www.euromundoglobal.com

Opinión: “Instinto Felino…”

Diagnóstico de la realidad más importante, de la causa de casi todo

Por Luis Sánchez de Enciso Sengenes (*)

Diagnóstico de la realidad más importante, de la causa de casi todo

20MAY17 – MADRID.- Hay hechos que apuntan a elocuentes síntomas de una idea más central (para quienes nos exigimos entender el acontecer) Vayamos a uno de ellos. Retrocedamos unos días y situémonos en el atropello a seis ciclistas, mortal a la postre para la mitad, a cargo de una drogadicta residente en la habitualmente exacerbada Comunidad Valenciana.

Tal vez inspirada, ejemplo del fenómeno de emulación que favorecen (para lo bueno y lo malo) los medios de comunicación, prodigiosamente, otra mujer replica una semana más tarde el suceso… De nuevo, ¡¡¡una intoxicada al volante embiste a seis ciclistas!!! La única diferencia es que, por suerte, lo pueden contar todos. Y, supongo coincidiréis, raro sería que alguien en este país no se haya enterado de sendas noticias, ¿no…? Así como que, en una comunidad saludable, la consternación seguida de la reflexión sería la respuesta sensiblemente mayoritaria. Pero ved lo que sucedió a renglón seguido.

Esta misma semana se atropella a otro ciclista (un deportista profesional) el camionero responsable se da a la fuga y, cuando recupera felizmente la consciencia, el malparado descubre que ha desaparecido su extraordinaria bicicleta. O sea que otro ser humano (un decir) al verlo puede que sin vida en la cuneta deja su huella, no auxiliándolo, sino saqueándolo. Por cierto que lo de malherir a ciclistas o a peatones y, en vez de actuar solidariamente (aunque sea para aliviar el peso de la conciencia) desparecer del lugar es reacción habitual, según informes, en el Reino de España (a vuestra consideración de personas adultas cuanto se desprende de ello)

¿De veras no encontráis el patrón común que une a la gente de nuestro país a la hora de afrontar todo acontecimiento de la realidad…? Para mí es clarísimo y se manifiesta casi siempre, con la honrosa excepción de un@s poc@s, como infamia. Consecuencia ésta, como no podía ser de otro modo, de una ignorancia y un miedo paralizantes que se retroalimentan y cuyas consecuencias no sólo son las cada vez más mujeres y niñ@s agredid@s y violad@s y asesinad@s, superándose día a día la presencia del sadismo y el ensañamiento. Y qué decir de los animales igualmente vejados en festejos populares o los cientos de miles de mascotas que, como otro hecho inédito en el resto de Europa, son abandonados año tras año en las vacaciones de verano…

No queda ahí la cosa, no, porque por desgracia esa actitud acaba aparejando también, como una consecuencia inevitable, que España sea, como consecuencia del latrocinio institucionalizado (otro síntoma de maldad, ¿no?) el país de la OCDE (es decir, Europa, más Norteamérica, más Oceanía, más Corea del Sur y Japón) con la mayor desigualdad patrimonial entre ricos y pobres, así como con la más deficiente democracia. En donde no pocos políticos, que ojalá os atreváis a concluir que no se alejan mucho del estándar nacional, nos roban y corrompen las instituciones sin descanso y no pasa nada. No hay día que no nos interpele, con otra prueba más, esta grosera realidad… Que el presente y el porvenir de tod@s está, en buena medida, en manos de una organización criminal.

Seguimos sin dar la respuesta honorable, desviando la legítima indignación que sentiría el ciudadano, que se enfrentaría hasta físicamente a quienes lo humillan, en una ira que deviene en agresión cobarde contra quien, en el fondo, no provoca nuestro malestar.

Pero, al menos para mí, lo más trágico y letal de la marca España no es lo que incide sobre todo fronteras adentro. Al fin y al cabo, tenemos lo que nos merecemos, ¿no?, y no descartó que sirva para, un buen día, empezar un proceso por el que acabemos viendo con nuestros propios ojos que hemos dejado de aceptar la lacerante anomalía. No, lo más grave es que envenenemos a las demás comunidades de nuestro planeta. Y me refiero a esta situación: Que, ante la amenaza apocalíptica del cambio climático, la respuesta sea incumplir más que nadie los protocolos internacionales a tal respecto. Doy por hecho que todos sabéis esto… Que, viviendo en el enclave de la Unión Europea con mayor exposición al sol, somos los que producimos menos energía fotovoltaica (y qué decir de las demás renovables) Que es como afirmar ‘los que más contaminamos’, en vez de combatir solidariamente al devastador efecto invernadero.

(el agravante moral del suicida se revela, supongo coincidiremos, cuando además es un homicida, cuando le resulta indiferente el daño colateral que su ceguera produce en los demás, en quienes, contrariamente a él, actúan con empatía)

Como no soy nadie para suponer que, quienes esto leáis, ignoráis la verdad de lo que afirmo, o que no sois suficientemente responsables como para vivir consecuentes con ello, es por lo que os invito, con la mayor humildad de la que me siento capaz, a que propaguéis esta denuncia entre todos y cada uno de vuestros contactos.

¿Acaso existe otra respuesta en quienes no se resignan a, bien por acción o bien por omisión, seguir sintiéndose culpables de una ignominia mayúscula?

¡Despertad, salid de la ceguera y entended que ayudar es ayudaros!

¡Hacedlo, aunque sea por egoísmo consciente y, ojala, amor propio!

Pero me parece oportuno añadir esto… El ilusionante (al menos para mí) recién electo Presidente de la República de Francia ha incorporado, entre sus ministros, a un gurú de la sensibilización medioambiental que había rechazado las ofertas de Sarkozy y, cuatro años después, de Hollande. Se diría que ha hallado, en Macron, a un líder sinceramente preocupado por el más inquietante desafío. Algunos seres informados, conscientes y a salvo del burdo sectarismo asistimos atentos a los acuerdos que puedan adoptar (para contrarrestar la acción de gentes y gobernantes innobles: léanse Estados Unidos ahora o España casi siempre) el prometedor Emmanuel, con su aire que evoca a lo mejor que deparó el Napoleón libertador, y la realidad virtuosa que nos asegura Angela Merkel.

Sabemos qué partidos políticos y personas no van a apoyarlos desde España. A ver si, por lo menos, el PSOE y Ciudadanos responden positivamente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(1)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8