cabecera
Hemeroteca :: Edición del 17/07/2012 | Salir de la hemeroteca
260/694
Última actualización 21/07/2012@01:44:16 GMT+1

Los periodistas de investigación Sandra Mir y Gabriel Cruz acaban de publicar hace algunos meses,  La casta autonómica (Esfera de los Libros, 2012), un libro en el que analizan a fondo España, un surrealista conjunto de administraciones públicas, autonómicas y locales, cuya falta de lógica se cuestiona más abiertamente en estos tiempos de crisis. «La crisis nos ha dejado en punto muerto, así que hemos hecho una ITV a fondo de este país, y con mucho sentido del humor le vamos a contar a su dueño, que es usted, que tiene mucho más que pérdidas leves de aceite», dicen los autores con ironía pero cargados de datos.

A través de historias personales -y narrado con mucha ironía-, La casta autonómica presenta un crisol de situaciones absurdas capitaneadas en muchas ocasiones por un personaje ficticio: Contreras, la caricatura de cualquier asesor político de nuestro país. Sandra Mir y Gabriel Cruz garantizan a los lectores el paseo más surrealista a través de la administración autonómica y local española. Un dibujo riguroso, un trabajo de investigación en profundidad que, aunque en ocasiones le hará sonreír, está pintado, desgraciadamente, con hechos muy reales.

El libro descubre, describe y confirma con claros ejemplos el disparate de leyes, recursos duplicados y situaciones absurdas en que se ha convertido España. Una maraña administrativa que despilfarra cada año 22.000 millones de euros sólo en organizaciones provinciales.

Por no hablar de los sueldos, dietas, coches de lujo (algunos con extras valorados en 20.000 euros)... que salieron del erario público para su propio bienestar, y como no, las jubilaciones de oro de nuestros políticos.

Es la realidad de nuestra casta autonómica, la delirante España de los chiringuitos locales, que ahora parece que todos conocían.

 

Le preguntaron en su día a Francois Mitterand por qué no copiaba el
modelo autonómico español.
Fue tajante: "España es un país rico y se lo puede permitir". Lo dijo con la ironía que caracterizaba al personaje pero no mentía. España se creía rica, tanto como para que sus representantes dijeran frases del estilo de "el dinero público no es de nadie" El libro expone con datos reales unas veces y otras con datos aproximados, ya que los autores explican que en España no hay una leyde información publica que obligue como en otros países a publicar los gastos reales de las administraciones,(caso del Museo del Puerto de Gijón : se sabe en cuanto se presupuestó la obra pero del gasto real no tenemos ni idea dónde ha ido a parar nuestro dinero), algunos datos son sabidos por todos y otros absolutamente desconocidos.
¿Qué es más barato? ¿Una ambulancia que recorra 60 kilómetros o una que se traslade a 300? Las ambulancias de Guadalajara, por ejemplo, no pueden ir a Madrid pero sí a Albacete que está a 300 Km, mientras en La Rioja tienen una Consejería de Salud ...¡¡ para un solo hospital !! Todo es un disparate, no se entiende cómo podemos seguir así. Es como esas familias que se han quedado sin nada, pero la mujer sigue saliendo a la calle con su abrigo de visón, los niños siguen yendo a multitud de actividades extraescolares o el marido aparca el deportivo en la puerta para que lo vea el vecindario, pese a que casi no lo mueve porque no tiene ni para gasolina.
Si en Inglaterra, con unas 300 instituciones, se apañan para 60 millones de habitantes, ¿por qué aquí tenemos más de 8.000, sólo en ayuntamientos?
Nuestros gastos están más que quintuplicados, existen alcaldes de poblaciones medias que llegan a tener 56 asesores, trabajan más de tres millones de funcionarios, conviven 47 tipos de contratos laborales. Hay 100.000 leyes que chocan entre sí, somos el país que más informes emite y que peores resultados tiene. Se trata de una maraña administrativa- extensa, intrusiva, omnipresente- ,capaz de hacer que sea más fácil cursar cualquier gestión jurídica, educativa o empresarial entre 2 países de la Unión Europea que entre, por ejemplo, Badajoz y Huelva.
En España las ambulancias no se mueven más allá de sus fronteras regionales; los cuerpos de policía se persiguen unos a otros; las tarjetas sanitarias de otro territorio no están permitidas.
Escolarizar a un alumno en otra autonomía puede suponer el fracaso escolar (sobre todo si cambia de lengua porque existen más de cien subprogramas educativos diferentes); los bomberos no pueden apagar el fuego en otra región, aunque se estén quemando las pestañas y un empresario tiene la quiebra garantizada si abre un negocio en dos comunidades diferentes.
¿Sabe que en un pueblo salió elegido un concejal de Medio Ambiente condenado por pirómano?
El libro descubre, describe y confirma con claros ejemplos el disparate de leyes, recursos duplicados y situaciones absurdas en que se ha convertido España. Una estructura administrativa elefantiásica que despilfarra cada año 22.000 millones de euros solo en organizaciones provinciales, por no hablar de los sueldos, dietas, coches de lujo (algunos con extras valorados en 20.000 euros)...que salieron del erario público para su propio bienestar, y, como no, las jubilaciones de oro de nuestros políticos.
Lo que está claro es que España, a las Autonomías, se les queda pequeña. Por eso nos gastamos 402 millones de euros en Embajadas, oficinas y delegaciones repartidas por el mundo.
¿Que queremos promocionar Catalunya por el mundo? Pues creamos 32
embajadas y nos gastamos 13 millones al año. ¿El País Vasco? otras trece, y 62 millones al año. Valencia tiene 23, Andalucía 22, una en Madrid no vaya a ser que no se conozca bastante el pescaíto por esos lares.
¿Quién paga esto? Todos. Como para ahorrar.
Llama con el móvil que paga la empresa... Estado
Eso de que los diputados tengan móvil de Empresa puede ser razonable,
lo hay también en la empresa privada. Pero ¿Cuánto duraría en su puesto un trabajador que fuera capaz de gastarse 500 euros mensuales de media en llamadas? Más bien poco. Es lo que se han llegado a gastar los diputados de Valencia. 20.000 euros mensuales para 99 diputados.Calma. Ahora con la crisis, se lo han bajado a 140 euros al mes.
Un país en los que alcaldes y presidentes de la Comunidad cobran más que el presidente. Si el propio Zapatero dijo en su día que presidente puede ser cualquiera, nada extraña. Pero viendo su sueldo tampoco parece una frase tan desafortunada.
78.185 euros al año cobra el presidente de sueldo. Es decir, que Montilla, mandando en la Generalitat, y siendo el que más cobraba de España, se embolsaba 164.000 euros al año.
Tampoco extraña que el vicepresidente de la Comunidad de Madrid cobre más que su presidente o que un alcalde cobre 30.000 euros más que el presidente (Hay 14 alcaldes de capitales de provincia que cobran más que Rajoy). No sólo eso, algunos concejales también cobran más que el presidente o un simple operario del ayuntamiento de Parla que gana 61.000Euros anuales, para mayor pasmo del Financial Times.
Inaugura que algo queda... aunque sean aeropuertos sin aviones o líneas de ferrocarril sin pasajeros.
"Me siento como Alejandro I el Inaugurador", soltó Alejandro Font conseller de Educación de la Comunidad Valenciana. Esa frase resume una forma de hacer política. Los resultados ya los sabemos. En España se han inaugurado bibliotecas sin libros, hospitales presentando sólo una maqueta ( ya lo construiremos, ya...) aeropuertos sin aviones y líneas de ferrocarril sin vías (los vagones sí se compraron). Por inaugurarse se han inaugurado cursos de informática. No es extrañar que el señor Fabra dijera eso de "Durante mes y medio cualquier ciudadano que lo desee podrá visitar esta terminal y caminar por las pistas de aterrizaje. Dicen que estamos locos porque hemos inaugurado
un aeropuerto sin aviones, no entienden nada". Y tan tranquilo. Ahí sigue el aeropuerto de Castellón sin aviones, claro. Su jefe de aeródromo sí lo entiende: 84.200 euros de sueldo. Y 500.000 euros en halcones para que las aves no obstaculizaran a los aviones. Halcones hay, aviones, ninguno. En Huesca tres cuartos de lo mismo. De los 47 aeropuertos que hay en España no llegan a diez los rentables. Volvemos al yo también quiero uno.
¿Se puede construir la primera línea de alta velocidad regional de Europa y hacer el ridículo? La respuesta la tiene Barreda. La línea Toledo, Cuenca, Albacete tuvo 9 pasajeros al día. El mantenimiento de cada viaje costaba 18.000 euros. La envidia de Europa. Antich hizo lo mismo en Baleares. Creó un ferrocarril sin tener línea férrea. Alguien la pagará. En Coruña también se puede construir un edificio para observar las aves de 420.000 euros y no ser ni siquiera inaugurado, o 56 millones en un Museo en Galicia de 17.000 metros cuadrados que aún espera obras de arte que lucir. En España se han subvencionado museos, a curanderos, a analizar las Caras del Bálmez...¿Surrealista? todo lo es, aunque edificar un ayuntamiento por valor de 23 millones de euros en plena crisis, supuestamente para ahorrarse el millón de alquiler que les costaba al año, o una consejería de agricultura que tiene más funcionarios que agricultores tiene la región...son unas buenas perlitas ( la Consellería de Agricultura en Baleares puede contar con 440 funcionarios públicos para 430 agricultores )
Es la realidad de nuestra casta autonómica, la delirante España de los chiringuitos locales, que ahora parece que todos conocían, no entiende ni de color político, ni de edades, ni de hombres, ni de mujeres. Es, como en la serie de televisión: el presidente de la comunidad de vecinos que se vuelve loco porque tiene poder sobre 14 ó 15 personas. "Soy el presidente del portal B", dice sacando pecho y gestionando las cuotas. Pues eso a gran escala son nuestros políticos. Dale dinero, y un área para organizar, a una persona que no ha trabajado en su vida en el sector privado y que el único mérito que ha tenido es apuntarse a un partido político cuando tenía 16 años. Y es que el 70 por ciento
de nuestros dirigentes nunca ha trabajado fuera de la política «Si no existiera la crisis, tal vez nunca nos habríamos percatado de la inmensidad de instituciones públicas y duplicidades –o multiplicidades- que existen en nuestra Administración», afirman los
autores quienes se cuestionan: ¿ para qué sirven realmente nuestros políticos.?
Al finalizar la lectura de este libro, el lector sólo se preguntará: ¿Y yo estoy dentro de este invento?
Lo que sí es cierto es que si se pusiera un poco de orden en este disparate administrativo, el ahorro sería tal que no habría necesidad de recortar ni un euro en servicios básicos a la ciudadanía.

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (0)   No(0)
260/694
Comparte esta noticia  Compartir en Wikio Compartir en Del.icio.us Compartir en Digg Compartir en Technorati Compartir en Yahoo Compartir en Google Bookmarks Compartir en Fresqui Compartir en MySpace Compartir en Meneame compartir en Tuenti Compartir en Facebook compartir en Twitter

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Gestor PDF Digital EditMaker 7.1.1