cabecera
Hemeroteca :: Edición del 21/06/2012 | Salir de la hemeroteca

GRANDES VOCES HISPANOAMERICANAS

Julio Jaramillo, “El Ruiseñor de América”

Por GUABEYHE      (Madrid)

Julio Jaramillo en una de sus primeras fotografías promocionales…
Julio Jaramillo en una de sus primeras fotografías promocionales…

Un mundo de anécdotas

La historia de JJ no es otra que la de cualquier muchacho pobre de Guayaquil. A mediados de los años 30, producto del hogar proletario de Juan Pantaleón Jaramillo y doña Apolonia Laurido, nacieron dos hijos: el mayor Pepe, -también cantante-  y Julio, que nació el 1º de octubre de 1935 en el barrio de las calles Brasil y Coronel, en Guayaquil. Sus padres jamás se imaginaron que ese día, les nacía un pájaro y que de su garganta saldrían los arpegios de un zorzal.

 

JJ en sus comienzos radiofónicos…
JJ en sus comienzos radiofónicos…
Portada de uno de sus primeros discos…
Portada de uno de sus primeros discos…

Julio estudió en la escuela de artes y oficios de la sociedad filantrópica del Guayas avanzando hasta el segundo grado. Luego, se trasladaría a un establecimiento fiscal donde el director era el maestro Lauro Dávila, compositor del tema “Guayaquil de mis amores” y no podía imaginar que aquel rapazuelo sería en el futuro, el más emocionado intérprete de esta  canción convirtiéndola en un himno popular a la ciudad.

 

Continuando sus estudios de grado bachillerato, fue al colegio mercantil donde llegaría al segundo año, y por aquella época, comenzaba a bullir en su interior, su estirpe de cantante,  Y quizás por eso, se independizó económicamente desde muy temprana edad  comenzando a trabajar como zapatero, luego como ebanista  y lo alternó cantando como aficionado  manteniendo las dos primeras actividades hasta cuando el canto comenzó  a producir dinero. Sus primeras incursiones en la música las hizo  en La Lagartera y en la cantina de Rosario Castro conocida en el ambiente bohemio de la época como “La mamaíta”.

 

Sus primeros escenarios

Aplaudido por un publico escaso pero sincero y seguido por el cariño de sus primeras mujeres  y acariciando las primeras monedas de su éxito, JJ sabía que estaba convocado a cosas mayores  y por eso comienza a pisar los escenarios de radioemisoras como la radio Cóndor, Radio Ortiz, Radio América y la Voz Liberal entre otras y quizás el hecho más relevante de la vida de este cantante en esa época,  fuera su cadena de actuaciones en el Teatro Guayas.

 

Inicio de sus grabaciones musicales

La primera grabación que efectúa JJ sucede hacia comienzos de los años 50 cuando, ayudado por  la cantante Fresia Saavedra graba un “yaraví”   llamado “Pobre mi madre querida”, la cual fue la primera de aproximadamente la veintena de canciones dedicadas a la madre, que Julio grabara a lo largo de su carrera.

Con posterioridad a ésta primera grabación, realiza varios discos sencillos hasta que consigue dar con el que sería su primer gran éxito, el pasillo “Fatalidad” que graba por  solicitud de los Almacenes de música “J.D. Feraud Guzmán. De ahí siguen éxitos como “Amada Mía”, “Sendas Distintas”, “Alma Mía” y el éxito que le abrió las puertas a los escenarios de América: “Nuestro Juramento”, canción que en algunos países, y debido a su éxito, le valió el apodo de “Mister Juramento

 

Sus anécdotas

Como toda figura del espectáculo y la farándula, la vida de JJ estuvo marcada siempre por la atracción que suscitaban todos sus actos en el público que seguía ávidamente, cualquier actividad suya. Su anecdotario es tan amplio que sería materialmente imposible, recogerlo en su totalidad principalmente, por la falta de un testigo directo y permanente que fuera capaz de dar en forma ordenada las múltiples secuencias de una vida de agitación y excesos como la que llevó siempre, JJ quien debido a su carácter extrovertido, era dado a tener una multitud de gente a su alrededor y que le obligó a llevar una intensa vida de juergas y de diversiones que pronto, acabarían con el dinero que ganó a raudales y lo que es peor, que le ayudaron a acabar con su vida a la temprana edad de 43 años.

 

Las distintas anécdotas que se cuentan de la vida de JJ,  sean  estas de su vida intima, personal, familiar o profesional, dan muestra de la verdadera naturaleza del cantante que siempre se caracterizó por ser una persona vital y entregado completamente  a lo que él mismo llamaba, “vivir la vida”.

La generosidad de JJ para con los demás queda patente con estas anécdotas relatadas por algunos de los que le conocieron:

En cierta oportunidad, JJ se hallaba de gira en Perú y se alojaba en el Hotel  donde habitualmente, paraban los artistas y gente del espectáculo. Dos monjas de un convento  próximo, se acercaron a la habitación de Julio para pedirle, una limosna para los niños huérfanos; Julio, conmovido por la petición, no vaciló en vaciar el cajón de la cómoda de su habitación donde solía guardar el dinero sin dejar ni siquiera un céntimo para “pagar los ceviches” como recuerda  su amigo Rosalino Quintero, quien viajaba con él en esta gira artística.

 

En otra ocasión, narra Rubira Infante, que encontrándose JJ de regreso a Ecuador  le fue a visitar al Hotel Atahualpa,  y éste le invitó a tomar unos tragos,  cosa que el compositor Rubira  aceptó con la condición que el trago fuera “Del Fino” –uno de los más caros-, “pero yo invito” adujo el compositor. JJ aceptó y se fueron al bar del Hotel. Al momento de pagar la cuenta, esta ascendía a 900 sucres. Rubira comprobó con preocupación que sólo tenía 400 sucres ante lo cual, JJ sacó un billete de 1.000 y dándoselo al camarero, le dijo: “guárdese el cambio”.

 

Respecto de su azarosa vida de juerguista, hay muchas anécdotas, pero posiblemente, la que relató su madre en una entrevista radiofónica, ilustra de manera  total, el verdadero talante que JJ tenía frente a lo que el llamaba “vivir la vida”. Cuenta su madre que en una ocasión y recordando ella su antigua profesión de enfermera, estaba poniéndole un suero a JJ en su casa. De pronto, llegan a la misma, unos amigos de las habituales correrías de Julio y le invitan a salir. Julio se arranca el suero y le dice a su madre: “dame un esparadrapo que ya regreso luego”. “Fue allí mismo, -recordaría su madre-, que se  fue a seguir bebiendo y de farra”.

 

Su vida sentimental fue también un campo donde las anécdotas e historias se cuentan por cientos. Padre, –según  estimaciones de quienes le conocieron de cerca-, de aproximadamente treinta hijos, tuvo a su alrededor a muchas mujeres y aunque sólo se casó una vez en el Ecuador (y una vez en Venezuela, otra en México, otra en Uruguay y posiblemente, una más en El Salvador, ninguno de estos matrimonios era válido en el Ecuador), JJ fue un incasable conquistador que amaba y dejaba a las mujeres con la misma facilidad y este capítulo de su vida constituye posiblemente, el apartado más oscuro de su biografía aunque  ahora, a la distancia, resulte casi imposible reconstruir con objetividad  todo lo sucedido.

 

Su temprana muerte

El 9 de febrero de 1978 el país, consternado, recibía con incredulidad la noticia: Julio Jaramillo había muerto. En un primer momento, el pueblo no cree las noticias radiofónicas y es necesario repetir con insistencia la información hasta que la evidencia de lo irreparable se impuso. Efectivamente, el “ruiseñor”, el “super bacán”, “el duro”, “el pinga de oro”, había muerto  y con él, las ilusiones de millones de ecuatorianos que veían en la voz, personalidad y presencia de JJ, la representación más genuina del hombre del Ecuador, porque JJ fue un personaje que se  levantó por encima de cualquier clasificación de orden social y gustaba por igual a todos los diferentes  estamentos  sociales del país.

 

Julio Jaramillo encarnó como nadie, el ideal no solo del hombre ecuatoriano del pueblo sino que, por extensión, alcanzó la representación soñada del hombre popular latinoamericano de la época. Con talento, dinero y cientos de mujeres a su entera disposición, significó el sueño machista de cualquier hombre  de la bohemia de aquellos años. Sueños que se vieron bruscamente truncados en aquel 9 de febrero cuando, por imposible que pudiera parecer, JJ había muerto llevándose con él y para siempre, toda la magia que sus canciones supieron entregar como nunca nadie lo hiciera antes, a todo su querido pueblo que hasta hoy, le venera como el máximo exponente de la canción ecuatoriana y latinoamericana.

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (5)   No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Euro Mundo Global
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
EURO MUNDO GLOBAL
C/ Piedras Vivas, 1 Bajo, 28692.Villafranca del Castillo, Madrid - España :: Tlf. 91 815 46 69 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Gestor PDF Digital EditMaker 7.3.0.5