Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
23 de octubre de 2019, 8:03:32
Madrid


De cuando Botella aseguraba que estaba “clarísimo” que su yerno no tenía nada que ver con Correa

“Lo conocimos como a otras muchísimas personas que han estado a lo largo de estos años en el partido”


“Mi hija y mi yerno están tranquilísimos. Estamos acostumbrados a las calumnias”. Así de contundente se mostraba la actual alcaldesa de Madrid, Ana Botella, pocos días después de que aparecieran las primeras informaciones sobre la trama Gürtel. En una entrevista concedida al diario ABC, la mujer del expresidente del Gobierno se esforzaba en demostrar que lo que había ocurrido era que “una series de personas se han aprovechado del Partido Popular”.


Un conocido más
Esas personas a las que Ana Botella no mencionaba en la entrevista de ABC no eran otras que Francisco Correa y Álvaro Perez (alias El Bigotes). La matriarca de la familia Aznar siempre ha intentado restar valor a que Correa fuese uno de los testigos de la boda entre su hija Ana Aznar y Alejandro Agag. Así, en octubre de 2009 afirmaba lo siguiente sobre el cabecilla de la Gürtel: “Lo conocimos como a otras muchísimas personas que han estado a lo largo de estos años en el partido. Y, al igual que de otras muchas personas, no teníamos por qué pensar que habían hecho nada como lo que parece que han hecho”.

“Enamorada de El Bigotes”, según Correa
En cuanto a su relación con El Bigotes, la alcaldesa de Madrid la definía como “muy pequeña”, desmintiendo de este modo que se hubiera “enamorado de él en el buen sentido, porque le encantó”, tal y como declaró Francisco Correa ante el juez Baltasar Garzón.

 La defensa de Botella
Con este tipo de argumentos, Botella restaba valor a las tesis que, tal y como defendía la exsecretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, sostenían que “la trama corrupta empezó en el PP de la mano del señor Agag”. Ante este tipo de acusaciones, Botella repetía insistentemente que “Agag no aparece en ningún caso, ni como imputado, está clarísimo. Creo que los que tendrían que responder son aquellos que le quieren mezclar sin estar imputado para nada en este sumario”.

Lo que desvela El País
Transcurridos más de tres años de aquellas declaraciones, el diario El País desvela este martes detalles de cómo la Gürtel pagó parte del ‘bodorrio’ de El Escorial de la hija de Aznar con Agag. Incluye asimismo un comunicado del yerno del expresidente en el que reconoce que aceptó de Correa el montaje de la iluminación de la celebración posterior a la ceremonia, aunque lo tilda como un mero “regalo”. Asimismo, Agag también ha admitido que en “esa época” mantenía una relación de amistad con Francisco Correa y que por ese motivo “fue invitado” a la boda.

“La duda ofende”
La noticia ha sorprendido también a su suegra, en un acto y corroborado su versión: “Como ha dicho mi yerno es un regalo de una boda celebrada hace años de un invitado a uno de los contrayentes”. Cuando los periodistas le han preguntado por si hubo contrapartidas ha sido tajante: “La duda ofende”.

Desmentido tras desmentido

No es la primera vez que Agag desmiente su relación con la trama Gürtel. Por ejemplo, ha negado haber sido el encargado de pagar el alquiler de las oficinas a Jacobo Gordon, a quien la Justicia considera un testaferro clave en sociedades de inversión a través de las que la trama canalizaba el dinero ilegal. Agag también negó tajantemente que hubiese actuado como mediador para que Francisco Correa consiguiese contratos en el extranjero.

La estrategia de los Aznar
Desmentido tras desmentido, la estrategia de los Aznar ha estado basada en que Agag no apareciera vinculado a la trama corrupta ligada al Partido Popular. Por ello, el yerno de José María Aznar nunca ha escondido su intención de emprender “las acciones judiciales correspondientes contra cualquier medio que sugiera cualquier tipo de conducta irregular por su parte”.

Su anterior imagen
Pero este evidente esfuerzo de los Aznar en restar valor a las investigaciones judiciales sobre sus posibles vínculos con los cabecillas de la trama corrupta parecen no haber servido para devolver la imagen que Agag tenía de hombre “seductor”, “simpático”, “conseguidor” y “trabajador” antes de que estallara el escándalo de corrupción. Muy atrás quedan ya esos artículos en los que se elogiaba que en menos de seis años hubiese pasado de ser “una simple promesa de la derecha española a casarse con honores de estado en el Escorial con la hija del presidente del partido y llegara a presidir el Partido Popular Europeo”.  Desde hace tiempo, la inmensa de las informaciones sobre Agag suelen guardar relación con sus controvertidos negocios, o con la amistad que le unía a Correa.

Fuente: El Plural - JOSÉ MARÍA GARRIDO | 21/05/2013

 

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.euromundoglobal.com