a los niños y personas mayores que representan a los más débiles.
  • Que los organismos internacionales intervengan en aquellos países donde no se respetan los derechos de la mujer
  • Que no se permita el continuo flujo de desplazados que tienen que abandonar sus hogares y países.
  • Que los jóvenes dispongan de oportunidades  para iniciar su vida laboral y no se conviertan en una generación pérdida.
  • Que exista una verdadera regeneración de la política, de los partidos, sindicatos y otras organizaciones y que la transparencia sea completa en todas sus actividades.
  • Que se pueda elegir a las personas y no a los partidos pues convierten a los diputados en marionetas de los que mandan y los ciudadanos no tienen referencias para trasladar sus inquietudes, solo les queda esperar a nuevas elecciones para cambiar a los que no cumplen sus programas, manipulan y engañan a los ciudadanos.
  • Que la corrupción de los gobernantes a cualquier nivel sea sancionada apartándoles de la política de forma definitiva.
  • Que los políticos “no repitan y repitan” envejeciendo en sus escaños. Después de un máximo de tres legislaturas deberían volver a un trabajo como cualquier ciudadano.
  • Que los políticos olviden la retórica de sus mensajes y demuestren con su ejemplo que lo que dicen son algo más que palabras.
  • Que los nacionalismos no sigan desgastando la nación común porque ese no es el camino.
  • Que la hospitalidad siga siendo “santo y seña” de nuestro país.
  • Que los que viven de las estructuras de la Unión Europea no olviden que para los ciudadanos de los países que les mantienen son unos desconocidos.
  • Que dejen de amenazarnos continuamente con la rebaja de salarios, pensiones, productividad, etc., y se lo apliquen ellos.
  • Que la regeneración del gobierno y de la oposición se materialice con la baja de todos los que llevan más de quince años en las poltronas, que repiten y repiten como las “pilas  Duracell”.
  • Que se supriman de una vez todas las instituciones y empresas públicas que no sirven para nada, solo para mantener a los del partido correspondiente y cuyo coste sirve solo para reducir servicios necesarios para los ciudadanos.
  • Que las televisiones den de baja a los “tertulianos” que saben de todo y están en dos programas a la misma hora, contando las mismas sandeces y vociferando en defensa del partido que les paga.
  • Que enseñemos a las nuevas generaciones a pensar porque de lo contrario seguiremos con la estrategia de “pan, fútbol, toros, romerías y programas de tv que estrechan los cerebros”.
  • Que los ciudadanos no olviden que lo único que les puede salvar es la Educación y  Formación en un mundo donde los Valores principales están en retroceso.
  • Que nuestros investigadores dispongan de los medios necesarios para que continúen sus trabajos a favor de la sociedad.
  • Que la paz en el mundo no sea una palabra vacía cuando existen miles de personas que mueren todos los días por conflictos generados por intereses económicos, religiosos o de otra naturaleza.
  • Que la SOSTENIBILIDAD sea una referencia para la sociedad del planeta. Que los miles de documentos, reuniones nacionales e internacionales sean algo más que palabras.
  • Que los Objetivos del Milenio 2015 se cumplan en su totalidad

 

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.euromundoglobal.com