Euromundo Global MADRID EDICIÓN DIGITAL
17 de agosto de 2019, 23:49:59
Internacional


Régimen sirio, bajo presión internacional, niega autoría de matanza de Hula


DAMASCO -- El régimen sirio aseguró el domingo que no está detrás de la matanza de Hula, en la que murieron casi 100 personas, mientras la comunidad internacional intensifica su presión sobre Damasco, adonde llegará el lunes su emisario Kofi Annan, en un intento in extremis de salvar su plan de paz.


“Negamos totalmente cualquier responsabilidad del gobierno en esta masacre terrorista que tuvo por blanco a habitantes” de Hula, en el centro del país, declaró el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Jihad Makdissi, dos días después del ataque.

Según el responsable, las autoridades sirias van a abrir una investigación para aclarar las circunstancias de la matanza, pero Makdissi ya adelantó que las tropas gubernamentales sólo actuaron “en legítima defensa” ante “centenares de hombres armados (…) con armamento pesado, morteros y ametralladoras”.

Tras un intenso bombardeo que los insurgentes atribuyen al régimen de Bashar Al Asad, los observadores desplegados por las Naciones Unidas en Siria contaron en Hula 92 cadáveres, de los cuales 32 eran niños de menos de 10 años.

Las imágenes de los cadáveres de los niños han conmovido al mundo entero.

El emisario internacional Kofi Annan llegará a Siria el lunes en un intento desesperado de salvar su plan de paz, que preveía una tregua que entró en vigor el 12 de abril pero que no se ha respetado. La matanza de Hula, la más sangrienta desde la teórica aplicación de este alto el fuego, ha asestado un golpe mortal al plan de paz.

El Ejército Sirio Libre (ESL), compuesto esencialmente por desertores, anunció que no respetaría las directrices de Annan si la ONU no encontraba la forma de poner punto final a la represión.

“A menos que el Consejo de Seguridad de la ONU tome decisiones urgentemente para proteger a los civiles, el plan de Annan se va a ir al infierno”, afirmaron sus portavoces.

La comunidad internacional condenó de forma unánime y firme la masacre de Hula, pero no supo tomar hasta ahora medidas concretas para impedir que se repita, lo cual avivó la cólera de los sirios, que ven que el mundo es incapaz de poner fin a este baño de sangre que ya dura 14 meses.

Londres pidió “una respuesta internacional firme” y una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad en los próximos días mientras que Kuwait, presidente actual de la Liga Árabe, quiere convocar una reunión de urgencia del bloque para poner fin a la “opresión del pueblo sirio”.

La ONU consideró la tragedia de Hula una violación “indignante y terrible” del derecho internacional y de “los compromisos del gobierno sirio de cesar de recurrir a armas pesadas”.

Sin dar su opinión sobre los autores de la matanza, el jefe de los observadores de la ONU en Siria, el general Robert Mood, confirmó que se había disparado con armamento pesado desde los tanques.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, condenó “la atroz” masacre y estimó que el reinado “de los crímenes y el miedo debía terminar”.

Este domingo, el Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (UNICEF), aseguró que la matanza muestra la urgencia de “encontrar una solución al conflicto” y “no puede permanecer sin castigo”.

En Hula, los habitantes culpan de alguna manera a la ONU de esta masacre e increparon a los observadores que se acercaron al lugar de la tragedia, según vídeos difundidos en internet.

“¡Había niños de menos de ocho meses! ¿Qué habían hecho? ¿Llevaban acaso lanzacohotes?”, gritaba un hombre a un observador, visiblemente incómodo.

Otro video mostraba una fosa común donde se habían depositado decenas de cadáveres envueltos en sábanas blancas, algunas manchadas de sangre.

“Nos matan y el mundo sigue de brazos cruzados. Vayanse al diablo con su plan” Annan, se desesperaba un hombre en otro video colgado en internet.

El ESL pidió de nuevo el sábado a la comunidad internacional que realice “ataques aéreos” contra el régimen, una idea ante la que las potencias mundiales son más que reticentes.

Este domingo, se registraron violentos combates en la ciudad de Hama, en el centro del país, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Durante la noche, el ejército bombardeó la ciudad de Rastan (centro), donde la insurgencia resiste desde hace meses frente a las fuerzas gubernamentales.

Según el OSDH, más de 13.000 personas, la mayoría civiles, han muerto violentamente desde el inicio de la revuelta contra el régimen de Al Asad.

Euro Mundo Global.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.euromundoglobal.com