cabecera
Hemeroteca :: Edición del 24/06/2012 | Salir de la hemeroteca
180/727

John Wayne, la Leyenda, a 33 años de su Muerte 

Por Carlos Estrada*

Última actualización 24/06/2012@15:16:39 GMT+1

Marion Michael Morrison, descendiente de irlandeses y escoceses, llegó al mundo en Iowa en 1907. Dicen que su segundo nombre no coincidía con el que figuraba en la partida de nacimiento. Estudió leyes y se destacó como jugador de rugby en un equipo de la Universidad de California sin dejar de soñar con ser parte del séptimo arte.

Ward Bond, deportista y actor de cine fue uno de sus mejores amigos y en 1926 conoció al director John Ford. Tom Mix, popular en seriales western, lo habría acercado al ambiente artístico sin apoyarlo posteriormente.

Entre 1927 y 1929 realizó tareas simples en estudios cinematográficos logrando que lo incluyeran en algunos filmes con el nombre de “DUKE” MORRISON, hasta que en 1930 cuando estaba por cumplir veintitrés años de edad, el director Raoul Walsh que no pudo contratar a actores caros de la época, le ofreció un papel principal en el film “La Gran Jornada” de Fox usando un nuevo nombre: JOHN WAYNE. La ganancia que obtuvo fue una miserable suma de dólares, pero su carrera tuvo el impulso necesario para crecer sin pausas, siendo figura de más de sesenta películas en pocos años, muchas para Republic (fusión de otras empresas) que colocaba en el mercado western de clase B de poca calidad con inversiones pequeñas. Wayne necesitaba trabajar y aceptó intervenir en numerosos rodajes a sabiendas que tenía que descuidar a su familia.

Datos de archivo del exterior señalan que en 1932 habría trabajado en seriales que hacía Warner Bros, en 1936 y 1937 aparentemente pasó por los estudios Universal, filmó para Paramount, etc. John Ford lo tentó con un interesante rol en “La Diligencia” en 1939, western de United Artists que impactó y el mundo comenzó a hablar de John Wayne con admiración. Ford sintió que había descubierto a un actor que encajaba perfecto para películas de mayor costo.   

 “Los 4 Hijos de Katie Elder” de Henry Hathaway (Paramount, 1965), fue rodada poco después que Wayne fuera operado de un cáncer de pulmón y perdiera unas costillas; en 1969 Henry Hathaway (Paramount) dirigió “Valor de Ley” y John Wayne obtuvo un Oscar como Mejor Actor Principal, estatuilla entregada el 7 de abril de 1970 en el Dorothy Chandler Pavillón, actuando como maestros de ceremonia Clint Eastwood, Elliot Gould, Fred Astaire, Claudia Cardinale, Elizabeth Taylor, Raquel Welch, Mirna Loy, John Wayne, Bob Hope, etc. La  Mejor Película fue “Perdidos en la Noche”, pero Dustin Hoffman que estaba nominado en ese film no fue elegido por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood porque sus miembros consideraron que Wayne era el merecedor del codiciado galardón. Hubo elogios de los críticos más exigentes y aprobación total del público norteamericano; seguramente influyó su impresionante trayectoria.

El 5 de abril de 1976 el director Donald Siegel habría terminado el rodaje de “El Último Pistolero” (film Paramount), estrenado cuatro meses más tarde, donde John Wayne tuvo que ponerse en la piel de un viejo pistolero que estaba muriendo a causa de un cáncer (parecido a la realidad) y elegante viuda del pueblo (Lauren Bacall) le alquila una habitación en su casa. Los tiempos habían cambiado en el Oeste, excepto para algunos individuos sedientos de fama que llegaban de lejos para desafiar a quien fuera “el más rápido con el revólver”, entonces el enfermo terminal decide morir “con las botas puestas” y no continuar sufriendo en la soledad de cuatro paredes.

“El Último Pistolero” fue una programada despedida de John Wayne. Sabía el tremendo mal que padecía y el público presentía que el actor pronto iba a partir de gira de la mano de Dios, por eso era difícil separar realidad de ficción. El clima de suspenso, actos de traición, armas escupiendo plomo y cadáveres desparramados en el interior del bar estuvo bien logrado, pero no fue una película más, dejó inevitable sabor amargo ver caer a quien la pantalla mostró siempre como "invencible".

John Wayne superó en popularidad a los más grandes actores de su época, pero el vicio del cigarrillo, el alcohol y el cáncer -presuntamente detectado sobre el final de la década del ’50- lo arrinconaron de la peor manera: en 1978 internado para una cirugía cardíaca, en 1979 anunciaron que lo habían operado por “problemas en la vesícula” y después difundieron que el 12 de enero en una difícil intervención de nueve horas de duración le habían extraído un tumor que tenía en el estómago.

Con increíble fortaleza y aspecto muy deteriorado se presentó en la entrega de los Oscar el 9 de abril de 1979, recibiendo prolongados aplausos de la selecta concurrencia que en señal de respeto se puso de pie.

Las actrices Elizabeth Taylor y Maureen O´Hara, amigas de John Wayne, habrían pedido a los legisladores que aprobaran un proyecto de ley para condecorarlo con la medalla de oro del Congreso de Estados Unidos –logrado con rapidez-, máxima distinción que se otorga a presidentes locales y otras altas personalidades.

El 2 de mayo de 1979 Wayne fue trasladado al Centro Médico de California para ser operado de un tumor en el estómago, no aceptaba calmantes para tener lucidez frente a su familia y se encontraba tan debilitado que los médicos nada pudieron hacer para salvarlo; el 10 de junio entró en coma y murió el 11 de junio a los 72 años de edad.

Por orden del presidente Jimmy Carter las banderas permanecieron a media asta, en todo el país hubo señales de profundo dolor, los diarios norteamericanos del 12 de junio de 1979 (ediciones de la mañana) dedicaron sus tapas al admirado actor, emisoras de radio y televisión repitieron la triste noticia durante una semana con eco en la prensa de todo el mundo.

A su pedido el epitafio de la tumba fue escrito en español: “aquí yace John Wayne, feo, fuerte y formal”.

Junto a bellas actrices y apoyado por directores de renombre, John Wayne trabajó en más de doscientos filmes de acción, todos con su sello de hombre recio y honesto.

En las décadas del ’30, ’40 y ‘50 el género western alcanzó picos altos con seriales de justicieros a caballo como William S. Hart, Red Ryder, Tom Tyler, Clayton Moore (“El Llanero Solitario”); William Boyd (“Hopalong Cassidy”), Lash La Rue, Buck Jones, Allan Lane, Charles Starret (“Durango Kid”), Rex Allen, Warner Baxter y Gilbert Roland (en el rol de “Cisco Kid”), Tim Mc Coy, Clint Walker (“Cheyenne Bodie”), Gene Autry (vaquero cantor), Roy Rogers, James Arness (“La Ley del Revólver”), Ward Bond (“Caravana”), Richard Boone (“Revólver a la Orden”), Richard Carlson (“Los Jinetes de Mackenzie”), Lorne Greene (“Bonanza”), James Garner (“Maverick”), Stuart Whitman, Chuck Connors (“El Hombre del Rifle”), etc., además tuvo que competir con largometrajes de Wayne Morris, George letz Montgomery, Rod Cameron, Dan Duryea, Ray Milland, Broderick Crawford, Rory Calhoun, Scott Brady, Randolph Scott, Audie Murphy, Joel Mc Crea, John Payne, Jeff Chandler, Robert Ryan, Ernest Borginine, Cameron Mitchel, Forrest Tucker, Joseph Cotten, Sterling Hayden, Lee Marvin, Robert Preston, Chill Wills, etc., hombres populares que tenían contratos periódicos para filmar como figuras principales acerca del salvaje Oeste, y el triple de dura era la tarea de conquistar al público teniendo las salas de cine llenas de películas western de cotizados actores como Robert Taylor, Steve McQueen ("Nevada Smith", serial "Randall, el Justiciero" y mucho más), Stewart Granger, James Stewart, Víctor Mature, Charles Bronson, Van Heflin, Burt Lancaster, Kirk Douglas, Glenn Ford, Alan Ladd, Gary Cooper, Richard Widmark, Gregory Peck, William Holden, Tyrone Power, Charlton Heston, Errol Flynt, Henry Fonda, Robert Mitchum, James Coburn, etc., pero John Wayne pudo con centenares de famosos que tuvieron papeles destacados en el western, rompió el molde con un "angel" que pasaba la pantalla, conquistó a Hollywood y a varias generaciones que incluso hoy ven repetidas veces sus películas, razón por la que durante décadas fue considerado el actor más popular de Estados Unidos, más allá de actuaciones demasiado encasilladas en los mismos gestos, movimientos y comportamientos.

Dedicatoria recibida: En la década del ’60 era adolescente y practicaba desde niño un milenario arte marcial no deportivo; me gradué en 1966 y las técnicas de velocidad complementadas con máximo endurecimiento de manos y pies me hicieron conocido (está documentado en revistas, certificaciones diversas, viajes, exhibiciones públicas, cursos dictados, contrato para avalar película de acción de la Columbia- Fox- Warner en 1985, etc.), renombre que fue aumentando con el paso del tiempo. Como en mi juventud seguía las películas de John Wayne y tenía un amigo instructor de defensa personal radicado en Los Ángeles que me había comentado que el mencionado actor sabía boxear y era bueno en Karate, me consiguió su dirección y por correo le hice varias preguntas, tiempo después recibí contestación, luego cruzamos dos o tres cartas y un día me sorprendió la llegada de una dedicatoria que guardo en mi currículum.

Hace más de veinte años que colecciono películas clásicas de excepción (a la fecha poseo más de 46.500 títulos originales) y, por supuesto, tengo casi todas las de John Wayne, especialmente western en blanco y negro que realizó los primeros años de su carrera, es decir, más de quince filmes que serían de la Monogram, varios con su inseparable caballo blanco, con una guitarra, innumerables películas del sello Republic y de otros estudios cinematográficos hasta llegar a la década del ’50, ediciones difíciles de conseguir. Esta semana tenía a mano una caja y pasé nuevamente “Jinetes del Destino”, "El Álamo", "La Gran Jornada", "La Diligencia", "El Hombre que Mató a Liberty Valance" y "los 4 Hijos de Katie  Edler".   

---------------------------------------

CARLOS ESTRADA *ex cronista cinematográfico durante más de 10 años en agencia de prensa y dos revistas y periodista de investigación con documentada trayectoria pública desde 1970.

Buenos Aires, 12 de junio de 2012.

Nota: como me he referido a un tema de muchos años atrás sin tener tiempo para revisar salas con montañas de carpetas archivadas, pido disculpas por cualquier error involuntario que puedan encontrar en este artículo.

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (0)   No(0)
180/727
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Gestor PDF Digital EditMaker 7.2.0.1